Temas Especiales

17 de Jan de 2021

Internacional

La religión vuelve al centro del debate en las primarias de Kansas

La religión vuelve al centro del debate político en Kansas, el "más conservador de los estados conservadores" de Estados Unidos, que es...

La religión vuelve al centro del debate político en Kansas, el "más conservador de los estados conservadores" de Estados Unidos, que este sábado elige a los delegados que designarán al candidato presidencial del Partido Republicano.

El favorito, Mitt Romney, declaró recientemente que haría falta "un acto divino" para que su adversario Rick Santorum salga elegido candidato republicano. Santorum, un católico de 53 años cercano al Opus Dei, replicó que Romney, feligrés de la iglesia mormona, "cree que Dios le encargó ganar".

Sin embargo, apelar a Dios y a la religión para contentar a la base conservadora del partido podría terminar beneficiando al demócrata Barack Obama el día de la elección presidencial, el 6 de noviembre, según analistas.

"La politización de la religión no es atractiva para muchos estadounidenses", dijo Jacques Berlinerblau, profesor de civilización judía en la Universidad de Georgetown. Y Rick Santorum fue demasiado lejos "al decir que las otras religiones están equivocadas".

"Si usted hace eso, pierde", dijo a la AFP. "Usted puede estimular el entusiasmo de la base republicana, pero no hasta la elección general. No funciona. Esto crea demasiadas divisiones", dijo.

Mitt Romney, un mormón que ha ganado hasta ahora un tercio de los 1.144 delegados necesarios para ser investido, no ha avanzado en este campo, en parte porque su religión suscita las reticencias de algunos.

No ha podido congregar al partido en torno suyo, a pesar del apoyo de sus líderes y de una campaña bien organizada y bien financiada.

El voto evangélico, próximo a Santorum, podría hacerle daño si sale nominado, asegura a AFP John Green, experto en religión y política en la Universidad de Akron, Ohio (norte).

"Ya hemos visto en el pasado que cuando la competencia por la nominación se fragmenta, las divisiones perduran en la elección general", explica Green. "A menudo es por falta de entusiasmo. Pueden votar, pero no harán campaña a favor del candidato entre sus amigos", agrega.

Sin embargo, añade, los evangélicos quieren aun menos a Obama: "con Obama en frente, el Partido Republicano va a unirse", dice.

La larga carrera por el nombramiento del candidato se desplaza este sábado a Kansas, un estado del medio oeste con campos de trigo y parques eólicos, donde la política y la religión a menudo se mezclan.

"Eso es muy importante aquí", dijo Ken Ciboski, profesor de ciencias políticas en la universidad de Wichita State.

"Tenemos la reputación de ser anti-aborto. Hay mucho fundamentalismo. En general Kansas es un estado muy religioso", dice.

Romney parece haber admitido tácitamente que Kansas -y sus 40 delegados- será para Santorum. No tiene previsto visitarlo y, de acuerdo con su programa, se tomará estos días de descanso tras las campañas en los estados clave de Alabama y Mississippi (sur), que votarán el martes.

El sábado también están en juego 18 delegados en los territorios de Guam, Islas Marianas del Norte (Pacífico) e Islas Vírgenes (Caribe).

Aunque Romney consolidó su 'pole position' en esta semana del "Supermartes", cuando votaron diez estados, no pudo dejar fuera de juego a Santorum y Newt Gingrich.