02 de Oct de 2022

Internacional

Presidente de Ecuador causa polémica en Argentina

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, comparó hoy en Buenos Aires el atentado de 1994 contra la Asociación de Mutuales Israelitas Arg...

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, comparó hoy en Buenos Aires el atentado de 1994 contra la Asociación de Mutuales Israelitas Argentinas (AMIA) con el ataque del año pasado de la OTAN en Libia, palabras que generaron el rechazo de la comunidad judía local.

"Conozco ese caso (por la AMIA). Es muy doloroso para la historia argentina, pero vea cuántos murieron en el bombardeo de la OTAN a Libia. Comparemos las cosas también y veamos donde están los verdaderos peligros; no debemos manipular", dijo Correa.

El mandario respondió de esta manera a la pregunta que se le hizo en torno a la negativa del gobierno de Irán a presentar ante la Justicia argentina a funcionarios y ex funcionarios iraníes por su presunta vinculación con el ataque de 1994 que le costó la vida a 85 personas y causó heridas a unas 300.

Tras conocerse esas declaraciones, la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), el brazo político de la comunidad judía local, expresó en un comunicado su "estupor y profundo rechazo" ante las declaraciones de Correa.

"El mandatario formula comparaciones inaceptables, cuestiona lo actuado por la Justicia argentina que imputa a anteriores y actuales funcionarios del gobierno iraní y promueve una cerrada defensa del presidente (Mahmoud) Ahmadinejad, negador de la Shoá (Holocausto) e instigador de la destrucción del Estado de Israel", dijo la DAIA.

El texto, firmado por el presidente de la DAIA, Julio Schlosser, afirmó que la comunidad judía en Argentina "lamenta profundamente la posición adoptada por el primer mandatario del hermano pueblo ecuatoriano".

"Hubiera esperado del mismo una expresión de condena al atentado del terrorismo fundamentalista y su manifestación de solidaridad con los familiares de las 85 víctimas masacradas el 18 de julio de 1994", añadió el comunicado de la DAIA.

Correa llegó a Argentina para recibir el premio "Rodolfo Walsh", que le entregará la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata, en el rubro de Presidente Latinoamericano por la Comunicación Popular.

Esa distinción fue recibida anteriormente por los presidentes de Bolivia, Evo Morales, y de Venezuela, Hugo Chávez, también cercanos al gobierno de Teherán.

El sábado pasado, el gobierno argentino anunció que propondrá en enero un plan de acción a Irán para dilucidar responsabilidades por el hecho, según dijo el canciller Héctor Timerman en Buenos Aires.

Para la justicia argentina está probado que el atentado fue organizado por funcionarios de alto nivel iraníes, entre ellos el viceministro de Defensa de ese país, Ahmad Vahidi, con ayuda de la denominada conexión local en Buenos Aires, algo que Teherán ha rechazado.

Argentina e Irán acordaron en septiembre pasado, en Nueva York, en el marco de la Asamblea General de las Naciones Unidas, abrir el diálogo en torno al hecho, para avanzar en la búsqueda de los responsables, medida que repudió la comunidad judía de Argentina.

Esas discusiones comenzaron en octubre último en Ginebra, Suiza, y tuvieron un segundo capítulo los días 27 y 28 de noviembre en la ciudad de Zurich, Suiza.

"Todo acuerdo (con Irán) sólo podrá implementarse si cumple nuestras leyes y es aprobado por el Congreso Nacional", añadió el ministro argentino de Relaciones Exteriores.

Además de Vahidi, Buenos Aires exige la presencia del ex presidente de Irán, Alí Akbar Rafsanjani; del ex ministro de Seguridad e Información, Alí Fallahijan; del ex canciller Alí Velayatti, y del ex jefe de la Guardia Revolucionaria, Moshen Rezai.

También solicita la comparecencia del ex consejero cultural de la misión diplomática iraní en Buenos Aires, Mohsen Rabbani; del ex secretario diplomático de la embajada, Ahmad Reza Ashgari; del ex embajador Hadi Soleimanpour, y del ex jefe del servicio de seguridad exterior de la milicia Hezbollah, Imad Fayez Moughnieh.