Temas Especiales

25 de Jul de 2021

Economía

Pensiones en la CSS: ¿Solidaridad de quién y para quién?

'Los afiliados a este sistema no tienen dinero a su nombre, lo único que tienen es una 'promesa' o expectativa de recibir una pensión en el futuro'

Pensiones en la CSS: ¿Solidaridad de quién y para quién?

Con frecuencia escuchamos la palabra “solidaridad”, cuando se habla del problema de pensiones en la CSS. “Se debe retornar al sistema solidario”, comentan algunos; sin embargo, nos preguntamos: ¿Qué es solidaridad en pensiones? ¿Cómo opera esta solidaridad? ¿Solidaridad de quién y para quién?

La solidaridad en pensiones debiera ser entendida como el apoyo a las personas más vulnerables y necesitadas, por parte de aquellas menos vulnerables y necesitadas.

Veamos cómo opera la solidaridad en el sistema de pensiones, teniendo en cuenta que en Panamá existen dos subsistemas dentro del régimen obligatorio de la Caja de Seguro Social (CSS), el Subsistema Exclusivamente de Beneficio Definido y el Subsistema Mixto. Es importante saber en cuál de ellos nos encontramos afiliados, pues de ello depende el destino que se le dará a los aportes, los requisitos y la forma de cálculo de la pensión.

El Subsistema Exclusivamente de Beneficio Definido (SEBD)

El SEBD es un sistema puro de reparto, algunos lo llaman “Sistema solidario”. En este subsistema, todas las cotizaciones que haga usted y su empresa al programa de Invalidez, Vejez y Muerte de la CSS (13.5% de su salario mensual más el 18% del XIII mes) van a un fondo común de naturaleza pública, que se usa para pagarle a los pensionados actuales. Es decir, sus cotizaciones no son para usted, son “repartidas” entre otras personas: “los pensionados”.

Pensiones en la CSS: ¿Solidaridad de quién y para quién?

Los afiliados a este sistema no tienen dinero a su nombre, lo único que tienen es una “promesa” o expectativa de recibir una pensión en el futuro, si se cumplen los requisitos de cuotas y edad de jubilación que se exijan en ese momento y, por supuesto, si hay cotizantes que aporten lo suficiente para pagar esta pensión.

Hablando de la solidaridad, algunos especialistas sostienen elegantemente que este es un sistema con “Solidaridad Inter-Generacional”. Sin embargo, siempre olvidan mencionar que es un tema del pasado, que los sistemas de reparto fueron inventados hace 140 años, cuando la esperanza de vida promedio era de 45 años y se exigían 65 para jubilarse. Una época en la cual era posible que una generación fuera solidaria con la anterior y en la que había muchos cotizantes con aportes suficientes para pagar a los pocos pensionados.

Hoy en día, el envejecimiento de la población, producto del aumento de la esperanza de vida y la disminución de la tasa de natalidad, lleva a la quiebra los sistemas de reparto en todo el mundo, porque la relación de cotizantes con respecto al número de pensionados se hace cada vez menor y se ofrecen beneficios que al final no se pueden pagar.

En los últimos 23 años, 78 países aumentaron la tasa de cotización, 57 la edad de retiro y 61 ajustaron la fórmula de pago.

Muchos estudiosos del tema comparan estos “Sistemas Solidarios” con “Esquemas Ponzi” o estructuras piramidales fraudulentas.

El hecho de que sus aportes se usen para pagar a otros pensionados no hace al sistema de pensiones solidario, no existe garantía de que sus aportes sean usados para favorecer a las personas más vulnerables y necesitadas. Es más, muchas personas que hoy aportan a este sistema podrán encontrarse en el futuro en una condición de vulnerabilidad o extrema necesidad. Por ejemplo, como pudiese ocurrir con todas aquellas personas que no completen las cuotas necesarias para acceder a una pensión a la edad de jubilación.

Como se trata de un tema económico, no ideológico ni político, vamos a demostrarlo matemáticamente. A continuación, presentamos los montos de pensión que se obtendrían con 30 años de cotización sin interrupciones, previos a la edad de jubilación, según la “promesa” actual en el SEBD y lo que costaría pagar estas pensiones según las expectativas de vida a las edades de jubilación actuales para mujeres y hombres en Panamá.

En la primera fila del Cuadro 1, un hombre que cotiza con un salario de $500 mensuales durante 30 años, obtiene una pensión de $363 mensuales a los 62 años (72.5% del salario base). Para pagar esta pensión hasta los 85 años (durante 23 años de su expectativa de vida), se necesitan $65,804 invertidos al 4.0% de interés anual. Sin embargo, sus cotizaciones al SEBD invertidas a la misma tasa de interés anual acumularían $51,370. Por lo tanto, faltarán $14,434 para poder pagar esta pensión.

¿Quién los pagará?

Más abajo, en la penúltima fila del Cuadro 1, una mujer cotiza con un salario de $3,500 mensuales durante 30 años, obtiene una pensión de $2,500 mensuales a los 57 años. Para pagar esta pensión hasta los 87 años (durante 30 años de su expectativa de vida), se necesitan $528,204 invertidos al 4.0% de interés anual. Sin embargo, sus cotizaciones al SEBD invertidas a la misma tasa anual acumularían $359,591, por lo que faltarán $168,613 para poder pagar esta pensión. ¿Quién los pagará?

Observamos que en ninguno de los casos incluidos en el Cuadro 1, los aportes son suficientes para pagar estas pensiones. Esto se debe a que no existe un equilibrio financiero. Los beneficios de pensión que se ofrecen pagar el SEBD no guardan relación con los aportes realizados, sino con fórmulas que dependen del número de cuotas, la edad de jubilación y el salario promedio de los mejores diez años. Por supuesto que tiene que haber un déficit, cuando se aporta el 13.5% por 30 años y se ofrece pagar más de 5 veces lo aportado (72.5%) por los mismos 30 años. Recordemos que en promedio las mujeres viven más tiempo que los hombres y se jubilan más temprano; en el caso de las mujeres, la expectativa de vida a los 57 son 30 años; en el caso de los hombres, la expectativa a los 62 es de 23 años.

Pensiones en la CSS: ¿Solidaridad de quién y para quién?

En el caso de la mujer con salario base de $3,500, hay que “subsidiarle” $168,613 mientras que al hombre de salario de $500, hay que “subsidiarle” mucho menos, $14,434. ¿Es esto solidario? ¿Quién pagará? La pagarán todos los afiliados a este sistema con sus aportes. Es decir, asegurados actuales con salarios bajos (la mayoría), aportarán para financiar pensiones de personas de salarios más altos que no necesariamente están en una condición de vulnerabilidad o gran necesidad.

Existen estudios que concluyen que las personas de mayores ingresos tienen una mayor expectativa de vida que personas de más bajos ingresos, lo que quiere decir que cobrarían por más tiempo la pensión, lo cual ampliaría aún más esta brecha.

Adicional a esto, la curva salarial de las personas de altos ingresos es normalmente ascendente y la de personas de bajos ingresos más plana, por un más bajo nivel de formación o especialización. Esta realidad favorece a las personas de más altos ingresos, al momento de calcular el monto de la pensión con el promedio de los mejores diez años. Es como si a un estudiante le calcularan su promedio con las mejores diez notas de toda su carrera, seguramente se vería muy bien.

El Subsistema Mixto

El Subsistema Mixto funciona con un esquema de reparto para los primeros $500 de cotización (Componente de Beneficio Definido) y un sistema de cuentas individuales (Componente de Ahorro Personal), para las cotizaciones que excedan los primeros $500 del salario. Por ejemplo, para el caso de una persona con un salario de $2,000 mensuales, así sería la cotización:

La empresa y el trabajador aportan en conjunto cada mes 13.5% del salario (4.25% la empresa y 9.25% el trabajador) y el 18% del XIII mes, (10.75% la empresa y 7.25% el trabajador). Ejemplo:

Aporte anual Empresa = $2,000 x 4.25% x 12+$2,000 x 10.75% = $1,235

Aporte anual Trabajador = $2,000 x 9.25% x 12+$2,000 x 7.25% = $2,365

Total aporte anual a pensión (IVM) : $3,600

¿Para dónde van los $3,600 en el Subsistema Mixto? (Ver Cuadro 2)

En este caso, el 50% de lo aportado va a la cuenta individual y el 50% restante va para el fondo común del Componente de Beneficio Definido del Subsistema Mixto. La pensión que se obtiene de este sistema es la suma de una pensión obtenida con base a los primeros $500 de salario, que se calcula de igual forma que en el SEBD y otra parte de la pensión que se calcula según el capital ahorrado en la cuenta de ahorro personal.

Contrario a lo que ocurre en el SEBD, en el Subsistema Mixto observamos que en la mayoría de los casos los aportes son suficientes para pagar estas pensiones, esto se debe a que la pensión se paga con el propio dinero ahorrado en el Componente de Ahorro Personal, solo hay déficit en las personas con rangos de salarios más bajos, en la medida que el peso de la pensión obtenida en el Componente de Beneficio Definido es mayor.

En el caso de la mujer que cotiza con un salario de $3,500 mensuales durante 30 años, obtendría una pensión total de $1,336 en el Subsistema Mixto ($363 del Componente de Beneficio Definido y $973 del Componente de Ahorro Personal). Una suma muy inferior a lo que obtendría si estuviera en el SEBD. Para pagar esta pensión desde los 57 hasta los 87 años, se requieren $282,171 invertidos al 4.0% anual. Sin embargo, las sumas aportadas invertidas a la misma tasa anual, acumularían $359,591 ($205,581+$154,010), por lo tanto habría superávit de $77,420.

¿Para dónde va este dinero? Este dinero va para el fondo común del Componente de Beneficio Definido del Subsistema Mixto; es decir, servirá para financiar las pensiones de mujeres con rangos de salarios inferiores a $1,000 y hombres con rangos de salarios por debajo de $750, los cuales presentan déficit, como se observa en el Cuadro 2.

En el Componente de Ahorro Personal del Subsistema Mixto, el saldo de la cuenta es propiedad del afiliado, el monto de la pensión guarda relación con el esfuerzo propio, el saldo de las cuenta es heredable ($205,581 en el ejemplo de la mujer con salario de $3,500), los rendimientos son del afiliado, el monto de la pensión no tiene límites y el pago de la pensión no depende de otras generaciones.

Entonces, podemos concluir, contrario a lo que algunos nos quieren hacer pensar, que el Subsistema Mixto es un sistema realmente solidario, ya que un alto porcentaje de la cotización se destina a un fondo común, el cual a su vez se usa para pagar las pensiones deficitarias, que resultan del esquema de Componente de Beneficio Definido, para las personas de más bajos ingresos.

El problema de fondo no es resolver la financiación para pagar a los actuales pensionados, eso tiene solución en el corto plazo. El problema es definir un modelo de pensiones en Panamá que sea justo, sostenible y verdaderamente solidario.

En un próximo artículo comentaré algunas propuestas.