Temas Especiales

29 de Oct de 2020

América

Haití, entre el cólera y el olvido

Según un experto de la ONU, la epidemia podría extenderse a toda la región si no se aplica de manera urgente un plan "Marshall"

Haití, entre el cólera y el olvido
Pedro Medrano, Coordinador Principal de la respuesta internacional a la epidemia de cólera en Haití fue asignado por el Secretario General de la ONU en el 2013.

El país más pobre y vulnerable de América Latina presenta el mayor número de casos potenciales de cólera de todo Occidente desde que comenzó la epidemia en 2010, que llegó, prácticamente, de la mano del devastador terremoto. Más de 8 mil 500 personas murieron y otras 700 mil resultaron afectadas por la enfermedad.

En una entrevista telefónica con La Estrella de Panamá , Pedro Medrano Rojas, coordinador Principal de la ONU para la respuesta al Cólera en Haití, señaló los avances en la lucha contra esta epidemia donde la proyección de nuevos casos para este año se redujo de 45 mil a 15 mil y los contagios registrados hasta ahora son un 82% menos con respecto al mismo período del año pasado.

No obstante, Rojas pidió no dormirse en los laureles, pues la ayuda internacional sigue pecando de insuficiente. El funcionario solicitó a ‘los gobiernos de America Latina y el Caribe, a través de los bancos regionales (Banco Mundial, Banco Interamericano de Desarrollo, Banco del Caribe y Banco de Desarrollo de America Latina-CAF) una mayor inversión en infraestructuras, principalmente, en agua y saneamiento’.

Según el experto, un 47% de la población no tiene acceso a los servicios de salud y uno de cada tres haitianos carece de agua potable. El cólera, como cualquier enfermedad diarréica, se contagia a través del agua y los alimentos.

El Plan Nacional del Gobierno de Haití para la eliminación del Cólera, en colaboración con las Naciones Unidas, tiene un costo total de 2,200 millones de dólares en un plazo de diez años. Hasta la fecha, sólo se ha movilizado un 10% de los recursos (222 millones de dólares). Al ritmo actual de desembolsos, el país tardaría unos 50 años para equipararse a los otros de la región en cuanto a los niveles de agua y saneamiento.

Por ello, Rojas quiere ver el compromiso que América Latina asumió en 2004 cuando lideró la misión de estabilización de las Naciones Unidas (MINUSTAH) en el paupérrimo país tras el golpe de Estado. ‘Esta voluntad debe reflejarse ahora en un compromiso firme con las infraestructuras básicas para el desarrollo. ‘Haití no lo puede hacer sólo’, manifestó el coordinador, e insistió en que la epidemia no sólo es un riesgo para la salud de Haití, sino también para toda la región, si no se aplica de manera urgente este ‘Plan Marshall’.

En cuanto a la demanda interpuesta por los haitianos contra la ONU por traer, según estudios científicos, el cólera a Haití del brazo de unos cascos azules nepalíes, el funcionario señaló que la Comunidad Internacional acordó que el organismo tiene inmunidad. Además, subrayó que el ‘cólera es un síntoma de la pobreza’ relacionado con la falta de apoyo a Haití durante muchas décadas, mal que la ONU lleva combatiendo muchos años. ‘No hay ningún caso de cólera en el mundo en los países con buena infraestructura’, concluyó.