02 de Oct de 2022

Economía

Igualdad, requisito para el progreso económico: Cepal

Bárcena dijo en su sitio web que ‘la evidencia económica y social muestra que la desigualdad es ineficiente.

Igualdad, requisito para el progreso económico: Cepal
La secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena.

La secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Alicia Bárcena, destacó que han identificado la igualdad como ‘valor fundamental' del desarrollo y como principio ético no negociable, centrado en un enfoque basado en los derechos.

Bárcena dijo en su sitio web que ‘la evidencia económica y social muestra que la desigualdad es ineficiente. Y ‘por el contrario, la igualdad es un requisito previo para lograr el progreso económico y social, cerrar las brechas estructurales y lograr la convergencia más alta de productividad y empleo decentes'.

Bárcena, quien intervino en una videoconferencia en el marco del 57º período de sesiones de la Comisión de Desarrollo Social que se celebra entre el 11 y el 21 de febrero en Nueva York, instó a fortalecer las instituciones y políticas laborales que promuevan el trabajo decente.

Destacó que, para reducir la pobreza y alcanzar la igualdad, es imperativo fortalecer la implementación simultánea de políticas de inclusión social y laboral.

Asimismo, precisó que en América Latina y el Caribe, la doble inclusión (social y laboral) mejoró entre 2002 y 2016. Sin embargo, en 2016 solo el 23.5% de los hogares se encontraba en una situación de doble inclusión, mientras que el 45% estaba en doble exclusión.

Señaló que las brechas se acrecientan para la población rural, para los hogares cuyo jefe o jefa es indígena o afrodescendiente y para las personas con discapacidad. Puntualizó que los mercados laborales de la región muestran altos niveles de informalidad y grandes brechas en el acceso a la protección social, especialmente en aquellos con los ingresos más bajos.

Añadió que la tasa de desempleo evidencia el entrecruzamiento de los ejes que estructuran la desigualdad social y que, pese al mayor nivel de educación y habilidad, los jóvenes de hoy son los más afectados, especialmente las mujeres. Por ello, insistió en la urgencia de robustecer los sistemas de protección social, que sean efectivos y modernos, para prepararse para los nuevos escenarios en el mundo del trabajo.