Temas Especiales

24 de Nov de 2020

Internacional

Cuba rechaza críticas por muerte de un preso común

El gobierno cubano rechazó hoy las críticas de Estados Unidos y España por la muerte del preso Wilman Villar, atribuida a una huelga de ...

El gobierno cubano rechazó hoy las críticas de Estados Unidos y España por la muerte del preso Wilman Villar, atribuida a una huelga de hambre que las autoridades afirman nunca existió.

Una nota oficial y la directora de América del Norte del Ministerio de Relaciones Exteriores (Minrex), Josefina Vidal, reiteraron que las críticas de ambos gobiernos sobre la muerte de Villar, el jueves en la noche, son cínicas e inaceptables y los acusó a su vez de graves violaciones a los derechos humanos.

La nota oficial dijo el viernes que Villar era un preso común condenado por agredir en plena calle a su esposa en medio de un escándalo público, en el cual atacó además a agentes policiales.

"En un acto de cinismo colosal, el gobierno norteamericano se atreve a condenar a Cuba, mientras cierra sus ojos y no alza su voz ante las violaciones flagrantes de los derechos humanos que genera la injusticia, la agresión y el desamparo a los que su política condena a millones de personas en el planeta, incluido su propio territorio", señaló Vidal en otra nota.

En el texto distribuido a la prensa, la diplomática afirmó que las declaraciones del Departamento de Estado y la Casa Blanca constituyen una muestra más de la permanente política de agresión e injerencia en los asuntos internos de Cuba e impresionan por su hipocresía y doble rasero.

No es en Cuba donde 90 prisioneros han sido ejecutados desde enero del 2010 hasta hoy, mientras que otros 3.222 reos esperan su ejecución en el corredor de la muerte, agregó Vidal.

Sobre las declaraciones del gobierno español, Cuba las consideró como inaceptables en una nota de la agencia Prensa latina, que cita a un funcionario de la cancillería al que no identifica.

El funcionario calificó de insólito que el gobierno de España emprenda esa campaña cuando tiene a "la mitad de sus jóvenes en paro y una alta tasa de asesinatos y violencia contra las mujeres".

El gobierno de Madrid y la Unión Europea (UE) no tienen la más mínima autoridad moral para enjuiciar sino que tienen que investigar los crímenes y maltratos contra los inmigrantes, los vuelos secretos de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) con personas secuestradas y la existencia de cárceles secretas o la participación de sus oficiales en actos de tortura.

La fuente consultada animó a España y a la UE a investigar y sancionar las numerosas muertes en detención que ocurren en sus instituciones o los frecuentes actos de brutalidad policial contra manifestantes "en vez de dedicarse a burdas tergiversaciones de la realidad".