16 de Ago de 2022

Economía

Sunak, acusado de contradecirse tras apoyar ahora eliminar el IVA en energía

La supresión del IVA costaría unos 4.300 millones de libras (5.100 millones de euros o 5.176 millones de dólares) al erario público

El exministro de Economía Rishi Sunak, aspirante a reemplazar a Boris Johnson como primer ministro británico, recibió este miércoles fuertes críticas al defender la supresión del IVA para las facturas energéticas, tras haberse negado hasta ahora.

Cuando estuvo al frente de su departamento, Sunak rechazó las peticiones de la oposición laborista para acometer esa misma medida, pero ahora apuesta por introducirla si el tope que establece el regulador para el precio minorista de la energía supera las 3.000 libras (3.560 euros) anuales, algo que se prevé que suceda este otoño boreal.

El exministro de Economía Rishi Sunak
El exministro de Economía Rishi Sunak (Izq.)EFE

La supresión del IVA, que costaría unos 4.300 millones de libras (5.100 millones de euros) al erario público, apunta a conquistar el voto de las bases "tories" que deben elegir al sucesor de Johnson y que, según los sondeos, apuestan abrumadoramente por la ministra de Exteriores, Liz Truss.

"Este recorte de impuestos temporal y puntual dará a la gente la ayuda que necesita al tiempo que empuja los precios hacia abajo", dijo Sunak.

El equipo de Truss ha salido en tromba para criticar el doble rasero de Sunak, quien por un lado se opone a la bajada generalizada de impuestos que la ministra ha prometido si llega a Downing Street, pero por el otro anuncia una medida similar para la energía.

Para el ministro de Empresas, Kwasi Kwarteng, aliado de Truss, la promesa de su antiguo compañero de gabinete es un "acto de desesperación", al ver que su campaña por convertirse en nuevo líder de los conservadores y primer ministro se halla "bajo mucha presión".

"Pensaba que (Sunak) dijo ser el candidato adulto que no iba a hacer recortes de impuestos... Estoy encantado de que haya cambiado de opinión", agregó.

Cuando el entonces ministro de Economía rechazó la propuesta de la oposición, en febrero, dijo en la Cámara de los Comunes que la medida no garantizaba "que los proveedores vayan a trasladar la rebaja a sus clientes".

Tanto los laboristas como los liberaldemócratas criticaron hoy su iniciativa, que consideraron otra muestra de sus cambios de parecer.

Los militantes del Partido Conservador votarán a lo largo de agosto entre Truss y Sunak para decidir quién sucede a Johnson en unas primarias cuyo resultado se conocerá el próximo 5 de septiembre.