Temas Especiales

28 de Feb de 2021

Economía

Banca y deudas: la realidad, ¿estamos preparados?

Hay una cifra dolorosa que no está saliendo a la luz y es la cantidad de personas que está perdiendo su casa porque lamentablemente no puede pagar más su hipoteca. Una vez salgamos de la moratoria en junio, ¿qué pasará?

Los retos se amplifican y es necesario tomar buenas decisiones financieras.Archivo | La Estrella de Panamá

Según la Asociación Panameña de Crédito (APC), 7 de cada 10 panameños tienen atrasos en el pago de sus deudas, es decir el 70%, con una deuda ciudadana que escala a los $34,750 millones, en su mayoría, hipotecas.

Durante 2020 toqué siempre tres cosas muy importantes:

Era el año para salir de deudas: una oportunidad para dejar atrás ese dolor de cabeza y ponernos al día en todo.

No era una buena jugada acogerse a la moratoria: aunque sonaba tentador y era una buena oportunidad, lo ideal era evitar este tipo de opciones.

El desempleo fue descomunal: esto iba a ser inevitable.

En vista de esto, los bancos tenían que jugar un papel de aliados, ¡Sí!, de aliados. Entonces, los bancos debieron dar un paso más y asesorar a los clientes, dando la opción de refinanciar para consolidar las deudas.

Una vez que salgamos de la moratoria en junio, ¿qué pasará con estos clientes y sus deudas? Lo más lógico sería aplicar a un crédito para refinanciar la hipoteca o el préstamo personal para consolidar. ¿Será esto posible si el cliente se acogió a la moratoria? Por una parte tiene lógica, ¿cómo otorgarle un crédito a quien tuvo que acogerse a la moratoria? Si el banco no tiene este tipo de opciones preparadas para sus clientes, lamentablemente tendremos muchas personas sin la capacidad de cumplir con sus obligaciones.

¿Cuál es la solución al incumplimiento de los pagos? Las soluciones que nos dan son los arreglos de pago. Pero esto no es suficiente ante una crisis como esta, el banco necesita ponerse en los zapatos del cliente, darle opciones más flexibles para consolidar y salir de los compromisos.

El informe de la APC nos reveló que los panameños adeudan $17 mil 500 millones en préstamos hipotecarios y mil 727 millones de dólares en préstamos de autos. Mientras que se adeudan $6 mil 730 millones en préstamos personales, y $2 mil 585 millones en tarjetas de crédito.

Más que nunca necesitamos un plan que reactive nuestra economía, apoye a las mipymes y salve los empleos.

Este panorama de la APC nos deja algo muy claro como ciudadanos, y es ¡cuánta educación financiera nos hace falta! Así como lo básico que es contar con un fondo de emergencia que debe ser de al menos seis meses y contemple el pago de las deudas.

Esto debe ser materia escolar, que les enseñe a los futuros adultos qué es un crédito, cómo se paga, qué son los intereses; y en ese sentido, enseñarles cómo manejar las diferentes herramientas bancarias, como tarjetas de crédito, préstamo personal, hipoteca, etc.

Una preocupación

Hay una cifra muy dolorosa que no está saliendo a la luz y es la cantidad de personas que está perdiendo su casa porque lamentablemente no puede pagar más su hipoteca.

El banco vende la idea a las personas de que sin un crédito hipotecario nunca podrán tener una casa propia, pero jamás educan financieramente a sus clientes para llevar esa hipoteca y pagarla a los 30 años. Antes de vender, deben asesorar. Antes de pensar en metas, deben pensar en el bienestar de sus clientes.

Así que la consciencia debe ser de parte y parte. Como ciudadanos debemos educarnos financieramente, si en las escuelas ni en los bancos nos van a asesorar, entonces nosotros debemos ser responsables antes de firmar y tomar un crédito.

¿Qué es lo más básico e importante de tus finanzas?

Tener un presupuesto y cumplirlo al pie de la letra: quizás al principio no lo cumplas, pero es importante que al final de mes hagas una auditoría financiera de tus gastos e ingresos y te des cuenta de los errores, y los corrijas.

Ahorrar del 10% al 20% de tus ingresos: este ahorro cumple diferentes funciones. La primera es que debes armar tu fondo de emergencia, una vez lo tengas armado, procedes a armar un monto para invertir.

Tener más de un ingreso mensual: no puedes cometer el error garrafal de tener un solo ingreso, eso te pone a un solo paso de caer en la quiebra.

Invertir: la inversión puede venir de diferentes maneras, desde crear un emprendimiento, hasta bienes raíces y la bolsa de valores.

Y para salir de tus deudas, lo más sensato es consolidarlas. Puede ser a través de un préstamo personal, o como mencioné anteriormente, un refinanciamiento de tu hipoteca.

Puede parecer que estás saliendo de deudas con otra deuda. Pero realmente los préstamos y refinanciamientos te ofrecen plazos flexibles y las tasas de interés no son tan elevadas.

Y les doy un dato muy importante, si hacen un refinanciamiento, lo que les sobra luego de pagar sus deudas, lo pueden invertir.

Lo más importante al querer salir de deudas es que tienen que tener un plan para hacerlo. Puedes empezar con las más chicas, y luego las grandes.

Pero jamás vas a salir de deudas si pagas solo el mínimo, sobre todo si es tu tarjeta de crédito; son estas las que tienen los intereses más altos y que además, el 80% de tu pago mínimo es solo pago de intereses.

Y dicho esto, si te lo estás preguntando. Sí, la primera deuda que debes saldar son tus tarjetas de crédito, porque son las que tienen los intereses más altos, estamos hablando de tasas de casi 24% anuales.

Es decir, una “buena inversión” te va a retornar 10% en un año, la tarjeta de crédito te convierte a ti en la mejor inversión del banco.

¿Comprenden por qué digo que el banco debe ser un aliado? Porque somos nosotros su mejor activo. Entonces si quieren mantener su cartera, que las personas le paguen al día y evitar cualquier crisis, deben asesorar a sus clientes, darles herramientas, opciones y mejor flexibilidad a la hora de hacer los pagos y consolidar sus deudas y muy, muy importante, ser empáticos con la situación que a todos nos ha afectado.