Temas Especiales

22 de Sep de 2020

Economía

Ocde y FAO pronostican alimentos más baratos y más producción

Los organismos auguran que para 2018 la productividad agrícola mundial aumentará un 15%. Se espera, además, que los precios de los productos disminuirán entre el 1 y el 2 % anual y que la región represente más del 25% de las exportaciones mundiales

Ocde y FAO pronostican alimentos más baratos y más producción
Se proyecta que la producción agrícola impulsará las exportaciones y contribuya en la seguridad alimentaria.

En los próximos diez años, la mayoría de los alimentos básicos se abaratarán al tiempo que la producción agrícola mundial aumentará un 15 % sobre todo en países en desarrollo y emergentes, según un nuevo informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

De acuerdo con el informe se estima los precios de los productos disminuirán entre el 1 y el 2 % anual, para la próxima década.

La edición de este año de Perspectivas Agrícolas OCDE-FAO, presentada ayer en Roma, ofrece una evaluación consensuada de las previsiones de los próximos diez años sobre los mercados de productos básicos agrícolas y pesqueros a nivel nacional, regional y mundial.

Para el caso de América Latina y el Caribe se estima que los cultivos que se producen crecerán 22%, los productos pecuarios aumentarán 16% y los pesqueros subirán 12%; por el contrario los cereales se desacelerarán.

Comercio y demanda

A su vez, se estima que el sector agrícola seguirá siendo motor para las exportaciones mundiales y de importancia para lograr la seguridad alimentaria.

También se prevé que el comercio internacional seguirá siendo esencial para la seguridad alimentaria en un creciente número de países importadores de alimentos.

En 2028, la región representará más del 25% de las exportaciones mundiales de productos agrícolas y pesqueros. Actualmente, la región representa el 14% de la producción mundial y el 23% de las exportaciones mundiales de productos básicos agrícolas y pesqueros.

Por otro lado, también se esperan cambios en la demanda interna de alimentos; más carne, frutas y verduras, menos alimentos básicos.

El informe pronostica un aumento de la demanda interna de proteínas de origen animal. Se espera que el consumo per cápita de carne de vacuno, ternera y carne de cerdo crezca alrededor del 10% en la próxima década (12% pescado, 15% aves).

Para 2028 se prevé que el consumo de aves de corral per cápita sea de 34,2 kg por año, y representará el 42.1% del consumo total de carne.

La FAO y la OCDE pronostican un mayor consumo de frutas, verduras, carnes, productos lácteos y pescado en comparación con alimentos básicos como el maíz, el arroz y los frijoles. Se espera que el consumo per cápita de maíz disminuya un 4.3% en la próxima década.

A su vez, las proyecciones indican que, durante la próxima década, los precios reales de casi todos los productos básicos se mantendrán en los niveles actuales o por debajo de ellos, debido a que las mejoras en materia de productividad aún superan el crecimiento de la demanda.

Asimismo e espera que el crecimiento de la productividad agrícola supere la demanda de alimentos a en los próximos diez años.

Agricultura sostenible

Según el informe de la FAO-OCDE, los desafíos para el futuro en América Latina y el Caribe radican en garantizar que el crecimiento agrícola futuro sea más sostenible e inclusivo de lo que fue en el pasado, en un contexto de menor demanda y precios internacionales más bajos.

Asegurar un camino más sostenible e inclusivo para el futuro crecimiento agrícola dependerá de avances necesarios en las áreas de nutrición, protección social y ambiental y apoyo para los medios de vida, ya que la pobreza rural, el hambre y la obesidad están aumentando en la región.

El informe indica que existen ‘fuertes oportunidades de crecimiento' en la región para producir frutas y verduras de alto valor, que brindan mejores oportunidades para la agricultura familiar y dietas más saludables para la población. Las políticas específicas podrían ayudar a los agricultores y consumidores a aprovechar estas oportunidades, al tiempo que protegen la base de recursos naturales de la región.

Los sistemas alimentarios mejorados y las políticas innovadoras de seguridad alimentaria y nutrición también son necesarias para contener el reciente aumento del hambre, y el aumento de décadas en la obesidad, ya que la región tiene la segunda prevalencia más alta de personas obesas y con sobrepeso en el mundo, sólo por detrás de América del Norte.

‘La agricultura mundial se ha convertido en un sector muy diversificado, con actividades que van desde pequeñas explotaciones de subsistencia hasta grandes compañías multinacionales', afirman el Director General de la FAO, José Graziano da Silva, y el Secretario General de la OCDE, Ángel Gurría, en el prólogo del informe.

Además de proporcionar alimentos, añaden, los agricultores de hoy ‘son importantes custodios del entorno natural y se han convertido en productores de energía renovable'.

Las Perspectivas prevén que las mejoras de los rendimientos y una mayor intensidad de producción, -impulsadas por la innovación tecnológica-, darán como resultado una mayor producción, aun cuando el uso de las tierras agrícolas a nivel mundial permanezca en general constante.