28 de Nov de 2022

Economía

Inversión foránea global cae un 1 % en 2019 ante incertidumbre sociopolítica

Según el informe publicado hoy por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, la inversión foránea mundial en el pasado ejercicio totalizó 1,39 billones de dólares

manifestantes en las calles de Hong Kong
Hong Kong redujo 104.000 millones de dólares 2018 a 55.000 millones en 2019 EFE

La inversión extranjera global en el mundo se redujo un 1 % en 2019 a consecuencia de la incertidumbre económica y social en diversas regiones, como ejemplificó el desplome del 48 % que vivió Hong Kong en este indicador, según los datos publicados hoy por Naciones Unidas.

La región autónoma china, escenario de protestas desde hace más de medio año y uno de los principales destinos tradicionales de inversión foránea, redujo ésta desde los 104.000 millones de dólares 2018 a 55.000 millones en 2019.

También el Reino Unido, ante las dudas en torno al "brexit", fue un ejemplo de esta tendencia y vio reducir la inversión extranjera un 6 por ciento (de 65.000 a 61.000 millones).

Según el informe publicado hoy por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Unctad), la inversión foránea mundial en el pasado ejercicio totalizó 1,39 billones de dólares, en un contexto de incertidumbre a la que también contribuyeron las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos.

EE.UU. se mantuvo en 2019 como el principal destino de las inversiones extranjeras (por un monto de 251.000 millones de dólares) y China como el segundo (140.000 millones), pero la primera de estas economías sufrió una reducción del 1 % en este indicador y la segunda tuvo un muy modesto ascenso del 0,7 %.

Singapur se situó en tercer lugar global, con inversiones de 110.000 millones de dólares y un ascenso interanual del 42 %, en contraste con la situación de Hong Kong, el otro gran centro financiero y comercial de Asia Oriental.

Si las tensiones comerciales siguieron influyendo negativamente en la inversión global, el efecto de las políticas estadounidenses de repatriación de capitales, que tuvo un sensible impacto en 2018, fue considerablemente menor en 2019, analizó Naciones Unidas.

La inversión extranjera a las economías desarrolladas alcanzó mínimos históricos y se redujo un 6 % hasta los 643.000 millones de dólares, con un significativo desplome del 15 % en la recibida por la Unión Europea, que sumó 305.000 millones de dólares.

España, que en 2018 fue el sexto mayor receptor de inversión foránea (debido a grandes operaciones como la compra de la operadora de autopistas Abertis por el consorcio Atlantia-ACS-Hochtief) vio en 2019 cómo el indicador caía un 86 %.

En este clima de contención Latinoamérica fue la única región con un significativo crecimiento de las inversiones, del 16 % interanual, impulsada especialmente por Brasil, Chile, Perú y Colombia, y pese a los descensos del indicador en Argentina y Ecuador.

En este sentido destacó el aumento del 26 % en las inversiones recibidas por Brasil, cuarta en el ranking global, alimentadas por la campaña de privatizaciones que por ejemplo supuso la venta de Transportadora Associada de Gas a la francesa Engie por 8.700 millones de dólares.

Tal tendencia podría continuar este año con la prevista privatización de Electrobras, la mayor compañía eléctrica de Latinoamérica, y de la compañía estatal de telecomunicaciones Telebras.

A nivel global, Unctad prevé que las inversiones foráneas en 2020 asciendan ligeramente y en paralelo con un modesto crecimiento de la economía (que la organización estima en un 2,5 % global, según sus previsiones emitidas la semana pasada).

Sin embargo, la organización advierte que el ambiente proteccionista en muchos mercados podría reducir las expectativas, como prueba el hecho de que las inversiones "greenfield" (primera entrada de una compañía en un determinado país) se han reducido un 22 % en 2019.