28 de Nov de 2022

Economía

BM proyecta que crecimiento económico de Panamá liderará en Centroamérica en 2023 y 2024

El Banco Mundial sitúa su proyección y estimación de 2023 y 2024 en 5.0%, el más alto de Centroamérica; mientras que el cierre de 2022 cae a 6.2%

Ciudad de Panamá
El PIB real de Panamá y de República Dominicana, con 5.0%, liderarán el 2023 y 2024 en Centroamérica y el Caribe.Cedida

Para el 2023, Panamá junto a República Dominicana dominarán la perspectiva de crecimiento económico, con 5.0% cada uno, según el nuevo informe del Banco Mundial (BM).

En su reporte, Nuevos enfoques para cerrar la brecha fiscal, el Banco proyecta la tasa de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) real de Panamá en 6.2% para el cierre de 2023, una diferencia de -0.1%, con respecto a la estimación de junio y una estimada y pronostico de 5.0% para los años 2023 y 2024 al corte del 28 de septiembre pasado.

Para Centroamérica, el BM, proyecta y estima un crecimiento de 3.3 y 3.6, para 2023 y 2024, respectivamente; mientras que al relacionar República Dominicana, en el Caribe vaticinan 3.3 y 3.6 para 2023 y 2024, respectivamente.

Crecimiento proyectado para 2023 en Centroamérica:

  • Costa Rica 2.9
  • Rep. Dominicana 5.0
  • El Salvador 2.0
  • Guatemala 3.1
  • Hondura 3.1
  • Nicaragua 2.0
  • Panamá 5.0

El informe del BM destaca que el PIB real de las economías de América Latina y el Caribe recuperaron sus niveles prepandemia y la región recobró cierta sensación de normalidad. "Se calcula que el PIB regional crecerá 3.0% en 2022, una tasa mayor a lo previsto anteriormente debido al alza en los precios de las materias primas.

No obstante, destacan en el escrito, que la fuerte incertidumbre que recorre el mundo como resultado de la guerra en Ucrania, la subida de las tasas de interés en los países desarrollados y las persistentes presiones inflacionarias impactarán sobre las economías de la región. Se prevén tasas de crecimiento bajas, de 1.6% y 2.3% en 2023 y 2024, respectivamente, similares a los bajos niveles observados en la década de 2010 e insuficientes para lograr avances significativos en términos de reducción de la pobreza. La inflación, que si bien en la mayoría de los países se encuentra en los niveles de la OCDE, requiere de esfuerzos continuos para que esta descienda al nivel de los objetivos anteriores.

“La mayor parte de las economías recuperaron sus niveles prepandemia, pero esto no es suficiente. Los países de la región tienen la oportunidad de reconstruir mejor luego de la crisis y lograr sociedades más justas e inclusivas”, dijo Carlos Felipe Jaramillo, vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y el Caribe. “Además de poner en marcha las reformas e inversiones necesarias para acelerar el crecimiento, los gobiernos deben encarar los costos estructurales: los años de escolarización perdidos, las vacunas no suministradas y el impacto diferido de la inseguridad alimentaria que la recuperación del PIB disimula”.

Según el reporte, la región está bien posicionada para replantear su trayectoria de desarrollo. El empleo prácticamente recuperó sus niveles de prepandemia, las escuelas reabrieron y, con excepciones en el Caribe, la elevada tasa de vacunación contra la covid-19 permitió el regreso a la normalidad.