28 de Nov de 2021

Economía

Control de precios: ¿una solución ineficaz?

Mientras el gobierno intenta extender el control del precios, la percepción de muchos consumidores es que los productos listados son de mala calidad, escasos y no representan mayor ahorro en su economía.

Control de precios: ¿una solución ineficaz?
En muchos supermercados, los productos con control de precios se acaban y no se reponen.

‘No consumo los productos del control de precios porque son de muy mala calidad', dice Adela Arjona, madre y profesional panameña.

El clima de opiniones encontradas que se ha vivido en Panamá los últimos días, con referencia al control de precios, que el gobierno del presidente Laurentino Cortizo decidió extender, ha suscitado todo tipo de controversias, ya que para hablar del control de precios es necesario recordar que los precios también proporcionan información, según indican las teorías económicas de libre mercado.

De acuerdo con el Centro de Estudios Económicos y Sociales (CEES), al existir un control de precios, es decir, un precio tope por debajo del precio de mercado, disminuye la cantidad ofrecida y la calidad del producto, pero aumenta la demanda.

Para el economista y docente Fernando Monterroso, el problema del control de precios es la escasez, porque no hay incentivos para que se produzca al precio establecido y es por ello que o se dejan de producir o se les baja la calidad.

De los 59 productos que tiene la canasta básica familiar en Panamá, 22 serán afectados nuevamente por el control de precios que se implementó en el año 2014 durante el gobierno de Juan Carlos Varela, en una medida que inicialmente era temporal.

Por ello, la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (CCIAP) mencionó que el control de precios causa desabastecimiento y no funciona. ‘Como gremio que cree en la libre oferta y demanda, aspiramos a que el control de precios se elimine', han dicho.

Pero en la mente de algunos consumidores, la medida gubernamental puede ser beneficiosa ya que pueden obtener productos de uso cotidiano por menor precio. Para Monterroso, siempre hay ajustes de devolución que el consumidor no percibe. ‘Reducir el tamaño del producto, bajar la calidad o atarlo a otro producto son medidas compensatorias'.

En una comparación, realizada por La Estrella de Panamá de la lista de productos con precios tope, se encontró que los productos que se mencionan en el listado no se encuentran a esos precios en el supermercado. La leche entera de 360 gramos que según el listado debería costar máximo $3.76 —no se especifica marca o calidad alguna— cuesta, por ejemplo, $4.89 en algunos casos, dependiendo de la marca, la presentación y el lugar. El mismo caso con las lentejas, que aparece en el listado con un precio mínimo de $0.56 (calidad de segundo grado o inferior) la más barata tiene un costo de $0.65 en el Machetazo de Calidonia.

Rita Rojas, madre y profesional panameña, menciona que para ella el control de precios y el tema del ahorro mensual de $58.00 fue un ‘edulzamiento' político para el oído de los panameños. ‘No puedo decir que todos los productos con control de precio son malos, como los huevos, las papas, el pollo y ciertas carnes, pero el queso amarillo, los embutidos y la leche son de muy mala calidad.'

En palabras de Rojas, el problema es la escasez ya que los productos se acaban y los supermercados tampoco sacan muchas unidades. ‘Me ha tocado presenciar personas que compran mucha cantidad de pollo o carne con control de precios, que se nota que es para negocio, entonces se acaba muy rápido', asegura.

Y es que en la balanza de opinión todo parece decantarse en que los productos con control de precios son de mala calidad, escasos y que no representan demasiado ahorro en el diario vivir de las personas. ‘No siento que los productos con control de precios ayuden, como ellos decían que iban a ayudar, económicamente no se siente', agregó Detzeira White, una madre panameña.

De acuerdo con Fernando Monterroso, la solución a esta problemática radica en la competencia para incentivar al mercado a mejorar la calidad.

‘Reducir el tamaño del producto, bajar la calidad o atarlo a otro producto son medidas compensatorias',

FERNANDO MONTERROSO

ECONOMISTA Y DOCENTE