30 de Nov de 2022

América

Detenidos confesaron haber matado a los 43 estudiantes en Cocula

Tres miembros de ‘Guerreros Unidos’ declararon que tras asesinar a los jóvenes, le prendieron fuego a los cuerpos

Detenidos confesaron haber matado a los 43 estudiantes en Cocula
Jesús Murillo Karam, procurador general de México, aseguró que la investigación aún no ha finalizado.

Los 43 estudiantes que desaparecieron el pasado 26 de septiembre en medio de los hechos violentos ocurridos en Iguala fueron asesinados, según indicó Jesús Murillo Karam, procurador general de México.

‘Las confesiones que hemos recabado, aunadas con el resto de las investigaciones realizadas, apuntan muy lamentablemente al homicidio de un amplio número de personas en la zona de Cocula’, dijo el procurador mexicano.

Murillo Karam hizo esta declaración en medio de una rueda de prensa, en la que precisó que la confesión de tres hombres pertenecientes al grupo delictivo ‘Guerreros Unidos’, quienes fueron detenidos en medio de las investigaciones que se realizaron en el estado de Guerrero, al suroeste de México, apuntan a que los estudiantes fueron masacrados.

Patricio Reyes Landa, Jhonatan Osorio Gómez y Agustín García Reyes declararon que recibieron de manos de las policías municipales de Iguala y Cocula a los 43 jóvenes. Luego, los ejecutaron y los arrojaron en un basurero de Cocula, en donde le prendieron fuego a los cadáveres, explicó el procurador.

Las declaraciones del funcionario se dieron en una rueda de prensa posterior a una reunión que sostuvo en privado con los familiares de los estudiantes desaparecidos, la cual calificó de ‘dolorosa, tranquila, muy respetuosa’.

‘Quiero dejar muy claro que lo que hoy presentamos son sólo avances de la investigación. No son, ni pretenden ser, las conclusiones de la misma’, expresó Murillo Karam.

RECUENTO DE HECHOS

El procurador mexicano presentó en la conferencia de prensa de este viernes la cronología de cómo sucedieron los hechos, según los informes arrojados por la investigación.

Los estudiantes salieron el día 26 de la Escuela Normal Rural ‘Raúl Isidro Burgos’, en la localidad de Ayotzinapa a bordo de dos camiones con destino a la entrada de Iguala.

En la terminal de esa ciudad, abordaron otros dos buses de una empresa privada.

En el trayecto, unidades de la Policía Municipal de Iguala reciben la orden para contener a los cuatro autos en los que viajaban los estudiantes. En un primer incidente, tres de los estudiantes resultaron muertos a manos de los uniformados.

Los cuatro camiones continuaron su recorrido hasta ser detenidos de manera violenta por la policía.

Los estudiantes fueron bajados de los transportes por efectivos policiales, quienes los trasladaron a un sector del vecino municipio de Cocula conocido como Loma de Coyote.

En ese punto, según la investigación de la Fiscalía, los estudiantes fueron entregados por los policías a los miembros de Guerreros Unidos.

Los tres miembros del grupo delictivo trasladaron al grupo de jóvenes hacia el basurero de Cocula a bordo de dos vehículos de carga. Dos de los implicados señalaron que unos 15 estudiantes llegaron al basurero muertos, ‘ahogados o asfixiados’, según se pudo apreciar en un video que divulgó el Fiscal durante la exposición.

Los detenidos señalaron que le quitaron la vida a los estudiantes en ese sitio y luego arrojaron los cuerpos al fondo del barranco, para posteriormente prenderles fuego.

‘Hicieron guardias y relevos para asegurarse de que el fuego durase horas, arrojándole diesel, gasolina, llantas, leña, plástico, entre otros elementos que se encontraron en el paraje’, explicó Murillo.

Según las declaraciones de los detenidos, el fuego duró desde la media noche hasta las 14 horas del día 27.

Los miembros del grupo delictivo no pudieron manipular los restos calcinados hasta las 17 horas por el calor que desprendía el lugar.

Los detenidos recibieron la orden de otro miembro de Guerreros Unidos apodado ‘El Terco’ de fracturar los huesos calcinados para colocarlos en bolsas negras, que posteriormente fueron arrojadas a un río cercano.

El procurador mostró videos de los procedimientos que realizaron los funcionarios de la Fiscalía en el basurero, quienes colectaron dientes y pedazos de huesos que quedaron sobre el lugar donde quemaron los cuerpos.