26 de Oct de 2021

América

Violento tornado destroza Misuri

EEUU. El tornado más mortífero en Estados Unidos en más de 50 años arrasó una ciudad de Misuri, en el centro del país, dejando al menos ...

EEUU. El tornado más mortífero en Estados Unidos en más de 50 años arrasó una ciudad de Misuri, en el centro del país, dejando al menos 89 muertos, cientos de heridos y una estela de destrucción, indicaron ayer, lunes, las autoridades.

El tornado azotó la ciudad de Joplin, cerca de la frontera con Oklahoma y Kansas en la noche del domingo, menos de un mes después de que una serie de fenómenos similares dejara 354 muertos en el sureste del país.

‘Tenemos 89 muertos confirmados por este tornado’, dijo el administrador municipal de Joplin, Mark Rohr, en un comunicado. Los equipos de rescate trabajaron en busca de personas atrapadas en sus casas, haciendo uso de antorchas mientras oían los llantos de algunos de los atrapados.

Los fuertes vientos y lluvias obligaron a parar las tareas de rescate y varios socorristas aprovecharon esa pausa para recuperar horas de sueño. Este tornado fue el más violento de los 46 registrados por el Servicio Meteorológico Nacional en siete estados el domingo.

‘Es una zona de guerra’, dijo a la AFP Scott Meeker, del diario The Joplin Globe. ‘Tenemos cientos de heridos que están siendo atendidos en el (hospital) Memorial Hall, pero se vieron rápidamente superados y se quedaron sin suministros, por lo que abrieron una escuela local como centro de atención de los damnificados’, dijo Meeker.

La Casa Blanca informó en un comunicado ayer, lunes, que el presidente Barack Obama ofreció sus condolencias a las víctimas y dijo que está al tanto de la devastación causada y de las tareas de socorro.

El presidente ofreció el respaldo del gobierno federal y elogió los esfuerzos de las personas que asisten a los afectados.

En Joplin, la gente seguía hurgando entre los escombros en busca de amigos, familiares y vecinos después de que la tormenta destruyera innumerables edificios y dejara automóviles aplastados.

Llamas y humo negro salían de los escombros de casas destruidas y el agua brotaba de las tuberías rotas mientras los conmocionados sobrevivientes revisaban los daños, según las primeras fotos.