26 de Sep de 2021

Economía

Mauricio Claver-Carone: 'Si Panamá tiene éxito, el resto de la región lo tendrá'

El presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en una entrevista con 'La Estrella de Panamá' dijo que nuestro país tiene potencial para seguir creciendo, por su posición privilegiada en el sector logístico, comercio y servicios financieros; y lo calificó como referente para impulsar la economía en la región

Mauricio Claver-Carone: 'Si Panamá tiene éxito, el resto de la región lo tendrá'
El presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Mauricio Claver-Carone, ayer durante la entrevista con 'La Decana'.Roberto Barrios | La Estrella de Panamá

“Panamá tiene que ser un referente, tiene que recuperarse y tiene que ser de una manera acelerada. No podemos ser muy optimistas con otros países si no vemos en Panamá el éxito de una recuperación”, subrayó el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Mauricio Claver-Carone.

En su primera visita oficial a Panamá entre el 1 y el 3 de agosto, Claver-Carone se reunió con diversos miembros del Gobierno de la República, incluido el presidente Laurentino Cortizo, así como representantes del sector privado y de la sociedad civil, con el objetivo de reafirmar el apoyo financiero del organismo multilateral en la recuperación económica del país; y de ello conversó con este diario.

¿Cómo ve la recuperación económica de Panamá en relación con otros países?

Creo que Panamá está en una posición privilegiada. Estamos viendo que estimados de instituciones financieras internacionales, tienen a Panamá como el país que más va a crecer, con un crecimiento de hasta un 12% en el producto interno bruto. Ahora bien, eso para Panamá en niveles de prepandemia tendría que ser mucho más. Creo que Panamá está en una posición privilegiada logísticamente, en cuestiones de comercio y servicios financieros.

Así que me siento optimista, pero para eso estamos aquí: para que la región se recupere francamente. Panamá tiene que ser un referente, tiene que recuperarse y tiene que ser de una manera acelerada. No podemos esperar. No podemos ser muy optimistas con otros países si no vemos en Panamá el éxito de una recuperación.

¿Cuáles son esas oportunidades que usted ve en Panamá para dinamizar la economía, a corto, mediano y largo plazo?

Panamá, como todos sabemos, es un hub logístico y es un hub comercial y financiero, por lo que hay que reforzar las oportunidades en esta industria, pero también hay que profundizar sobre Panamá como país, como país entero; y creo que parte del problema que ha tenido el BID en Panamá es que ha visto a este país como una sede para enfocarse en temas de otros países, en México, todo Centroamérica hasta el Caribe; y lo que me parece es que el BID se ha diluido demasiado en Panamá y no se ha enfocado suficiente en Panamá. Tenemos que enfocarnos también en otras áreas que no se han forjado suficiente, como el turismo, que es muy importante para Panamá, que políticamente siempre se ha hablado, pero se hace poco.

El sector agropecuario es muy importante. Sabemos lo que puede hacer Panamá cuando se enfoca, el café es un muy buen ejemplo del éxito que ha tenido, pero también hay otras industrias dentro de la agricultura en la cual se tiene que ser más productivo; y un sector agropecuario productivo, francamente cambiaría el país, sería una enorme oportunidad. Un sector agropecuario exportador también le agregaría valor. El crecimiento generaría empleos en las partes rurales del país donde está la mayoría de la pobreza y donde están las comunidades que han sido francamente desatendidas en el pasado.

¿Cuál es la visión del BID y las oportunidades para la región?

Dentro de la visión 2020-2025 hemos visto cuáles son los cinco sectores con mayor oportunidad de generar empleos y crecimiento en toda la región. La primera es el realineamiento de las cadenas de abastecimiento mundiales y qué sitios se podrían beneficiar. El segundo, la digitalización, en la cual estamos viendo no solamente la parte del crecimiento y las oportunidades de las tres 'Tele': telemedicina, teleducación y teletrabajo, que se está creando con la digitalización y que al fin y al cabo no ha habido mejor campaña de educación sobre la importancia de la digitalización de lo que ha sido la pandemia. Hoy no hay ser humano que no entienda la importancia de la digitalización. En Panamá tenemos los sectores más robustos de la región, sin embargo, más del 50% de la población no tiene una cuenta bancaria. ¿Cómo fomentar la inclusión financiera? Hay mucho talento digital aquí y también dentro de lo que es integración para empresas establecerse aquí como hub digital, pero hace falta capacitación y ahí también podemos apoyar y queremos trabajar para aportar y capacitar al capital humano necesario.

También las pequeñas y medianas empresas, al fin y al cabo son el corazón de la economía de Panamá, a pesar de su sector financiero tan robusto, el comercio y el Canal de Panamá. Además, vemos muchas oportunidades con las mujeres. Las mujeres emprendedoras, que son las que mayor impacto podrían tener sobre el producto interno bruto país. Y por último, obviamente, la transición energética

“Panamá tiene que ser un referente, tiene que recuperarse y tiene que ser de una manera acelerada” MAURICIO CLAVER-CARONE, PRESIDENTE DEL BANCO INTERAMERICANO DE DESARROLLO (BID)

¿Cuál sería el reto para esa transición energética?

Ahora el reto es cómo componerlos aquí, cómo integrarlos en esa cadena de abastecimiento para que se produzcan aquí, para que la mano de obra y la tecnología vengan aquí también, para entonces exportarlos a Estados Unidos. Actualmente toda va a China, se incorpora todo y después regresa a Estados Unidos. Hay que romper ese triángulo y crear una línea directa de norte a sur. Son todas grandes oportunidades; y nuevamente, Panamá se pronostica que crezca más, y por eso queremos asegurarnos de que ese pronóstico de crecimiento ocurra, pero que sea de una manera más robusta, que sea de una manera mayor aún para poder llegar a los niveles de prepandemia rápido, para poder asegurar que sea una década de oportunidades y no una década perdida y que sea un crecimiento sostenible, inclusivo para que toda la población se pueda beneficiar.

Sin lugar a dudas, la crisis ha obligado a los países a endeudarse más de lo que realmente debían para atender el riesgo social por la pandemia. En el caso de Panamá, ¿cómo está la deuda y hasta dónde es sano para un país como este adquirir compromisos financieros tan elevados?

Cuando hay crisis, y como lo hemos visto el año pasado fue la peor crisis y la peor contracción en 200 años, vamos a ponerlo en ese contexto, obviamente, los gobiernos tienen que responder. Nosotros habiendo aprendido, y como BID el conocimiento que proveemos, creamos una unidad para atender los temas de deuda aprendiendo de las lecciones para que no se repitan esos errores. También estamos innovando para entonces proveer financiamientos y apoyar a los gobiernos en financiamientos no tradicionales con nuevas herramientas, en los cuales no se le agregue el cargo público. En ese sentido, lo estamos haciendo con algunos instrumentos en cuestiones energéticas como (por ejemplo) en Las Bahamas y creo que lo estamos trabajando para ver si hacemos algo similar aquí en Panamá. Mientras más vaya creciendo la economía del país, obviamente eso se va a ir ajustando y los gastos se van ajustando y nuevamente el país llega a un equilibrio sostenible que es lo que buscamos, pero estamos muy atentos, estamos trabajando muy cercanamente con el Ministerio de Economía y Finanzas.

¿Cómo ve el grado de inversión de Panamá?

Lo veo positivo, en el sentido de que hay grandes oportunidades. Una de las cosas a la que me comprometí, con el presidente Cortizo, fue a hacer un foro de inversiones aquí en Panamá para poder acaparar ese interés. Es algo que vamos a hacer, creo que hay mucho interés y hay que hacer las comisiones; y creo que nadie hace las comisiones, entre el sector privado de Estados Unidos, de las partes y del país, mejor que nosotros en el BID. Y obviamente también trabajar con el gobierno para reforzar las alianzas público privadas, las regulaciones de las leyes que agilicen y que incentiven la inversión privada en ese sentido.

¿Cuál es la cartera total del BID?

La cartera de operaciones del BID en total es de casi $2,000 millones. Lo que tenemos para 2021-2022 son casi $1,000 millones, de los cuales pensamos que para 2021 se van a desembolsar como $500 millones.

¿En qué áreas enfocan los financiamientos?

Estamos muy enfocados en el tema del apoyo de la digitalización, tenemos productos muy interesantes también con el sector agropecuario, el turismo y muchas de las garantías innovadoras para el sector turístico en el país que va a ser muy importante, y la vacunación.

¿Cuánto destinó el BID a la vacuna?

Hemos sido, si no el principal socio del gobierno en la adquisición de la vacuna, es algo que nos enorgullece que hemos hecho en toda la región dentro de los primeros 100 días. Estuvimos básicamente cogiendo un poco de aquí y un poco de allá, asegurándonos de reservar mil millones de dólares, simplemente para apoyar a los países en la adquisición, distribución y almacenamiento de las vacunas. Panamá ha sido uno de los países que más se ha beneficiado.

Cartera operativa del Grupo BID en Panamá

La Estrategia de País del Grupo BID en Panamá (2021-2024) contempla 4 áreas prioritarias identificadas: modernización de la gestión pública; mejorar la provisión de servicios básicos; y reactivar y diversificar la actividad productiva con un enfoque sectorial (complejo logístico, sector turismo y agropecuario). Asimismo, se establecen como áreas transversales la inclusión de género y diversidad, la sostenibilidad ambiental y adaptación al cambio climático, y el fortalecimiento institucional.

La cartera activa del BID está compuesta por 22 operaciones por un monto total de $1,900 millones y un saldo por desembolsar de $1,282 millones. Los recursos disponibles en préstamos de inversión se encuentran distribuidos en los sectores de Agua y Saneamiento (39%), Salud y Protección Social (7%), Desarrollo Urbano (15%), Mercados Financieros (13%), Educación (6%), Integración (5%), Transporte (5%) y otros (10%).

Por su lado, BID Invest cuenta con una cartera compuesta de nueve operaciones por un total de $463,5 millones distribuida en transporte (65%), sector financiero (34%) y corporativo (1%).

Mientras que BID Lab mantiene una cartera activa de ocho cooperaciones técnicas por $4,6 millones, con un saldo por desembolsar de $2,3 millones, enfocados en economía digital, capital humano, industrias creativas, apoyo a la pandemia covid-19, cambio climático y, de forma transversal, inclusión de género. Adicionalmente, la cartera cuenta con un Préstamo de Empresariado Social (PES) por $1 millón para una PYME trabajando en la temática de economía circular.

Y Pipeline, para 2021 incluye tanto financiamientos orientados a apoyar la implementación de políticas públicas (competitividad, apoyo digital y género) como operaciones de inversión destinadas a apoyar recuperación económica de las MIPYME, el sector agropecuario y el plan de vacunación contra el covid-19. Asimismo, se prevé una operación para apoyar la población migrante y comunidades receptoras en el sector educativo mediante una donación.