Temas Especiales

17 de Jan de 2021

América

¿Está Cuba lista para recibir inversión extranjera?

El ministro cubano del ramo, Rodrigo Malmierca, habló de porcentajes, sin señalar dígitos, pero en el círculo del Nasdaq

Sin lugar a dudas los ejecutivos empresariales reunidos en la Cumbre Cuba Opportunity Summit que tuvo lugar en Nasdaq MarketSite de New York, pocas semanas después de la VII Cumbre de las Américas en Panamá, salieron convencidos de ese encuentro que la mayor de las Antillas está preparada para recibir inversión extranjera en volúmenes considerables.

El ministro cubano del ramo, Rodrigo Malmierca, habló de porcentajes, sin señalar dígitos, pero en el círculo del Nasdaq se comentaron cifras de entre dos mil y dos mil quinientos millones de dólares anuales, aunque no se dijo por cuántos años.

Las recomendación que salió de la cumbre, lo cual refleja la prudencia con la que se trata el tema Cuba por las sombras que derraman sobre esa palabra 56 años de bloqueo y hostigamiento, claro está, es que las empresas de Estados Unidos deben ser pacientes con lo que parece un ritmo de cambio lento, en especial por los escollos que hay que sortear en la propia Unión para el restablecimiento de vínculos diplomáticos y económicos entre dos gobiernos con sistemas muy diferentes.

Sin embargo, como se encargó de aclarar Mark Entwistle, ex embajador de Canadá en Cuba y ahora socio fundador de Acasta Capital, para las empresas que adopten una visión de largo plazo e invierten con expectativas realistas, la Isla ofrece un potencial extraordinario al ser uno de los pocos mercados emergentes que quedan por destapar del mundo.

Ciertamente, por su proyección social tan abarcadora, sus necesidades, la carencia y obsolescencia de su sistema productivo y su ambicioso programa de desarrollo, cualquier acción financiera, en el sector que sea, es obligatoriamente millonaria y se inscribe en una dinámica de crecimiento sostenido del 5 por ciento o más del PIB por un buen número de años, lo que hace sumamente atractiva la inversión.

Aunque no con ese mismo concepto, la observación de Entwistle se acerca bastante a la del actual administrador del Canal de Panamá, ingeniero Jorge Luis Quijano, al ponderar la creación de la Zona Especial de Desarrollo del Mariel y calificar a Cuba como el principal polo potencial de desarrollo y crecimiento en los próximos años. En realidad no es solamente Mariel, sino todo el país.

El exdiplomático canadiense parte del criterio de que es necesario que las empresas de Estados Unidos descarten su viejo punto de vista y asuman que la Cuba de 2015 no es la de los años 50 pues ahora se trata de un país mucho más maduro, y es más independiente.

La Cumbre del Nasdaq tiene la trascendencia de que fue organizada por Knowledge@Wharton, Wharton's Lauder Institute and Momentum Event Group, de reconocida trayectoria en ese mundo, cuyos ejecutivos solamente se reúnen ante situaciones en las que aceptan que no van a perder el tiempo ni solo para verse las caras.

Allí elogiaron a los gobiernos de Cuba y Estados Unidos por trabajar para restablecer las relaciones, y consideraron que, efectivamente, la Isla caribeña ha estado realizando profundas reformas durante muchos años, como expresó Philip Peters, presidente de Cuba Research Center, criterio que compartió Entwistle al observar que el gobierno cubano ha estado bajo presión durante años, al extremo de llegar a una reducción drástica de la plantilla estatal, lo cual abrió las compuertas al nuevo sector cuentapropista que, según cifras del Nasdaq manejadas por Peterss, ya representa el 11 por ciento de la fuerza laboral en comparación con el 3% en 2010.

‘Estos son cambios muy importantes', dijo Peters, y lo hicieron al darse cuenta de que el gobierno es demasiado grande, que la economía necesita ser más productiva, que más proyectos gubernamentales no son la salida, que necesitan un sector privado mayor y una inversión extranjera para aumentar la producción. Necesitan mucha inversión, afirmó. Es una opinión muy particular, pero asomó la nariz en la reunión.

Los ejecutivos valoraron la iniciativa de Cuba de aprobar planes para hacer que sus mercados sean más atractivos para los inversores extranjeros, y en especial sancionar a principios de 2014 una nueva ley de inversión extranjera que ofreció profundos recortes de impuestos, fortaleció la seguridad de las inversiones y proporcionó otros beneficios a los inversores,

ANALISTA