Temas Especiales

28 de Jan de 2021

América

Ley uruguaya sobre marihuana será más dura que la de Colorado, EE.UU.

Entrevista al presidente uruguayo José Mujica

Ley uruguaya sobre marihuana será más dura que la de Colorado, EE.UU.
José Mujica, presidente de Uruguay .

El presidente José Mujica defendió el plan para legalizar la marihuana de Uruguay y lo consideró mejor que el que se ha establecido en Colorado, Estados Unidos, donde según el mandatario, hay una gran "hipocresía".

En entrevista exclusiva con the Associated Press, Mujica dijo el viernes que la ley uruguaya, cuya reglamentación se espera para las próximas horas, será más dura y menos permisiva para los compradores de cannabis. Y dijo que las autoridades de Colorado ``le pierden el rastro al que compra'', lo que no ocurrirá en Uruguay, y que en ese estado cualquiera puede acceder a las cantidades de droga que desee.

"Es todo una ficción lo que hacen en Colorado'', dijo Mujica a la AP desde su pequeña finca, diez días antes de viajar a Estados Unidos para reunirse con el presidente Barack Obama.

"Hay lugares donde hay talonarios con la firma de un médico. Entonces usted va, dice que precisa marihuana porque le duele una oreja, llena el talonario, se auto receta y ya tiene la firma de un médico. Eso es de una hipocresía brutal''.

No acompañamos la idea de que la marihuana es benigna, es poética y toda rodeada de virtudes. Ninguna adicción es buena

La reglamentación uruguaya establecerá que cada usuario podrá retirar de las farmacias solo diez gramos de marihuana por semana. "No acompañamos la idea de que la marihuana es benigna, es poética y toda rodeada de virtudes. Ninguna adicción es buena'', dijo. ``Y si para evadirme del mundo necesito una pichicata (droga) ando mal. Yo tomo un vaso de whisky comúnmente. Pero si tomo una botella de whisky todos los días me tienen que tratar. No quiere decir que el whisky sea bueno, pero hay ciertos márgenes un poco tolerables. El problema es cuando transgredimos esos márgenes''.

Mujica se encuentra en un momento clave de su presidencia. La reglamentación del consumo y la producción de la marihuana está en su escritorio a la espera de su firma y expedición y el mundo está observando para ver si este experimento va a lograr sacar a los traficantes del negocio de la marihuana y tratar el problema del consumo de droga como un tema de salud pública y no un asunto de seguridad.

Mujica y Obama tienen otros asuntos difíciles de resolver durante su encuentro el próximo 12 de mayo. Obama quiere que el gobierno de Mujica reciba a algunos prisioneros de Guantánamo para mantenerlos dentro de Uruguay durante un año. Mujica ha dicho que quiere ayudar a Obama a cerrar la prisión y que sólo tomará a los prisioneros, ex sospechosos de terrorismo, si pueden viajar como refugiados.

En la entrevista, Mujica definió a Obama como un mandatario progresista que lo tienen atado de pies y manos para que no pueda adelantar su agenda política.

Sobre el tema de la legalización de las drogas Mujica y Obama pueden, o no, estar de acuerdo, pero la subsecretaria de Estado para América Latina, Roberta Jacobsen, no ha sido crítica del plan uruguayo de legalizar la marihuana.

De hecho, dijo que es un experimento que vale la pena ver de cerca, y que hay un "debate honesto'' sobre el asunto pese a que el mandatario estadounidense ha descartado la legalización en Estados Unidos.

Sobre la ley, Mujica dijo que lo que se intenta es mantener a los consumidores de marihuana dentro de esos márgenes tolerables. "Nosotros no vamos a fomentar la fumata, la bohemia, todo eso que lo quieren revestir de inocuo y todo eso. Nos tratarán de viejos reaccionarios. Pero ésta no es una política que busque expandir el consumo de la marihuana. Lo que busca es mantenerlo dentro de una racionalidad y que no hay que deslizarse en el camino de una enfermedad''.

Mujica admitió que es posible que Uruguay reciba el llamado "turismo cannábico'', personas que vengan de países vecinos a conseguir y fumar marihuana, pero estimó que no encontrarán mucha yerba disponible para comprar. "Van a venir'', dijo. "Pero nosotros somos una sociedad bastante madura y no creo que haya una disponibilidad para vender a troche y moche. Alguna cosita puede ser que se nos escape''.

En cambio, Mujica definió como "flor de lío'' la posibilidad de que los productores clandestinos de marihuana de Paraguay, a través del narcotráfico, inunden el mercado uruguayo de marihuana más barata que la legal.

"Algún jerarca de Paraguay ya nos ha hecho llegar el mensaje de que ellos van a seguir vendiendo y de que Uruguay no va a poder nunca producir al costo al que producen ellos'', dijo. Respecto a si eso ocurrirá, o no, señaló que "puede ser que lo intenten hacer''.

Para prevenir ese efecto, el presidente explicó que los impuestos que llevará la marihuana legal serán variables, de modo de poder adecuar su precio. "Una parte del impuesto está puesto como un comodín, que se puede utilizar su aumento o su rebaja de acuerdo a lo que está haciendo la competencia''.

Mujica atendió a la AP en su jardín tras una breve salida en su Volkswagen Escarabajo, junto a su esposa, para comprar carne a una carnicería de la zona. El presidente respondió a las preguntas rodeado de gatos y perros, entre ellos un galgo recién incorporado a su hogar luego de que alguien lo abandonara en la entrada de su chacra.

Mujica también habló sobre su intención de recibir presos de la cárcel de Guantánamo y la política exterior de Estados Unidos.