Temas Especiales

24 de Jun de 2022

América

CIA contrató a Blackwater contra al-Qaeda

NUEVA YORK. La Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA) contrató a miembros de una firma de seguridad en 2004 como parte...

NUEVA YORK. La Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA) contrató a miembros de una firma de seguridad en 2004 como parte de un plan secreto para localizar y asesinar a líderes del grupo extremista al-Qaeda, asegura el diario The New York Times.

En un artículo se cita a funcionarios del gobierno pasado y del actual afirmando que la empresa Blackwater ayudó a la CIA en la planificación, el entrenamiento y las operaciones de vigilancia para llevar a cabo el programa.

Según el periódico estadounidense, Washington invirtió varios millones de dólares en el plan, pero ningún sospechoso de terrorismo fue capturado o asesinado.

Según The New York Times , la CIA no firmó un contrato formal con Blackwater, sino convenios individuales con altos funcionarios de la compañía, entre ellos su fundador, Erik Prince, un ex miembro de los Navy Seals (la unidad de élite de la marina).

El periódico dice que no está claro si la CIA quiso que Blackwater se encargara directamente de capturar y matar a los extremistas, o simplemente usó sus servicios de entrenamiento y vigilancia.

Leon Panetta, quien se convirtió en director de la CIA tras la llegada al poder de Barack Obama, se mostró “alarmado” cuando se enteró de la existencia del plan secreto, en junio. Panetta convocó inmediatamente a una reunión de emergencia con los comités de inteligencia de las dos cámaras del Congreso para ponerlos al tanto de la situación y asegurarles que el programa sería cancelado.

The New York Times cita a funcionarios afirmando que, si bien en los últimos años la CIA también contrató a terceros para realizar tareas polémicas como la interrogación de prisioneros, el hecho de que una firma externa fuera utilizada para un plan con “autoridad letal” les causaba profunda preocupación, ya que ello generaba una serie de cuestionamientos sobre la rendición de cuentas en las operaciones encubiertas.

El comité de inteligencia de la Cámara de Representantes investiga actualmente si la CIA violó la ley al no informar al Congreso sobre el programa secreto.