Temas Especiales

01 de Apr de 2020

Internacional

La Liga Árabe rechaza el plan de Trump porque no satisface las expectativas de Palestina 

El plan respalda la anexión por parte de Israel del valle del Jordán, que constituye alrededor del 30% del territorio de Cisjordania, y reconoce Jerusalén como capital de Israel

abas
Presidente palestino Mahmoud Abas en reunión de la Liga ÁrabeEFE/EPA/MOHAMED ELBENDARY

La Liga Árabe rechazó hoy en una reunión extraordinaria el plan de paz presentado esta semana por la Administración estadounidense, al considerar que no cumple con las aspiraciones de los palestinos y no tiene en cuenta las referencias legales en las que se ha basado el proceso de paz hasta ahora.

Al término de la sesión de los ministros de Exteriores de los países miembros en su sede de El Cairo, el organismo panárabe emitió una resolución en la que afirmó su "rechazo el acuerdo del siglo estadounidense-israelí, que no cumple el mínimo de los derechos y las aspiraciones del pueblo palestino".

Asimismo, ese plan "contradice las referencias del proceso de paz" entre palestinos e israelíes, que hasta el momento estaba basado en "ley internacional y las resoluciones relevantes de la ONU".

Por ello, la Liga Árabe hizo un llamamiento a la Administración estadounidense para que "se comprometa con las referencias (legales) internacionales del proceso de paz justo, continuo e integral", según el texto.

El organismo recordó una de esas referencias más destacadas: las fronteras de 1967 que deberían marcar un futuro Estado palestino independiente con capital en Jerusalén Este, pero que el nuevo plan del presidente estadounidense, Donald Trump, ignora.

El plan respalda la anexión por parte de Israel del valle del Jordán, que constituye alrededor del 30% del territorio de Cisjordania, y reconoce Jerusalén como capital de Israel.

La futura capital palestina se situaría en los suburbios de Jerusalén "al este y el norte" del muro israelí, que incluyen Kafr Aqab, la parte este de Shuafat y Abu Dis, barrios separados y deprimidos de la ciudad.

Este es el punto más polémico e irrenunciable para los palestinos, tal y como afirmó el propio presidente, Mahmud Abás, que hoy declaró solemnemente ante el pleno de la Liga Árabe que no pasará a la historia por "vender Jerusalén".

"No pasaré a la historia por vender Jerusalén como capital de Israel"

El presidente palestino, Mahmud Abás, dijo hoy en una sesión extraordinaria de la Liga Árabe para estudiar el plan de paz presentado esta semana por el presidente estadounidense, Donald Trump, que no aceptará nunca esa solución y no pasará a la historia por "vender Jerusalén" como capital de Israel.

En el comienzo de la reunión en la sede del organismo en la capital egipcia, Abás afirmó que "no voy a grabar (mi nombre) en mi historia y en la de mi patria como el que vendió Jerusalén, porque Jerusalén no es mía sino de todos".

En el plan de paz diseñado por la Casa Blanca, la ciudad santa es reconocida como la capital unida de Israel, aunque Trump explicó que los palestinos podrán establecer la capital de su futuro Estado en las afueras orientales de la ciudad, algo que Abás rechazó tajantemente.

El presidente palestino advirtió hoy que el plan sólo les concede la zona de Abu Dis, un barrio deprimido de Jerusalén Este, y no toda la parte oriental de la ciudad, ocupada en 1967 y anexionada en 1980 por Israel.

Abás, también conocido como Abu Mazen, señaló que los territorios de un futuro Estado palestino, tal y como prevé el plan de Trump, sólo representan el 22 % de la "Palestina histórica".

Por ello, Abás reveló ante los ministros de Exteriores de los países miembros de la Liga Árabe que se negó a recibir una copia del plan de paz y a responder una llamada telefónica de Trump.

Asimismo, lamentó que desde que Washington empezó a mediar entre palestinos e israelíes no se ha avanzado hacia una solución negociada, y que él mismo se reunió con Trump cuatro veces pero "estos encuentros no produjeron ningún resultado".

En la sesión de este sábado, Abás expone la ya conocida postura de los dirigentes palestinos sobre el plan de paz y se espera que la Liga Árabe intente alcanzar un consenso entre sus 22 miembros, algunos de los cuales han valorado positivamente la propuesta estadounidense.