Temas Especiales

17 de Jan de 2021

América

‘Tiendo a ignorar los insultos’

Después de ocho años de una de las presidencias más controvertidas en la historia de los Estados Unidos, George W. Bush dejará este mart...

Después de ocho años de una de las presidencias más controvertidas en la historia de los Estados Unidos, George W. Bush dejará este martes la Casa Blanca. Un tejano desabrochado, a pesar de ser hijo de presidente, el mandatario saliente ha sido objeto de las más encarnizadas críticas, no sólo por su discutible guerra contra Irak, sino por el inadecuado manejo que, en opinión de muchos, le dio tanto a temas internos —como la emergencia por el huracán Katrina— como a otros de trascendencia mundial, incluida la reciente crisis financiera.

Pocos días antes de dejar su cargo, el presidente Bush habló con el periodista Cal Thomas, con quien realizó una reflexión sobre sus aciertos y errores, los dilemas del conflicto del Medio Oriente y la crisis financiera, en esta entrevista que La Estrella presenta especialmente para sus lectores.

USTED HA HABLADO DESDE EL 11-S, DE QUE CREE EN LA DOCTRINA DE LA PREVENCIÓN Y EN LOS ATAQUES PREVENTIVOS. SU SUCESOR HA DICHO QUE NO CREE EN ESO. ¿HAY RIESGOS EN ESA POLÍTICA?

Creo que la nueva administración dará una mirada tranquila al mundo en el que vivimos y llegará a la conclusión de que es necesario proteger el país. Una de las cosas que será evidente para el futuro presidente es que hay un enemigo latente y que el trabajo principal del presidente es proteger la seguridad del país.

DEMÓCRATAS Y LIBERALES LO HAN ATACADO INCESANTEMENTE Y DE MANERA PERSONAL E INCLUSO LO HAN LLAMADO “EL PEOR PRESIDENTE DE LA HISTORIA”. USTED NUNCA HA RESPONDIDO. ¿POR QUÉ?

Creo que hay una manera de comportarnos en la vida pública sin recurrir a insultos. Así que no responderé. Tiendo a ignorar esas cosas.

¿NI SIQUIERA LE MOLESTA?

En realidad, no.

¿SIN IMPORTAR LA FUENTE?

No. Eso solo quiere decir que estoy haciendo cosas. Significa que soy un presidente que tuvo una agenda activa. Le dije al pueblo americano lo que iba a hacer. Hay dos cosas en las agendas de los presidentes. Primero, traté de ser el tipo de persona que salía en la campaña y decía “Vota por mí, esto es lo que voy a hacer”. Como gobernador implementé lo que dije que iba a hacer y lo mismo como presidente. Y luego, por supuesto, debes lidiar con lo imprevisto. Esa es la otra parte del trabajo. Y hemos lidiado con lo imprevisto de una manera muy decidida. No hemos sido atacados de nuevo, de lo que estoy muy agradecido. Pero no es porque el enemigo no lo intente. Es por las acciones que hemos tomado. No solo yo, sino un gobierno lleno de gente trabajadora y decente que ha utilizado las herramientas que le hemos dado para entender qué piensa el enemigo y evitar que nos ataquen.

USTED LE DIJO A SU HERMANA QUE SU FE LO SOSTUVO DURANTE SU PRESIDENCIA: “HE ESTADO EN LA BIBLIA CADA DÍA QUE HE SIDO PRESIDENTE”.

Es verdad.

MUCHOS PRESIDENTES HAN HABLADO DE FE Y DE CONFIANZA EN DIOS. ¿CÓMO LO MANEJÓ USTED? SUS DETRACTORES DICEN “BUSH TIENE UNA LÍNEA DIRECTA CON DIOS ?GRANDIOSO. NOS METIÓ EN IRAK Y TODAS ESAS COSAS”. ¿CÓMO PROCESA ESTO SIN CAER EN LA ARROGANCIA DE CREER QUE LAS DECISIONES POLÍTICAS SON NECESARIAMENTE ÓRDENES DE DIOS?

He explicado, cuando me han preguntado, que la oración es muy personal. La gente trata de caracterizar mi religión en la manera que le convenga de acuerdo con su visión del mundo. Yo me he apoyado en la oración. He sido fortalecido por la oración, a la que le estoy muy agradecido. Le he dicho a la gente: algunos días son felices, otros tristes, pero todos son alegres. Y así es.

¿ANTES DE TOMAR UNA DECISIÓN IMPORTANTE, POR EJEMPLO, DERROCAR EL RÉGIMEN DE SADDAM, DECÍA USTED “DIOS, SI ESTOY EQUIVOCADO, AVÍSAME, DETÉNME”? ¿CÓMO FUNCIONA ESTO EN LA PRÁCTICA?

Para mi, la oración es sabiduría y fortaleza, proteger a mi familia, proteger a las tropas. Uno hace las mejores decisiones posibles en el momento y escucha a los asesores que están allí para ofrecer los mejores consejos. Soy espiritual, no místico.

¿QUÉ QUIERE DECIR?

Quiere decir que no escucho voces. Sé que tengo tomar decisiones difíciles basadas en las circunstancias del momento. Y es por eso que digo que, para mí, la oración es un asunto muy, muy personal.

¿LE HA PEDIDO SU SUCESOR ALGÚN CONSEJO?

No. Tuve una reunión excelente con el presidente electo. Me impresionó su porte, su comportamiento, y me impresionó también el amor que profesa hacia su familia. Le dije que iba a estar disponible después de la presidencia si le interesaban mis opiniones.

¿QUÉ RESPONDIÓ ÉL?

Dijo que le parecía bien. Él se va a dar cuenta de que va a recibir muchas opiniones, y tendrá que decidir cuál de esas voces es la más creíble, a medida que se enfrente a los distintos problemas.

SÓLO HA HABIDO 43 PRESIDENTES..

Exacto.

¿Y QUÉ DEBERÍA ESPERAR ÉL QUE NO ESTÉ ESPERANDO?

El país está amenazado. Y esto se hará más evidente para él a medida que el tiempo avance. Creo que ya es evidente para él. Así que de lo que uno se debe preocupar no es de un ataque inesperado del enemigo sino de cómo planean golpearnos. Inevitablemente, alguna crisis se desatará quién sabe dónde, y los Estados Unidos se verán involucrados. Habrá desastres naturales —sin mencionar los huracanes por los que yo mismo pasé, tornados o incendios—. Y él deberá estar preparado para lidiar con ellos.

HARRY TRUMAN SE FUE A CASA SIN DINERO. DWIGHT EISENHOWER SE RETIRÓ A SU GRANJA EN GETTYSBURG. SÓLO RECIENTEMENTE HAN EMPEZADO LOS EX PRESIDENTES A GANAR MUCHO DINERO —DISCURSOS POR LOS QUE COBRAN DE SEIS DÍGITOS, ETC.—. ¿QUÉ VA A HACER USTED? ¿QUIZÁS ESCRIBIR UN LIBRO?

Voy a escribir un libro y a establecer un instituto en la Universidad Metodista del Sur para hablar acerca de muchos de los ideales que hemos estado discutiendo en esta entrevista. Me preocupa un país que dice que el aislacionismo está bien —creo que no lo está— o que el proteccionismo es el camino a seguir desde el punto de vista económico. Me preocupa que la gente diga que no deberíamos liderar ciertas cuestiones.

Voy a usar el instituto como un lugar para albergar a los disidentes y luchadores de la libertad, y Laura lo usará como un foro donde hablar acerca de las mujeres en Afganistán y Medio Oriente. Será un lugar para hablar acerca de las reformas educacionales en Medio Oriente, por ejemplo, para que el pueblo americano pueda ver algunas de las cosas positivas que suceden. Lo usaré también para avanzar en una iniciativa basada en la fe en casa. Puedo vernos usando este instituto para motivar a la gente a amar a sus vecinos, sea aquí en casa o en una clínica del SIDA en Ruanda.

Estoy muy interesado en permanecer involucrado con la Iniciativa de la Malaria como una manera de mostrar al público americano que vivimos el adagio de “al que mucho se le ha dado mucho se le exige”.

También quiero continuar la agenda del “No Child Left Behind”. Lo que empezamos, junto a otros reformistas, que se basa en no preguntar 'qué edad tienes' sino '¿sabes leer?' Y si no, ¿por qué? El comienzo de la reforma de la educación pública es la obligación de rendir cuentas, y quiero continuar con esa agenda.

Así que es mucho lo que quiero hacer a través de este instituto que tendrá adjunto un museo y los archivos de la Universidad Metodista del Sur, donde Laura estudió. Me ilusiona mucho hacerlo. Es un campus urbano maravilloso en Dallas, no muy lejos de mi casa.

SABIENDO TODO LO QUE SABE AHORA ¿QUÉ HABRÍA HECHO COMPLETAMENTE DIFERENTE?

En retrospectiva, creo que debería haber apoyado la reforma migratoria justo después de la elección de 2004 y no la reforma de la Seguridad Social.

¿POR QUÉ?

Quería que el Congreso pensara en un plan de contribución a la Seguridad Social como parte de un programa de modernización enfocado a estimular la propiedad. Sabía que iba a ser un tema difícil, porque generalmente los entes legislativos no reaccionan hasta que tienen la crisis encima, aunque la crisis de fondos era evidente para la gente que estudia estos asuntos.

Así que si tuviera que hacerlo de nuevo, probablemente aplicaría la política de inmigración primero, como parte de una campaña que involucrara la compasión con los temas de seguridad de fronteras y trabajadores temporales. Creo que un sistema que está tan desbarajustado como para que los humanos se conviertan en objeto de contrabando necesita ser reexaminado seriamente. Sé que hay mucha preocupación acerca de nuestras fronteras, y debería haberla. Y hemos hecho algo al respecto. Pero no veo cómo podemos tener una mejor seguridad de fronteras sin un programa que reconozca que hay gente que llega a hacer trabajos que los americanos no están dispuestos a hacer y, por ende, debe haber una manera de que esa gente venga aquí temporalmente de manera controlada, sin tener que colarse, pagar un coyote, apiñarse en un camión, o caminar por el desierto y morir.