Temas Especiales

27 de Nov de 2020

Economía

La economía de Panamá creció 5.7% hasta agosto

De enero a agosto de 2017, aumentó 1.4 puntos porcentuales, respecto a igual periodo de 2016, cuando fue de 4.3%, según cifras de la Contraloría

De enero a agosto de 2017, la economía de Panamá creció 5.7%, comparado con igual periodo de 2016, revela el Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE) que publica el Instituto de Estadísticas y Censo (INEC) de la Contraloría General de la República.

Según la Contraloría, hasta agosto de 2017 la economía panameña se incrementó 5.7%, superior a las cifras reportadas durante el mismo lapso de 2016, cuando se ubicó en 4.3%. Esto significa que para el periodo analizado este año, se incrementó 1.4 puntos porcentuales, respecto al año anterior.

Sobre el comportamiento de las actividades económicas de enero a agosto de 2017, se observó que entre las categorías que mostraron mayor aumento destacan: transporte, almacenamiento y comunicaciones (incluye canal, puertos y aviación), construcción, electricidad y agua y la explotación de minas y canteras.

Mientras que las ramas que presentaron una incidencia favorable, pero a menor ritmo, son la industria manufacturera, la administración pública, enseñanza privada, intermediación financiera, los servicios legales e inmobiliarios y las actividades comunitarias (incluye casinos).

Con un leve crecimiento en el periodo quedaron los hoteles y restaurantes, el comercio y las actividades agropecuarias.

Por su parte, la pesca registró disminución.

La entidad oficial también da cuenta de que el crecimiento económico hasta agosto es más alto que el reportado en los últimos tres años.

Hasta agosto de 2014, el IMAE se situó en 4.9%; en 2015 (4.7%); en 2016 (4.3%); en 2017 (5.7%).

El pasado 10 de octubre, el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) redujo las proyecciones de crecimiento económico para el cierre de 2017 a 5.5%; es decir 0.3 puntos porcentuales por debajo de lo proyectado a principios del año, que era de 5.8%. Sin embargo, en el comunicado el MEF dijo que se mantiene optimista sobre el comportamiento de la economía debido al buen desempeño del comercio mundial, lo que consideró impacta de manera positiva en sectores como el Canal de Panamá, puertos y la Zona Libre de Colón. Según sus proyecciones, las actividades que presentarán un mayor dinamismo en 2017 son transporte, almacenamiento y comunicaciones, construcción, explotación de minas y canteras y el gobierno general. Se estima que los sectores de transporte, almacenamiento y comunicaciones cerrarán el año con un 10.9%; mientras que el sector construcción lo haría en un 7.5%. El Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) han proyectado para Panamá un crecimiento económico de 5.1% y 5.6%, respectivamente, en este año 2017.

CIFRA MENSUAL

Comportamiento mensual de la actividad económica panameña

4.9%

de crecimiento registró la economía de Panamá durante el mes de agosto, en sus diversas actividades, según cifras de la Contraloría General.

RESULTADO MENSUAL

De acuerdo con el reporte de la Contraloría Genera, la variación mensual interanual de agosto de 2017, comparado con 2016, fue de 4.9%.

La actividad comercial, una de las que tiene mayor peso en la economía, registró un aumento, principalmente, por la demanda del comercio mayorista local y las reexportaciones de la Zona Libre de Colón.

Los servicios del transporte y comunicaciones presentaron resultados positivos, principalmente por el comportamiento favorable de las toneladas netas del Canal de Panamá y el movimiento de contenedores medido en TEU del Sistema Portuario Nacional.

Igualmente, aportaron positivamente las telecomunicaciones y el transporte internacional de pasajeros por vía aérea.

La industria manufacturera registró tasa positiva, con crecimiento en actividades como las bebidas alcohólicas y la elaboración de productos alimenticios, fabricación de papel, elaboración de productos no metálicos para la construcción y los de metal.

Por el contrario, la fabricación de plásticos, textiles, químicos y la edición e impresión registraron tasas negativas.

El sector agropecuario mostró un leve crecimiento, en algunas actividades como la cría de pollo y la de ganado porcino, el cultivo del banano y la producción de leche natural para elaboración de productos derivados. Por el contrario, se registraron tasas negativas en las crías de ganado vacuno y en cultivos de sandía, melón y piña, fundamentalmente de exportación.

Las categorías de construcción y explotación de minas y canteras continuaron con un comportamiento positivo, debido, a la construcción generada por el sector público, en la Línea 2 del Metro, la renovación urbana en Colón, la reanudación de los proyectos del sector salud, el tercer puente sobre el Canal, la ampliación y mejora de la red vial del país, así como importantes proyectos del sector privado, principalmente, la construcción de una planta eléctrica de gas natural y otra para procesamiento mineral, en el distrito de Donoso, provincia de Colón.

La categoría de electricidad y agua presentó un buen desempeño, por la generación hidráulica, debido al mayor régimen de lluvias; igualmente, por el consumo facturado de agua potable. A su vez, disminuyó la generación térmica y la eólica por el fin de temporada.

La prestación de servicios de diversión y esparcimiento (actividades comunitarias) reportó un crecimiento menor, por el aumento en los ingresos provenientes de apuestas brutas en salas de juegos de suerte y azar, principalmente, las actividades hípicas, salas de apuestas de eventos deportivos y las máquinas tragamonedas tipo A; sin embargo, se registró una disminución en las salas de bingo y mesas de juego.

La administración pública, enseñanza privada e intermediación financiera (incluye banca y seguros), también crecieron a un ritmo razonable.

Otras actividades de servicios que presentaron un comportamiento positivo fueron: hoteles y restaurantes, y la de hogares privados con servicio doméstico.

La actividad pesquera registró variación negativa, debido a la menor captura de especies orientadas a la exportación, incluidos el pescado, el filete y otros productos del mar como crustáceos y moluscos; sin embargo, los camarones registraron aumento.