Temas Especiales

31 de Oct de 2020

América

EEUU, decepcionado con la liberación de Carvajal

El Departamento de Estado considera que Venezuela amenazó a Holanda para la liberar al exmilitar

Estados Unidos mostró ayer su decepción por la liberación del diplomático y exdirector de inteligencia militar venezolano Hugo Carvajal, tras haber sido detenido en Aruba a pedido de Washington, que lo acusa de colaborar con el narcotráfico.

‘Estados Unidos está profundamente decepcionado por la decisión del gobierno de Holanda de ordenar la liberación del solicitado narcotraficante Hugo Carvajal’, dijo un portavoz del Departamento de Estado.

El funcionario señaló que Washington hizo ‘una petición legítima’ de arresto de Carvajal en base a un tratado de extradición que tiene con Aruba y los Países Bajos, y que su liberación se basa ‘en alegatos de inmunidad que están más allá de las normas internacionales’.

‘Estamos preocupados por los informes confiables’ de que el gobierno de Venezuela ‘amenazó’ a ambos territorios para obtener la liberación del diplomático, acusado en un tribunal de Florida (Estados Unidos) de colaborar con organizaciones dedicadas al narcotráfico con base en Venezuela desde 2004, dijo, según un comunicado.

‘Esta no es la forma en que deberían ser manejados’ estos asuntos, subrayó, añadiendo que Estados Unidos continuará intentando que Carvajal ‘sea llevado a la justicia’.

Carvajal, designado cónsul general en Aruba por el presidente Nicolás Maduro en enero y a la espera del plácet del gobierno holandés, fue arrestado el miércoles por la noche por autoridades de la pequeña isla antillana. Pero fue liberado y llegó el domingo a Venezuela, donde fue recibido en brazos por Maduro.

No obstante, Hugo Carvajal fue declarado ‘persona no grata’ para el Reino de los Países Bajos y no podrá ingresar en Curazao, Aruba, Bonaire y los Países Bajos.

Apodado ‘El Pollo’, el mayor general Carvajal era funcionario de extrema confianza del fallecido presidente Hugo Chávez, a quien acompañó en el fallido intento de golpe de Estado del 4 de febrero de 1992.

En 2008 fue incorporado a la ‘lista Clinton’, que elabora el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, por su supuesto apoyo material a partidarios de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.