Temas Especiales

23 de Oct de 2020

América

Dilma Rousseff a la cabeza y Neves le pisa los talones

La presidenta brasileña sigue como favorita. En una segunda vuelta podría verse las caras con el socialdemócrata Aécio Neves

Dilma Rousseff a la cabeza y Neves le pisa los talones
La mandataria Dilma Rousseff, candidata a la reelección, saluda a sus seguidores en la ciudad de Belo Horizonte.

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, que aspira a la reelección en los comicios de hoy, asumió la condición de favorita que le atribuyen las encuestas y dijo que los votantes decidirán a quién enfrentará en una posible segunda vuelta.

‘No temo a una segunda vuelta, pues creo que las elecciones son para dar todas las posibilidades de participación democrática, y si el elector dice que debe haber una segunda vuelta, tendré una enorme alegría en participar’, declaró Rousseff en un acto celebrado en la ciudad de Belo Horizonte, capital del estado de Minas Gerais.

Todas las encuestas difundidas en los últimos diez días dicen que Rousseff ganará las elecciones con una votación en torno al 40 %, pero para evitar la segunda vuelta prevista para el próximo día 26 debería superar la mitad de los sufragios.

El segundo lugar lo disputan voto a voto la ecologista Marina Silva y el socialdemócrata Aécio Neves, a quien un sondeo publicado ayer le atribuyó un 24 % frente al 21 % de su rival, que por primera vez en las últimas cuatro semanas apareció en tercer puesto.

‘Quienes dicen qué prefieren son los electores. Ellos decidirán, porque yo no tengo ninguna preferencia’, dijo Rousseff en una breve rueda de prensa.

Quien también salió a la calle en el último intento por captar votos para Rousseff fue su antecesor y mentor político, Luiz Inácio Lula da Silva, que participó en un acto en la ciudad paulista de Sao Bernardo do Campo, donde reside y comenzó su vida política en los sindicatos metalúrgicos. Rodeado de simpatizantes y banderas rojas del Partido de los Trabajadores (PT), Lula repitió el mismo discurso que Rousseff. ‘La meta no es elegir adversario, sino reelegir a la presidenta’, manifestó.

LOGROS

Dando continuidad a las políticas de Lula, Rousseff amplió los programas sociales con el aumento de los beneficios del Bolsa Familia, que otorga una renta mínima a más de 13 millones de familias en todo el país, y la creación del Brasil Sin Miseria, con el objetivo de erradicar totalmente la pobreza extrema en el país.

Otros programas que se destacaron en su primer mandato están el Ciencia sin Fronteras, con la meta de enviar al exterior a 100,000 estudiantes brasileños a hacer cursos de postgrado y el Más Médicos, que colocó 14,000 profesionales de salud en los lugares más pobres del país.

Para estimular el crecimiento económico, la gestión de Rousseff lanzó una sucesión de iniciativas con estímulos fiscales, subsidios y facilitación del crédito para las empresas, que sin embargo dieron poco resultado.

A partir de 2013 fueron iniciados varios programas de concesiones en el sector de infraestructura, con el fin de atraer inversiones privadas en aeropuertos, puertos, rutas, ferrocarriles, energía y petróleo. Aunque aún el impacto directo en la actividad económica es poco perceptible, los analistas coinciden que debe haber una maduración de ese proceso que podrá tener efectos en el crecimiento y la productividad de la economía a partir del año próximo.