Temas Especiales

26 de Nov de 2020

América

Opositores exigen renuncia de Préval

PUERTO PRÍNCIPE. El Senado de Haití aprobó el lunes un proyecto de ley que autoriza una prolongación por tres meses del mandato del pres...

PUERTO PRÍNCIPE. El Senado de Haití aprobó el lunes un proyecto de ley que autoriza una prolongación por tres meses del mandato del presidente René Préval, quien debería entregar el poder en febrero de 2011, en caso de que no se celebren elecciones presidenciales a final de este año.

Catorce senadores votaron a favor de la iniciativa mientras que dos se abstuvieron. Los senadores Edmonde Suplice Beauzile y Yuri Latortue no votaron y argumentaron que se irrespetaron las normas del funcionamiento de la Cámara Alta en el proceso de voto.

La ley deberá ahora ser promulgada por el Ejecutivo, ya que fue aprobada el pasado día 6 por la Cámara de Diputados con 56 votos a favor, tres en contra e igual cantidad de abstenciones. El Ejecutivo podrá así postergar hasta el 14 de mayo de 2011 la transmisión del poder a un nuevo presidente.

La misma ley autorizó también que los senadores elegidos para un período de seis años en 2006 permanezcan en sus puestos por tres meses más. La Constitución de Haití establece el 7 de febrero fecha fija de transmisión del poder entre el presidente y su sucesor.

A causa de la crisis de 2004, después de la salida del ex presidente Jean Bertrand Aristide, el país estuvo dirigido por un gobierno provisional que permaneció en el poder hasta mayo de 2006.

Autoridades haitianas y miembros de la comunidad internacional se reunieron ayer en Puerto Príncipe para examinar las posibilidades de realizar elecciones generales antes del fin del año.

En cambio Préval rechazó el jueves que quiera mantenerse en el poder, al tiempo que dijo que su intención es asegurar una transmisión regular del poder. El mandatario señaló que “el temblor del 12 de enero cambió los datos” y obligó al aplazamiento de los comicios.

Sin embargo, se comprometió a tomar “todas las disposiciones para que se realicen los comicios lo antes posible”.

LAS PROTESTAS

Tras la aprobación por el parlamento de prolongar el mandato de Préval, en Puerto Príncipe una gran cantidad de humo acre inundó el lunes los alrededores del derruido Palacio Nacional cuando la policía arrojó gases lacrimógenos para controlar a unas 1,000 personas que exigían la renuncia del presidente, siendo esta la mayor protesta política desde el reciente terremoto.

Camiones llenos de policías antimotines se colocaron detrás de los manifestantes, los cuales proferían insultos a Préval y a su esposa mientras marchaban hacia el palacio desde un lugar donde se reunieron a varios kilómetros de distancia.

Las manifestaciones también se han generado por el alza de precios y la falta de alimentos, ya que el hambre prevalece en el país. Los opositores también exigían el regreso del ex presidente Aristide.

LAS CRÍTICAS

Numerosas personas critican al presidente porque casi no se dejó ver durante el caos que siguió al sismo.

Los manifestantes lo acusaron de aprovechar de pretexto la devastación causada por el sismo para alargar su permanencia en el cargo más allá del periodo que le corresponde.

“(Préval) se aprovecha del desastre para mantenerse en el poder”, dijo el sociólogo Herve Santilus, de 39 años, quien fue despedido semanas después del terremoto y desde entonces le ha sido imposible encontrar empleo.

También acusaron al gobierno de “haber entregado el país a los extranjeros” después del terremoto, que provocó 300 mil víctimas y la devastación económica del país.

La policía aseguró que algunos manifestantes portaban armas de fuego y agredieron a muchos haitianos que no participaban de la marcha, a los que les robaron dinero y celulares, según Ansa.

La comunidad internacional prometió a Haití $10 mil millones para la reconstrucción del país, proceso que será gestionado por el premier Jean Max Bellerive y el ex presidente de EEUU, Bill Clinton, como enviado de la ONU.