Temas Especiales

02 de Mar de 2021

América

Protestas tildadas de violencia

BRASIL. Ventanales de tiendas y bancos rotos, cajeros automáticos destrozados y otros escombros eran barridos de las calles de Río de Ja...

BRASIL. Ventanales de tiendas y bancos rotos, cajeros automáticos destrozados y otros escombros eran barridos de las calles de Río de Janeiro ayer, después de la violencia que se desató en la víspera durante las manifestaciones de los maestros, que reclamaban aumentos salariales.

El centro de la ciudad de Río fue escenario de una concentración de más de 10,000 personas que marchaban ordenadamente, pero al anochecer, algunos manifestantes arrojaron bombas incendiarias contra edificios públicos, que fueron respondidas por la policía antimotines con gases lacrimógenos.

Los manifestantes también lanzaron piedras y cocteles Molotov contra los consulados de Estados Unidos y de Angola, donde incendiaron un autobús y montones de basura usados como barricadas y trataron infructuosamente de incendiar el edificio del Consejo Municipal.

De la misma forma, una protesta en São Paulo, en apoyo a los profesores de Río, también terminó en enfrentamientos con la policía después de que varios bancos fueran saqueados por manifestantes encapuchados.

MALA IMAGEN

Según el corresponsal de la BBC en Río de Janeiro, Wyre Davies, ‘Brasil está atrayendo el tipo de atención que no necesita a solo ocho meses de que miles de visitantes lleguen al país para el Mundial de Fútbol 2014’.

‘Las más recientes protestas en Río han sido unas de las más violentas hasta ahora, pese a que comenzaron apenas con 10,000 profesores que marcharon pacíficamente junto a miembros de sindicatos’, informó Davies. ‘Sin embargo, la anarquía que sembraron en el centro histórico de Río no augura nada bueno y puede dar lugar a un cambio radical de enfoque, tanto de las autoridades como de quienes protestan, que quieren manifestarse pacíficamente’, agregó el corresponsal.

PROTESTAS CONTRA LA FIFA

Las manifestaciones que tuvieron lugar mientras el secretario general de la FIFA Jerome Valcke comenzaba su inspección de las ciudades anfitrionas de la Copa, hicieron recordar violentas protestas a inicios de año durante la Copa Confederaciones.

Valcke fue recibido por unos 50 manifestantes cuando arribó al estadio en construcción Arena Pantanal en la ciudad de Cuiabá. Los manifestantes llevaban carteles contra la FIFA y el gobierno brasileño.

Los participantes en la protesta, mayormente maestros locales, abuchearon cuando Valcke y otros funcionarios llegaron para inspeccionar el estadio.

De hecho, en la pared de un banco en Río que había sufrido destrozos, un manifestante escribió: ‘Al diablo con la Copa del Mundo’.