29 de Sep de 2022

Internacional

Venezuela: 2011 fue año más violento en calles y prisiones, según informe

El año pasado fue el más sangriento en la historia reciente de Venezuela, con la mayor tasa de homicidios y secuestros, a la vez que la ...

El año pasado fue el más sangriento en la historia reciente de Venezuela, con la mayor tasa de homicidios y secuestros, a la vez que la violencia en las cárceles se cobró un número récord de muertos y heridos, según un informe divulgado el lunes en Caracas.

El primer estudio anual presentado por el Observatorio Metropolitano de Seguridad Ciudadana de Caracas, basado en cifras oficiales y extraoficiales, da cuenta además de que uno de cada cinco homicidios en el país se produjo en el área metropolitana de la capital.

De los 19.000 homicidios registrados en 2011 en Venezuela --lo que sitúa la tasa en 67 casos por cada 100.000 habitantes--, 3.488 tuvieron lugar en el Área Metropolitana de Caracas (AMC), donde el índice es muy superior, de 108 por cada 100.000, según las cifras del Observatorio, que reúne a las autoridades metropolitanas y a asociaciones civiles.

El 93% de las víctimas registradas en 2011 en el AMC eran varones de entre 15 y 24 años y la inmensa mayoría murió a consecuencia de los disparos de un arma de fuego, con el robo como principal móvil (23%), seguido del ajuste de cuentas (9,3%).

El gobierno venezolano no ha ofrecido cifras de homicidios en 2011 aunque ha admitido que a nivel nacional no se logró reducir el número de 14.000 registrado en 2010.

Por su parte, el "Estudio global sobre el homicidio", publicado en octubre por la ONU, situó a Venezuela como el país sudamericano con el índice más alto y el cuarto de América, por detrás de Honduras, El Salvador y Jamaica.

En cuanto a los secuestros, cifras extraoficiales atribuidas a la policía científica dan cuenta de que en 2011 se denunciaron 1.150 casos en el país, a razón de tres diarios, que generalmente se resuelven mediante el pago de un rescate.

"Eso sitúa a Venezuela como el octavo país con más secuestros del mundo", aseguró durante la presentación del informe del Observatorio el criminólogo Fermín Mármol.

Mármol señaló que uno de los factores que nutre el agravamiento de la inseguridad es la existencia de "micro-Estados", como la parroquia caraqueña del 23 de Enero, un barrio controlado, según se asegura, por unos 300 hombres armados y considerado uno de los más violentos del país, donde la policía "no puede entrar a menos que lo haga con los paramilitares".

Este criminólogo destaca también los "micro-Estados" que a su juicio representan las prisiones, donde en algunos casos los reos están al mando "con un sistema de gobierno paralelo", que les permite manejar la entrada de armas.

Como consecuencia del descontrol en las cárceles, el año pasado 560 reos murieron asesinados y 1.457 resultaron heridos, "las cifras más altas en toda la historia de Venezuela", indicó por su parte Carlos Nieto, director de la ONG Una ventana a la libertad, que promueve la mejora de la situación carcelaria.

El hacinamiento --que se sitúa en 350%, con una población carcelaria de 47.500 reclusos pero sólo 14.500 plazas--, el ingreso continuo de armas y la ausencia de actividades ocupacionales representan el caldo de cultivo para la violencia en las cárceles e impiden la rehabilitación de los reos.

Nieto acusó a los funcionarios públicos y a los miembros de la Guardia Nacional Bolivariana de "introducir cualquier tipo de armas" y de permitir el surgimiento en los últimos años de la figura del "pran", reos convertidos en dueños de las cárceles.

Por otra parte, Mármol, miembro de la comisión de seguridad de la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), destacó que el país hace frente además a un déficit de efectivos policiales desplegados en las calles, con un total de 72.000 miembros frente a una necesidad estimada en 120.000.