Temas Especiales

22 de Jan de 2021

Internacional

Senado estadounidense equivoca la manera de enfrentar los problemas económicos

El Senado de Estados Unidos inició el martes la discusión de una propuesta de ley que encara la llamada "manipulación china del tipo de ...

El Senado de Estados Unidos inició el martes la discusión de una propuesta de ley que encara la llamada "manipulación china del tipo de cambio", la cual prevé la aplicación de represalias sobre las exportaciones chinas, a pesar de arriesgar una complicación en las relaciones bilaterales políticas y económicas.

La propuesta, impulsada por los senadores Charles Schumer, Sherrod Brown y otros demócratas y republicanos, solicita al Departamento del Tesoro estadounidense que califique a China como un "manipulador del tipo de cambio" al subsidiar sus exportaciones con un tipo de cambio subvaluado, como parte de las medidas tomadas para reducir el desequilibrio comercial entre los dos países y para crear más trabajos en el país.

Al encarar tareas más urgentes en la discusión y aprobación de la propuesta del empleo del presidente Barack Obama, que pretende fomentar nuevos trabajos y reducir el déficit fiscal en medio del bajo crecimiento económico, parece que algunos senadores estadounidenses han orientado erróneamente su atención al tipo de cambio chino para combatir el desempleo.

Algunos economistas sugieren que estos esfuerzos de los senadores pudieran ser contraproducentes en el tema de la reducción del déficit comercial con respecto a China. El razonamiento de que una elevación del yuan en relación al dólar ayudaría a reducir el déficit comercial con China es simplemente equivocado.

Mientras que una apreciación del yuan podría incrementar inicialmente las exportaciones estadounidenses a China y reducir las exportaciones chinas a EEUU, estos efectos serían limitados y transitorios siempre que el desequilibrio en ahorro e inversión en los dos países permanezca sin alteraciones, dijeron.

No hay evidencia que indique un vínculo, como establecen los senadores, entre el tipo de cambio chino y el desempleo en EEUU, opinaron ellos.

Al contrario, mientras el yuan se ha ido apreciando con relación al dólar en un 7,0 por ciento desde junio 2010 cuando China implementó una política que hace más flexible el tipo de cambio del yuan, el desempleo en EEUU ha empeorado, en lugar de mejorar.

La tasa de desempleo en Estados Unidos se ha incrementado del 7,0 por ciento al 9,1 por ciento a pesar de que el yuan se ha apreciado más del 25,0 por ciento desde 2005.

De acuerdo con un reporte publicado recientemente por el Consejo Empresarial EEUU-China, las exportaciones estadounidenses a China sobrepasaron sus exportaciones con cualquier otro país en el mundo durante el periodo 2001-2010. Sin embargo, el problema del desempleo ha empeorado en EEUU dentro del mismo periodo.

Expertos generalmente afirman que la causa de la alta tasa de desempleo se debe a un mayor "outsourcing" en la industria manufacturera estadounidense, además de un incremento de costos en la producción doméstica, en medio de una creciente tendencia hacia la globalización en los últimos decenios.

Otros factores incluyen la crisis financiera que inició en 2008 y los avances tecnológicos que han afectado a la demanda de mano de obra.

Partiendo de un punto de vista parcial acerca del desequilibrio comercial entre los dos países, EEUU tiene gran parte de la culpa. Al acusar a China de ser la única responsable del desequilibio, los políticos estadounidenses deliberadamente ignoran el hecho de que la negativa de Washington de facilitar las exportaciones de alta tecnología a China, principalmente por motivos políticos, es una de las causas principales.

China ha sugerido que un incremento en las exportaciones de alta tecnología estadounidense sería una forma efectiva y práctica de generar empleo y reducir el déficit comercial, ya que China necesita tecnología que coadyuve en encarar los retos, tales como reducir la destrucción de su medio ambiente y sostener su auge económico mediante un cambio en el modelo económico.

El intento de algunos políticos estadounidenses por politizar el tipo de cambio chino no es nada nuevo en tiempos de problemas domésticos y electorales. Ellos pretenden criticar a China para ganar popularidad política, e intentan encontrar un chivo expiatorio político para deshacerse de sus responsabilidades por sus fallas al resolver sus problemas internos, y dirigir la atención lejos de la economía emproblemada.

La propuesta de ley fue criticada por el líder republicano John Boehner, de la Cámara de Representantes, quien advirtió el martes que "es muy serio el utilizar legislación mediante el Congreso de Estados Unidos para forzar a alguien a negociar el valor de su moneda", sugiriendo que la propuesta podría ser rechazada por la Cámara de Representantes, controlada por los republicanos.

Los dos países, los cuales son cada uno el segundo socio económico más grande con respecto al otro, han cosechado muchos frutos del auge comercial bilateral de los últimos decenios. Mientras sus economías están entrelazadas ahora más que nunca, resulta ser un interés fundamental de los dos países, al igual que el resto del mundo, el rechazar cualquier intento de desestabilizar las relaciones comerciales y económicas chino-estadounidenses.