Temas Especiales

21 de Sep de 2020

Economía

Menos impuestos y mayor gasto en obra pública centran Presupuestos de India

El Gobierno confía en que la mayor disponibilidad de dinero de los indios contribuya a la recuperación de una demanda interna maltrecha 

India
IndiaEFE

El Gobierno indio presentó este sábado sus presupuestos para el año fiscal 2020-2021, que empieza en marzo, y cuyos ejes principales serán una importante rebaja del impuesto de la renta y la inversión de 21.400 millones de euros en infraestructuras, para reanimar una economía desinflada.

En un discurso de casi tres horas, la ministra de Finanzas, Nirmala Sitharaman, presentó el proyecto de Presupuestos ante el Parlamento indio, en el que el partido gobernante goza de una amplia mayoría, y desgranó un gasto que ascenderá a 30,4 billones de rupias (383.000 millones de euros), frente a los 27,8 billones de rupias del año anterior.

"Proponemos traer un régimen del impuesto sobre la renta personal en el que se reducirán las tasas, por lo que aquellos que ganen entre 500.000 y 750.000 rupias (6.300-9.455 euros) anuales deberán pagar el 10 %, en lugar del 20 % actual", anunció la ministra.

"Aquellos con ingresos entre 750.000 y el millón de rupias (9.455-12.600 euros) anuales -continuó- pasarán a pagar el 15 %, frente al 20 % actual. Aquellos con ingresos entre 1 y 2,5 millones de rupias (12.600-31.500 euros) anuales pagarán una tasa del 20 %, frente al 30 %".

Con esta medida, el Gobierno confía en que la mayor disponibilidad de dinero en el bolsillo de los indios contribuya a la recuperación de una demanda interna maltrecha y que es uno de los principales lastres del crecimiento económico.

La ministra no especificó cuánto dejará de ingresar el Estado con esta rebaja, aunque confió en que el déficit fiscal se reduzca al 3,5 % al término del ejercicio fiscal, tres décimas por debajo de la previsión que maneja para el presente año fiscal.

Sitharaman también anunció la creación de una "carta del contribuyente" para garantizar que los contribuyentes "estén libres de cualquier tipo de acoso fiscal".

El otro eje principal del Presupuesto es la inversión de 1,7 billones de rupias (unos 21.430 millones de euros) en infraestructuras de transportes, enmarcados en el objetivo del Gobierno, ya anunciado anteriormente, de dedicar a ese plan 102 billones de rupias (casi 1,3 billones de euros) en los próximos 5 años.

Sitharaman señaló entre esos proyectos, la construcción de 2.500 kilómetros de autopistas, entre ellas la que unirá la capital con el centro financiero de Bombay y que espera que esté completada en 2023.

Asimismo, el Gobierno prevé la construcción de 100 aeropuertos hasta 2024, diferentes proyectos de movilidad urbana, carreteras y ferrocarriles.

Invertirá, además, 220.000 millones de rupias (2.770 millones de euros) en proyectos energéticos y en el sector de energías renovables.

"Para el sector que comprende la agricultura, actividades derivadas, riego y desarrollo rural se han asignado 2,8 billones de rupias (35.670 millones de euros)", señaló la titular de Finanzas, en tanto que para la "promoción" de la industria y el comerció la dotación presupuestaria será de 273.000 millones (3.440 millones de euros).

A los sistemas de sanidad y educación, el Estado indio destinará 690.000 y 996.000 millones de rupias (8.700 y 12.550 millones de euros), respectivamente.

"El Gobierno está totalmente comprometido a apoyar a los nuevos territorios de la unión de Jammu y Cachemira y Ladakh", dijo Sitharaman como gesto a las dos regiones en que su Gobierno dividió Cachemira tras la polémica decisión de suprimir su estatus de semiautonomía.

La dotación para la primera región ascenderá a 307.500 millones de rupias (3.880 millones de euros) y para la segunda será de 59.580 millones de rupias (750 millones de euros).

Con estas cuentas, el Gobierno indio espera impulsar el crecimiento económico que, según sus previsiones, cerrará en marzo este ejercicio fiscal con un alza del 5 %, el peor desempeño en 11 años.