24 de Feb de 2020

América

‘Venezuela fue un voto monigote de Rusia y China’

Expertos señalan que el papel de Venezuela en el Consejo de Seguridad de la ONU será impedir que EEUU y Europa presionen a China y Rusia

‘Venezuela fue un voto monigote de Rusia y China’
Venezuela obtuvo el apoyo de 181 países de los 193 representantes.

La elección de Venezuela para reemplazar a su par Argentina como miembro no permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU ha abierto interrogantes sobre cómo un país que no comulga con la carta del organismo logra tan clave ascenso.

Apenas un día después de las votaciones, las teorías de algunos analistas internacionales apuntan a dos razones básicas: intereses geopolíticos y económicos.

‘La votación no fue una victoria de Venezuela, sino que el país sudamericano pasó a ser un voto monigote de Rusia y China’, asegura el consultor político venezolano Orlando Goncalves. Ambas potencias son miembros permanentes, los únicos con derecho a veto, junto con Estados Unidos, Francia y Reino Unido.

Por un lado, explica Goncalves, Venezuela es el mayor cliente comprador de armas de Rusia. Por otro, China le ha prestado 40,000 millones de dólares al país sudamericano. Por tanto, según el analista, ‘el único papel que va a jugar Venezuela es el de impedir a Estados Unidos que cuestione a Rusia y China’.

En el mismo sentido, la internacionalista Elsa Cardozo indica a la AFP que la agenda de Venezuela se perfila, efectivamente, para ‘marcar divergencias frente a Europa y Estados Unidos en temas como Siria, Palestina y Ucrania, trabajando, a su vez, al lado de las potencias emergentes como Brasil, Rusia y China’.

No obstante, el ingreso de Venezuela, país con mayores reservas de petróleo del mundo, refleja también un claro interés energético. ‘La diplomacia petrolera ha contribuido mucho. Venezuela tiene peso en las esferas diplomáticas, no solo por los países a los que favorece, sino también con aquellos a los que el gobierno ha tenido disposición de presionar, como Panamá’, añade Cardozo en su entrevista con la agencia gala.

El país petrolero, el único postulante del grupo América Latina y Caribe, consiguió el jueves el apoyo de 181 países de los 193 representantes. Ocupará el asiento desde enero próximo hasta finales del 2016.

PARADOJA POSITIVA

La elección de Venezuela en el Consejo de Seguridad supone otras presiones. El exembajador de Panamá ante la OEA, Guillermo Cochez, señala que, en el fondo, la paradoja de elegir a un país con un gran historial de violaciones de los Derechos Humanos será positivo porque forzará a Venezuela a tener una posición más pública a nivel internacional y será objeto de muchas críticas si no cumple con los preceptos y dictámenes de las Naciones Unidas.

‘Como miembro del Consejo, deberá cumplir con las disposiciones de los grupos de trabajo, como el que exigió la liberación del dirigente opositor Leopoldo López y la del alcalde de San Cristóbal, Daniel Ceballos’.

Con este ‘triunfo’, Venezuela se sienta por quinta vez en el Consejo de Seguridad de la ONU. La última vez que lo intentó fue en el 2006 junto con Guatemala, que tras 47 rondas de votos, ninguno tuvo el respaldo suficiente para un asiento, que al final ocupó Panamá. En su día, el fallecido Hugo Chávez culpó a Estados Unidos de haber ejercido presión para dejar fuera de combate a Venezuela.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, emocionado, dedicó este logro a su padrino Chávez, y ya aseguró que ‘Venezuela será independiente’ y que ni Naciones Unidas ni nadie tendrá voz ni voto para darles órdenes.