Temas Especiales

25 de Feb de 2021

América

‘Dios y el diablo me pelearon... ...ganó Dios’

PANAMÁ. ‘Estoy en la carpa (tienda de campaña) tratando de descansar para estar bien para el rescate, con mi familia. Conversamos sobre ...

PANAMÁ. ‘Estoy en la carpa (tienda de campaña) tratando de descansar para estar bien para el rescate, con mi familia. Conversamos sobre las ganas que tenemos de que termine todo esto. Por fin llegó el día en el que abrazaré a mi papá y le diré todo lo que esperábamos este reencuentro’, fueron las palabras de Scarlette Sepúlveda, hija del segundo minero rescatado, Mario Sepúlveda. Y sí, Scarlette pudo estrujar a su padre tras haber estado 70 días sin ver la luz. Un milagro o quién sabe, pero si había alguien a quien agradecérselo era a Dios. ‘Estuve con Dios y estuve con el diablo, me pelearon, me ganó Dios. Me agarré de la mejor mano’, expresó emocionado Sepúlveda, abrió un bolso y le entregó pedazos de roca del fondo de la mina al presidente y otros funcionarios.

Sepúlveda fue todo un ejemplo del conocido refrán, ‘al mal tiempo buena cara’. A este minero, electricista, le apeteció ser periodista de humor por un tiempo y de ahí que sus colegas le apodaran ‘el periodista’ y ‘el animador de televisión’. Sin duda, logró cautivar a sus compañeros —los cuales por momentos olvidaban el infierno en el que estaban inmersos— y al público chileno que reía con los vídeos que mostraron desde el socavón.

EL DEPORTISTA, EL SOLDADO Y EL ESCRITOR

Y es que dentro de la mina se vieron muchas situaciones de película, donde cada uno de ellos era protagonista en carne y hueso. A Edison Peña, por ejemplo, ni la gracia del ‘mono de feria’ levantaba su ánimo. Fue el que más depresión sufrió durante su cautiverio. De hecho, para poder sobrevivir, pidió que le enviaran una foto del sol, para no perder las esperanzas y creer que en poco tiempo podría llegar a ver la luz. Además, para romper sus quebraderos de cabeza ante la angustia que padecía, solía hacer footing todos los días en el espacio limitado.

Entre risas y lágrimas, también había momentos en los que tocaba ponerse serios y de eso se encargaba Juan Illanes, de 52 años. Juan es un ex soldado que durante 70 días volvió a ejercer su puesto instando a los mineros a mantener la disciplina y la organización; es decir, a mantenerse firmes. Más real, imposible.

Por último, esta película debía tener un guión y de ello se encargaba Víctor Segovia, alias ‘El Escritor’. Acumuló decenas de páginas con la historia de la hazaña, que ya se disputan varias editoriales. No cabe duda de que los medios van a pelear por ver quién es el que primero consigue sus escritos.

‘O ELLA O YO’

Entre las anécdotas que minuto a minuto emergieron a la par de la salida de cada uno de los 33 mineros, la de Yonny Barrios, de 50 años —el número 21 en ser rescatado—, dio la vuelta al mundo. ¡Y vaya que el gran Yonny sí que estaba en aprietos!, no solo por los 700 metros de profundidad donde se encontraba atrapado con los otros 32 compañeros, sino porque afuera lo reclamaban dos mujeres como su amado esposo.

En las fauces de la tierra, Yonny era el enfermero de sus compañeros con quebrantos de salud. Se encargó de poner las inyecciones y redactar los informes médicos de sus amigos para hacerlos llegar al equipo de rescate que estaba en la superficie buscando taladrar el hoyo, con el que vieron la luz del milagro, el pasado fin de semana.

Cuando llegó el momento, y la cápsula dejó ver el rostro del enfermero —como se vio en vivo en CNN— el hombre se notaba muy nervioso. Había una disimulada sonrisita de picardía en los rostros de los rescatistas y funcionarios, quienes lo miraban fijo, y estrujaban sus labios hasta que los aplausos rompieron la tensión.

Una mujer contenta lo abrazó y lo besó en la mejilla. A Yonny no se le notaban ganas aún, y tras los oscuros lentes parecía buscar... a alguien más para esquivar quizás alguna sorpresa. Que no llegó. Marta Salinas, su esposa durante 28 años, no asistió al rescate. La que recibió al infiel fue su amante, Susana Valenzuela.

‘Ni por la tele lo voy a mirar, además que en las conversaciones por teléfono y las cartas que me ha enviado tengo claro que está bien y con eso me basta’, había dicho la mujer horas antes a los medios.

Pero aunque no fue al encuentro, ambas damas sí llegaron a disputarse el amor de Yonny, pues protagonizaron un fuerte altercado que es conocido por todos en Chile, e incluso por la Presidencia, según confesó Salinas, aún con vestigios de amor, pues, por otro lado, comentó que: ‘Estoy contenta porque se salvó, es un milagro de Dios, pero yo no voy a ir a ver el rescate. Él me lo pidió, pero resulta que también invitó a la otra señora y yo tengo decencia. La cosa es clara: ella o yo’.

‘En La Moneda conocen mi problema y la Primera Dama (Cecilia Morel) me dijo que no era mala mi decisión de no ir y dejar que vaya ella (su nueva pareja) tranquilamente’, contó.