07 de Dic de 2021

Economía

'Debilidad del mercado laboral, síntoma de un alto grado de incertidumbre entre los inversionistas', dice Quevedo

Considera que la economía perdió su capacidad para generar empleo formal y apunta a un deterioro del clima para las inversiones ; sin inversión privada no habrá generación de empleo formal y la informalidad seguirá aumentando

Ciudad de Panamá
El desempleo en Panamá se agudizó con la crisis sanitaria ocasionada por la pandemia de la covid-19.Archivo | La Estrella de Panamá

En la segunda encuesta de mercado laboral telefónica (Emlt) de junio de 2021, la tasa de desempleo en Panamá bajó al 14.5%, tras haber alcanzado el 18.5 % en el 2020, la más alta en 20 años, producto de la grave crisis económica derivada de la pandemia de la covid-19, según el más reciente informe laboral del Instituto Nacional de Estadística y Censo (Inec), de la Contraloría General de la República, publicado el pasado 26 de octubre

El consultor laboral René Quevedo consideró que en este informe hay elementos relevantes a los que hay que prestar atención, porque confirma que hay una “debilidad del mercado laboral”. Y que "la generación de empleo formal privado sigue enfrentando dificultades, síntoma de un alto grado de incertidumbre entre los inversionistas", afirmó Quevedo.

De acuerdo con el especialista laboral, el informe de Inec documenta una reducción en la tasa de desempleo de 18.5% el 30 de septiembre 2020 a 14.5% el 30 de junio 2020, debido a que “hay menos panameños buscando trabajo", pero"la planilla estatal aumentó”.

Según explicó Quevedo, el número de desocupados disminuyó en 89,933 personas, de los cuales, 66,502 (74%) como resultado de la reducción de la Población Económicamente Activa (PEA). Se generaron 23,431 empleos, pero hay 40,621 funcionarios más, lo que quiere decir que el sector privado perdió 17,260 empleos en esos 9 meses.

Para el experto laboral y catedrático universitario el patrón ha sido el mismo por casi dos años. El Informe Laboral del Inec correspondiente a agosto 2019, contabilizó 1,167,148 empleos formales (asalariados) en Panamá, de los cuales, 873,750 eran privados y 293,398 de funcionarios públicos. La Encuesta Laboral a junio 2021 ubicó la cifra de servidores públicos en 364,768, un aumento de 71,370 en 22 meses, señaló.

Mencionó que entre agosto 2019 y junio 2021 se perdieron 265,320 empleos y hay 71,730 funcionarios más, lo cual implica que el sector privado perdió 336,890 empleos formales.

Destacó que como resultado de la pandemia, el empleo formal privado cayó 39%, la planilla estatal aumentó 24%, 129,997 panameños (as) dejaron de buscar trabajo y hay 579,568 recibiendo el Vale Digital (noviembre 2021).

De acuerdo con Quevedo, la generación de empleo formal marcha “lentamente”. Entre enero y septiembre 2021 y según información de Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral (Mitradel), la entidad tramitó 162,498 nuevos contratos laborales (75% temporales), 55% de los 296,050 tramitados en el mismo período del 2019, año en el que se generaron 52,040 empleos, todos informales.

“La economía ha perdido capacidad para generar empleo formal, lo cual ha sido agravado por la pandemia y apunta a un deterioro del clima para las inversiones en el país. Sin inversión privada no habrá generación de empleo formal y la informalidad seguirá aumentando”, advirtió Quevedo.

En ese contexto, dijo que la intervención del Gobierno en el mercado laboral a través de aumentos en la planilla estatal y subsidios para mitigar el impacto de la falta de empleo “no es sostenible”, máxime ante la "precaria situación" de las finanzas públicas y "sobrendeudamiento" del Estado que caracterizan la coyuntura actual.

“La emergencia ya no es sanitaria, sino socioeconómica. Generar empleo debe ser la primera prioridad. Que haya rebrotes es una probabilidad, que hay casi 300 mil desempleados (as) y 600 mil panameños (as) que dependen del Vale Digital es un hecho. El peor enemigo de la reactivación económica y la generación de empleo es la incertidumbre”, alertó Quevedo.

Por su parte, para el economista y también catedrático universitario, Rolando Gordón, aunque la tasa de desempleo bajó, todavía es “demasiado alta” para un país que muchos consideran bastante desarrollado con respecto a otros países de Centroamérica.

A consideración de Gordón eso demuestra que hay una "gran desigualdad"  en el país en cuanto a lo que es formal e informal. Mencionó que hay desigualdad en el trabajo, desigualdad en educación, en salud, etcétera, etcétera; y “eso ya lo estamos viendo. Las crisis que se están presentando ahora con la bajada del coronavirus… viene la crisis social, la gente protestando por las desigualdades que hay”, puntualizó Gordón.