Temas Especiales

02 de Jun de 2020

América

EEUU: tema migración

EEUU. Las posturas tan encontradas que los dos candidatos presidenciales presentaron durante el debate del martes ofrecieron pocos indic...

EEUU. Las posturas tan encontradas que los dos candidatos presidenciales presentaron durante el debate del martes ofrecieron pocos indicios de que tras las elecciones del 6 de noviembre cese la polarización que ha impedido al Congreso abordar una reforma migratoria.

Tras un primer debate en el que obviaron el tema por completo, el presidente Barack Obama y su rival republicano Mitt Romney se reprocharon mutuamente sus políticas al debatir por primera vez en público sobre migración.

El contraste entre ambas posiciones fue obvio, y prolongó la incertidumbre que rodea a los 11 millones de inmigrantes que no cuentan con la debida documentación. Esto incluye a aquellos menores de 30 años traídos a EEUU cuando eran niños y que se han dado a conocer con el nombre de ‘Dreamers’.

Steven Camarotta jefe de investigación del Centro para Estudios Migratorios (CIS por sus siglas en inglés), con sede en Washington, dijo que no ve una solución fácil después del 6 de noviembre. Según Camarotta habrá otras prioridades.

Cuando hay una tasa de desempleo tan alta, es difícil sobreponerse al argumento de la competitividad laboral. Este problema se incrementaría tras el ingreso al mercado laboral de millones de personas actualmente no autorizadas.

César Vargas, director para Asuntos Gubernamentales de DRM Action Coalition, ente dedicado a cabildear para que el Congreso apruebe el Dream Act, dijo que pese a no escuchar novedades en el debate presidencial sí reparó en la oferta de Romney. Esta oferta consistiría en ofrecer residencia permanente a aquellos inmigrantes no autorizados menores de 30 años que sirvan en las fuerzas armadas.

Durante su intercambio con Obama, Romney señaló que ‘los hijos de esos que vinieron aquí ilegalmente, esos muchachos deberían contar con una opción para la residencia permanente, y el servicio militar es una manera que ellos tendrían para lograrlo’.

El ex gobernador de Masachusets ya había expresado anteriormente su posición a favor de brindar una opción legal solamente para aquellos jóvenes que sirvan en las fuerzas armadas. Este proyecto es distinto al proyecto de ley apoyado por la Casa Blanca (Dream Act) que busca brindar la opción de naturalización no solo a quienes sirvan en las fuerzas armadas sino también a quienes prefieran ir a la universidad.

Vargas indicó que desearía conocer más en detalle el enunciado de Romney. Esto se debe, según Vargas, a que Romney ha demostrado varias veces que no está familiarizado con la jerga del derecho migratorio. ‘No sabemos si realmente se refirió al LPR (siglas en inglés del estatus migratorio Residente Permanente Legal) o si se refirió de manera genérica a una legalización del estatus’, dijo Vargas.

La portavoz del Comité Nacional Republicano Alexandra Franceschi aclaró que Romney se refirió en el debate al estatus migratorio Residente Permanente Legal.

Los residentes permanentes pueden solicitar su naturalización tras residir de manera continua en territorio estadounidense durante cinco años, salvo contadas excepciones.

Frank Sharry, director de la organización proinmigrante America’s Voice, calculó que la propuesta de Romney de ofrecer residencia permanente a los llamados ‘dreamers’ que decidan hacer servicio en las fuerzas armadas beneficiaría entre 30 y 50,000 personas.