Temas Especiales

11 de Aug de 2020

América

Relación bilateral otra vez en crisis

BOGOTÁ. El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, congeló ayer las relaciones diplomáticas y comerciales con Colombia, en un nuevo capít...

BOGOTÁ. El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, congeló ayer las relaciones diplomáticas y comerciales con Colombia, en un nuevo capítulo de las cíclicas crisis bilaterales derivadas del conflicto interno colombiano.

A raíz de las acusaciones “irresponsables” de Bogotá sobre el supuesto desvío de armas venezolanas para la guerrilla colombiana, Chávez ordenó el “retiro” del embajador venezolano en Colombia, así como “congelar las relaciones diplomáticas y comerciales”.

El embajador Gustavo Márquez ya se encuentra en Caracas para cumplir reuniones de trabajo, precisó el canciller venezolano, Nicolás Maduro, quien anunció que “mañana (por hoy) en la mañana” llegará a la capital venezolana el resto del personal diplomático acreditado en Colombia.

Chávez advirtió, además, que romperá definitivamente los lazos con Colombia ante una eventual “próxima declaración verbal” de parte del Ejecutivo del presidente Álvaro Uribe que signifique una “nueva agresión” contra Venezuela. “Sencillamente romperíamos relaciones con el Gobierno de Colombia, y preparémonos para eso (...) ya basta” de acusaciones “irresponsables contra nuestra patria”, declaró el mandatario, en una reunión ministerial.

Esa eventual ruptura de los lazos incluiría la expropiación de las empresas colombianas instaladas en Venezuela, una amenaza que Chávez ya lanzó en marzo de 2008 cuando, en medio de otra crisis diplomática bilateral, ordenó el cierre de la frontera con Colombia, de 2,219 kilómetros.

“Las empresas colombianas aquí las expropiaríamos (...) nos vendría bien el caso de las empresas (colombianas) distribuidoras de alimentos”, declaró Chávez, y le dijo a Uribe que puede “expropiar” una compañía de briquetas que tiene Venezuela en Colombia.

El jefe de Estado reaccionó así a denuncias colombianas, avaladas por el Gobierno de Suecia, de que varios lanzacohetes producidos en ese país europeo y vendidos a Venezuela a finales de la década de los ochenta fueron incautados recientemente a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

A juicio de Chávez, con esas denuncias, “Uribe prendió otra vez el ventilador de porquería” contra Venezuela, y “lamentablemente” volvió a prestarse a la supuesta campaña “imperialista” que busca acabar con la “revolución” que lidera desde hace una década.

Se quejó de que Bogotá ha supuestamente multiplicado los ataques contra Venezuela “sabiendo que es absolutamente falso” que Caracas facilite “armas a guerrilla alguna” y así se lo ha “dicho una y 500 veces y hasta demostrado”.

Resaltó que en diversas filmaciones se ha podido ver que los guerrilleros colombianos portan armamento estadounidense, ruso e israelita, pero “ellos (las autoridades colombianas) agarran al más pendejo y los más pendejos somos nosotros”.

Como parte de la congelación de las relaciones comerciales, el gobernante venezolano ordenó al ministro de Comercio, Eduardo Samán, “sustituir las importaciones desde Colombia” que, añadió: “No son imprescindibles para nosotros”.

Las exportaciones no tradicionales colombianas a Venezuela representaron el 33.2% del total registrado entre enero y mayo pasados, según datos privados reproducidos por la prensa local, mientras que, de acuerdo con cifras oficiales, el intercambio comercial entre ambos países alcanzó los 7,000 millones de dólares en 2008.

INSULZA INSTA AL DIÁLOGO

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, hizo un llamado a Chávez, para que no aplique medidas contra Colombia y recurra al diálogo para resolver las diferencias.

“Hago un llamado al diálogo para que se resuelva con espíritu de conciliación y en ningún caso tomar medidas que afectarían a mucha gente, estamos hablando de una relación comercial y económica que no es menor”, afirmó Insulza.