Temas Especiales

31 de Mar de 2020

Economía

Agricultura, crucial para lograr la seguridad alimentaria: FAO

Según el organismo de la ONU, los alimentos que se producen en la región se exportan a cada rincón del planeta, pero aún 294 millones de personas —el 46% de la población— sufre alguna forma de malnutrición

Agricultura, crucial para lograr la seguridad alimentaria: FAO
Julio Berdegué, subdirector general y representante Regional de la FAO para América Latina y el Caribe.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) inició ayer la primera Semana de la Agricultura y la Alimentación en Buenos Aires, Argentina, alertando de que unos 39 millones de personas en la región sufren de hambre.

En la jornada inaugural, el organismo afirmó que desde hace tres años las cifras de hambre van en aumento, ante lo cual la agricultura juega un papel crucial para lograr la seguridad alimentaria que requiere la región.

El representante regional de la FAO, Julio Berdegué, dijo que para satisfacer la demanda de millones de habitantes en los próximos años, se requerirá producir 70% más alimentos.

Sin embargo, señaló que el incremento de la producción de alimentos deber ir de la mano con la reducción del 70% de la cantidad de gases de efecto invernadero, principal responsable del calentamiento global.

‘El futuro pertenece a los países que realicen esta ecuación: 70% más alimentos, con 70% menos emisiones. ‘Ese uno de los grandes desafíos que tenemos', expresó.

Berdegué explicó que los alimentos que se producen en la región se venden en cada rincón del planeta, pero 294 millones de personas (el 46% de la población) sufre alguna forma de malnutrición.

Otro desafío que tiene la región, según Berdegué, es reducir radicalmente la huella hídrica en la agricultura, que hoy consume alrededor del 70% del agua fresca de la región, pues hay lugares que no cuentan con el servicio de agua potable.

‘Hay países latinoamericanos que son potencias agroexportadoras en los que el 23% de los municipios, el agua de consumo humano se reparte en raciones en camiones municipales', lamentó Berdegué.

En esa misma línea, Berdegué considera que se necesita impulsar grandes cambios para lograr una agricultura con las características mencionadas y en eso son ‘muy optimistas'.

Y es que el representante de la FAO aseguró que los esfuerzos le permitirán a los gobiernos reducir la tasa de hambre y desnutrición (el 46% de la población padece alguna forma de malnutrición), mejorar sus economías y cumplir con parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para el año 2030.

Manifestó que la revolución agrícola que se necesita es una que erradique el hambre y que siente las bases de una alimentación que enriquezca la vida de las personas, no una que ‘enferme'.

‘Necesitamos una agricultura más eficiente y competitiva que contribuya al crecimiento económico que es indispensable para tener más bienestar y más oportunidades para toda la población', subrayó.

Sin embargo, agregó que esa mayor competitividad debe basarse en una mayor productividad y en el cambio técnico. ‘La competitividad basada en el trabajo mal pagado es un espejismo', argumentó.

Berdegué también se refirió a la desigualdad que existe entre géneros en los sistemas alimentarios de la región donde trabajan decenas de millones de mujeres (alrededor de un 40% de ellas aportan a la alimentación) sin percibir ningún ingreso.

‘Poder lograr esa transformación es un asunto instrumental, el deber de hacerlo es un asunto político, de Política con mayúscula, y, sobre todo ético'.

Por su parte, el secretario de Gobierno de Agroindustria de Argentina, Luis Miguel Etchevehere, destacó que América Latina tiene el potencial para desarrollar la producción que la población mundial necesita para lograr la seguridad alimentaria.

‘Si uno se pone a observar lo que representa América Latina y el Caribe para el futuro de la alimentación ... uno puede encontrar el camino para organizar la gran potencia que tiene el continente, puede ser una de las principales soluciones al problema del hambre y la malnutrición a nivel global', expresó Etchevehere.

La Semana de la Agricultura y la Alimentación: Desafío Futuros para América Latina y el Caribe, organizada por la Secretaría de Agroindustria de Argentina, la FAO y más de 30 socios y organizaciones del mundo privado, público, académico, rural, productor y de la sociedad civil, se celebra del 20 al 23 de noviembre, en Buenos Aires, Argentina.

PANAMÁ IMPULSA LA AGRICULTURA SOSTENIBLE

A inicios de 2018, el Ministerio de Desarrollo Agropecuario (MIDA) presentó un Plan Nacional de Agricultura Familiar para impulsar un modelo de desarrollo sostenible para la seguridad alimentaria del país. La iniciativa cuenta con el apoyo de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), señaló el coordinador subregional de la FAO para Mesoamérica y representante en Panamá, Tito Díaz.

Este plan ‘pone énfasis en fortalecer la agricultura familiar como un sector clave para el desarrollo sostenible y con equidad desde un enfoque integral y multidimensional, y con las contribuciones de todos los comités provinciales, comarcales y de tierras colectivas e instituciones del sector agropecuario panameño', indicó.

El Plan fue elaborado por el Comité Nacional de Diálogo de Agricultura Familiar de Panamá y la asistencia técnica de la FAO, a través del programa Mesoamérica sin Hambre y el respaldo de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo.

‘Necesitamos una agricultura eficiente y competitiva que contribuya al crecimiento económico que es indispensable para tener bienestar',

JULIO BERDEGUÉ

FAO