Temas Especiales

23 de Sep de 2020

Internacional

Casi 30 deportistas cubanos desertaron en los últimos dos años

En un hecho inusual, el vicepresidente del Instituto Cubano de Deportes (INDER), Jorge Polo, reconoció este jueves que 27 deportistas de...

En un hecho inusual, el vicepresidente del Instituto Cubano de Deportes (INDER), Jorge Polo, reconoció este jueves que 27 deportistas de la isla desertaron "en los últimos dos años", lo que consideró "una derrota" para el deporte cubano.

"En los últimos dos años hemos tenido en salidas al exterior 27 deserciones en 16 deportes", dijo Polo en un programa de la televisión local, dedicado a la participación de Cuba en los Juegos Olímpicos de Londres.

El directivo subrayó que "si sacamos el por ciento de las deserciones que hemos tenido, no da ni por ciento (es ínfima)", pues "la cantidad de atletas que hemos tenido participando en (eventos en) el exterior es de cientos".

Polo dijo que la fuga de deportistas, entre ellos campeones olímpicos y mundiales, "constituye una derrota" para su país y admitió que "la situación económica" de la isla ha sido determinante en ese "contexto".

"Este ha sido el ciclo olímpico (2009-2012) más complejo después del triunfo de la revolución", apuntó.

Ni las autoridades deportivas ni los medios de prensa de la isla, todos bajo control del Estado, suelen abordar abiertamente el tema de las deserciones, aunque lo han hecho en casos puntuales.

Las deserciones, que dañan al sistema deportivo cubano después del triunfo de la revolución en 1959, se agudizaron con la crisis económica en que cayó Cuba en la década de 1990, tras la desintegración de la Unión Soviética, fundamentalmente en béisbol y boxeo, deportes insignias en la isla.

En 1991, el lanzador estrella René Arocha abrió un nuevo capítulo en la historia de las deserciones y decenas de figuras, entre ellos los hermanos Liván y Orlando 'El Duque' Hernández y el campeón de boxeo Joel 'Cepillo' Casamayor, siguieron sus pasos.

Entre las más recientes están las de los beisbolistas Yoenys Céspedes y Yasiel Puig, quienes firmaron millonarios contratos con las Grandes Ligas estadounidenses, y la de cinco basquetbolistas que disputaban el Centrobasket 2012 en Puerto Rico.

Cuba abolió el deporte profesional al inicio de la revolución y desde Munich-1972 se mantuvo como la primera potencia deportiva de América latina hasta los Juegos de Pekín-2008, donde cedió el trono a Brasil.