11 de Ago de 2022

Internacional

Testimonio de Uribe por espionaje ilegal aplazado indefinidamente

El testimonio del ex presidente colombiano Alvaro Uribe sobre un escándalo de espionaje ilegal, uno de los episodios más turbios de su g...

El testimonio del ex presidente colombiano Alvaro Uribe sobre un escándalo de espionaje ilegal, uno de los episodios más turbios de su gobierno (2002-2010), quedó aplazado indefinidamente este jueves por la recusación a dos parlamentarios de la comisión de acusaciones.

En medio de las protestas de Uribe, la comisión de acusaciones de la Cámara de Representantes decidió postergar la sesión primero por media hora y luego de manera indefinida, mientras decide cómo actuar frente a la recusación planteada en la audiencia por Luis Casas, apoderado de la ex senadora Piedad Córdoba, a los parlamentarios Yahir Acuña y Heriberto Escobar.

El abogado cuestionó que no se permitiese a las víctimas interrogar a Uribe, quien poco antes de llegar al Congreso había ido a la Corte Suprema para pedir ser parte civil en una investigación a la ex senadora sobre presuntos vínculos con la guerrilla izquierdista FARC.

"Esta es una recusación que debe ser resuelta por el pleno de la comisión de acusaciones sin participación de los recusados. Nos fue imposible reunir el pleno de la comisión por la improvisación de la solicitud", explicó en la sesión Acuña, el congresista a cargo de este caso.

Fuentes del Congreso indicaron a la AFP que difícilmente se tomará una decisión en los próximos días, pues a partir de este viernes comienzan las vacaciones legislativas hasta el próximo 20 de julio.

Uribe protestó la suspensión de la audiencia, en la que comparece de manera voluntaria, y aseguró que se busca acallarle.

"Se me acusa de asesino, pidiendo sanciones ejemplares en mi contra, en un proceso que sigue el país y el mundo y a mí no se me escucha ¿qué es eso?", se quejó el ex mandatario.

"Es una cadena de infamias para quien recuperó la seguridad del país. Ellos (las víctimas) vivieron los ocho años de mi gobierno rodeados de garantías", reclamó Uribe, quien fue vitoreado por sus partidarios al dejar la sala.

El ex mandatario salió caminando de la sede del Capitolio hasta el hotel Tequendama, unas 14 cuadras, donde se reunió con sus partidarios.

"Te queremos presidente, eres el mejor presidente que ha tenido Colombia", le gritaban sus simpatizantes por las calles.Pero a mitad de camino, cerca de la plaza de toros, un grupo de cerca de 200 adversarios le salió al paso gritando en su contra.

"Asesino", "Uribe, paraco (paramilitar), el pueblo está berraco (indignado)", decían.El caso tiene que ver con escuchas y seguimientos ilegales por parte del servicio de inteligencia DAS a magistrados de la Corte Suprema de Justicia que indagaban sobre vínculos entre paramilitares y dirigentes políticos de la coalición de gobierno, según la Fiscalía.

Políticos de oposición, entre los que destacan Córdoba (liberal) y los ex senadores Gustavo Petro e Iván Cepeda (izquierdistas), y varios periodistas también fueron grabados, seguidos y hostigados, según las denuncias.

Uribe es señalado por las víctimas del caso como la persona que ordenó el espionaje, aunque él lo niega y asegura, en cambio, que las evidencias y testimonios en su contra son falsos o fueron manipulados.

El DAS es un organismo que depende directamente de la presidencia.Hace un mes, la Fiscalía imputó al ex secretario de la presidencia, Bernardo Moreno, y a la ex directora del DAS, María del Pilar Hurtado, actualmente asilada en Panamá.

Si la comisión de acusaciones de la Cámara de Representantes determina que procede la investigación a Uribe, el caso pasaría al Senado, donde se decidirá si hay indicios de delitos penales que ameriten un proceso en la Corte Suprema de Justicia.

La sesión de este jueves había sido solicitada por el propio Uribe, quien en los últimos meses ha defendido públicamente a los ex altos funcionarios de su gobierno implicados en el caso, además de su propia inocencia.