Temas Especiales

04 de Feb de 2023

América

Se repite la tragedia: un policía abate a joven negro

El agente, temiendo por su vida, disparó contra un joven negro armado en una gasolinera cerca de Saint Louis

Se repite la tragedia: un policía abate a joven negro
Decenas de personas indignadas se enfrentan a la policía en la gasolinera donde tuvo lugar el tiroteo.

Un policía mató a un joven negro armado en una gasolinera cerca de Saint Louis, Misuri (centro), anunció el miércoles la policía, ya cuestionada por incidentes mortales que desató la cólera en el país.

El tiroteo se produjo en la noche del martes en Berkeley, una localidad cercana a Ferguson, donde estallaron disturbios el mes pasado luego de la decisión de un gran jurado de no procesar a un policía blanco que mató a Michael Brown, un afroestadounidense de 18 años que no estaba armado.

La policía del condado de Saint Louis afirma en un comunicado que un oficial de la ciudad de Berkeley realizó varios disparos luego de que un hombre sacara un arma y apuntara al oficial, durante un patrullaje de rutina hacia las 23H15 locales.

‘Temiendo por su vida, el oficial de Berkeley disparó contra el joven’, señaló el portavoz policial Brian Schellman. No obstante, la policía de St. Louis anunció este miércoles que abrió una investigación y que tiene una grabación de video de cámara de vigilancia que presentará en una conferencia de prensa.

Según las autoridades, el joven fallecido no fue identificado, pero medios de prensa locales indicaron, en base al testimonio de una mujer que dijo ser su madre, que su nombre sería Antonio Martín, de 18 años. ‘Su novia me dijo que la policía les había buscado problemas’, indicó la mujer.

‘Cuando intentó levantarse y huir, comenzaron a dispararle. No van a decir nada’, acotó.

En imágenes de la televisión, decenas de indignados residentes se congregaron rápidamente en torno a la estación de servicio de Berkeley, donde confluyeron importantes refuerzos policiales. Allí, se lanzaron fuegos de artificio contra una gasolinera cercana, y la policía usó gas pimienta para dispersar a manifestantes encolerizados.

Se trata del último de una cadena de tiroteos mortales que suscitaron protestas generalizadas en todo el país contra la forma en que la policía estadounidense actúa ante miembros de la comunidad afrodescendiente.

CÓLERA EN LA COMUNIDAD AFROESTADOUNIDENSE

La actual ola de incidentes se inició en agosto con la muerte del joven negro Michael Brown en manos de un oficial blanco en la cercana localidad de Ferguson, suburbio de Saint Louis.

Ocurrido en agosto, el drama de Ferguson había generado un considerable revuelo en el país, particularmente entre la comunidad afroamericana. El oficial disparó 12 veces contra el joven negro desarmado.

La impunidad que había concedido entonces la justicia al agente provocó decenas de furiosas protestas en el país.

Varias tragedias recientes del mismo tipo han alimentado la ira de la comunidad negra que se considera víctima de racismo por parte de la policía.

Un niño negro de 12 años fue ultimado en noviembre en Cleveland (Ohio, norte), mientras llevaba una pistola de juguete en un parque infantil.

En julio, Eric Garner, sospechoso de venta ilegal de cigarrillos en Nueva York, murió tras ser tumbado al suelo y su cuello apretado por un policía blanco.

El 14 de diciembre, por lo menos 25,000 manifestantes paralizaron varios barrios de Nueva York y miles más marcharon en Washington para exigir justicia para los negros asesinados por policías blancos.

La situación se agravó el sábado pasado, cuando dos policías de Nueva York murieron en plena luz del día en su coche patrulla, cuando un individuo negro, luego abatido, les disparó a quemarropa, en un aparente acto de venganza.

Un grupo contra la violencia policial hacia los negros convocó a una manifestación masiva en Times Square el 31 de diciembre por la noche, desafiando la moratoria solicitada por el alcalde de Nueva York después de la muerte de los dos agentes de policía.