Temas Especiales

09 de Aug de 2020

Economía

Industria de la cerveza artesanal pierde $2 millones

Los cerverceros piden flexibilizar la ley seca para evitar pérdidas millonarias, despidos masivos y quiebras

Los supermercados rodean los pasillos y estanterías de licores con una cinta amarilla y con carteles que indican el cumplimiento del Decreto Ejecutivo 507 del 24 de marzo, que dicta que no se puede vender alcohol mientras se mantenga el estado de emergencia sanitaria causada por la propagación del Covid-19.

Panamá tiene el más alto consumo de cerveza en Centroamérica, con el 77%.Archivos | La Estrella de Panamá

En las redes sociales, los consumidores protestan por la medida.

Panamá es el único país del continente que ha impuesto la ley seca para reducir la delincuencia y evitar las aglomeraciones de personas, lo que propicia la propagación del virus que ha causado más de un centenar de víctimas en el país. Las pérdidas económicas asustan a la industria de las cervezas artesanales.

Un mes después de haberse impuesto la ley seca, que prohíbe el consumo, venta y distribución de bebidas alcohólicas en Panamá, el sector estima pérdidas de $2 millones.

Los cerveceros temen que las cifras continúen en aumento y que, además de ser millonarias, puedan causar despidos masivos y quiebras inevitables.

El sector que emplea a más de 800 personas, que están paralizadas con contratos suspendidos, está proponiendo al Gobierno flexibilizar la ley seca y comercializar el producto con las regulaciones y exigencias que establecen las medidas sanitarias para evitar la propagación del Covid-19.

“Por ejemplo, limitar la comercialización a puntos de venta y domicilio como se está haciendo en todos los países del continente y en casi todos los del mundo”, dijo Noel Sánchez, en representación de la Asociación Cervecera Artesanal de Panamá (ACAP).

Sánchez explicó que de esta manera podrían mantenerse operativas las empresas y evitar la quiebra. Además, las personas vinculadas al sector tendrían cómo alimentar a sus familias y se garantizarían la paz y la seguridad social, argumentó el miembro de ACAP.

En Panamá hay más de 35 empresas de cerveza artesanal entre fabricantes, importadores, distribuidores y minoristas especializados. “Algunas de estas compañías son pequeñas y medianas empresas familiares, que como todas, han contribuido con los impuestos que aporta el sector”, advirtió Sánchez.

Los miembros de la asociación cervecera consideran que la medida podría estimular el contrabando.

Hace un tiempo, las autoridades de fronteras se incautaron de 600 cajas de licor de contrabando en un área limítrofe entre Panamá y Costa Rica.

Panamá tiene el más alto consumo de cerveza en Centroamérica, con 77%, seguido de Costa Rica con el 64% y Guatemala con el 56%, de acuerdo con el Reporte Global del Estado de Alcohol 2018, publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Se estima que el consumo per cápita de cerveza en el país alcanza los 75 litros al año. Pero la desaceleración económica que viene experimentando el istmo ha incidido en esta realidad.

Según datos de la Contraloría General de Panamá, la producción de cerveza para el periodo comprendido entre enero y noviembre de 2019 registró una reducción de 6.5%.