Temas Especiales

22 de Jan de 2021

América

Exreina de belleza podría ser la clave de la fuga de "El Chapo" Guzmán

Según medios mexicanos, Emma Coronel de 25 años de edad es hija de un narcotraficante

La lista de personas que podrían visitar a Joaquín Guzmán, alias "El Chapo"  era muy exclusiva y en ella se encontraba la exreina de belleza y esposa de Guzmán, Emma Coronel Aisprua, indican medios mexicanos.

Ante la fuga de "El Chapo", considerado en estos momentos como el hombre más buscado de México, se espera que la Procuraduría General cite a declarar en cualquier momento a Emma y a los abogados del líder del cartel de Sinaloa.

Según medios mexicanos, Emma Coronel de 25 años de edad es hija de un narcotraficante y fue coronada como reina de la Gran Feria del Café y la Guayaba en 2007, en Durango, uno de los tres estados del "Triángulo Dorado" del narcotráfico mexicano.

Fuga de "El Chapo"

Joaquín Guzmán, se fugó por segunda ocasión el pasado sábado 11 de julio de la cárcel de Altiplano en México, considerada como uno de los penales de mayor seguridad en ese país.

La primera vez que se evadió "El Chapo", fue en 2001 escondido en un carrito de lavandería.

Sin que se percataran las cámaras de la prisión, Guzmán huyó por un orificio cavado debajo de la ducha de su celda, que daba a un túnel de 1,5 km que tenía alumbrado, ventilación y hasta una motocicleta adaptada sobre rieles.

Este tipo de fuga "no se puede hacer sino a través de la corrupción o de la amenaza a custodios. No sólo se trata de ofrecer dinero, sino de amenazar a sus familias", cree Javier Oliva, experto en seguridad de la pública Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Con miedo de que la fuga de hace 14 años pudiera repetirse, desde Estados Unidos se había solicitado la extradición del capo, que es perseguido en ese país por diversos crímenes y es considerado el enemigo público número 1 en la ciudad de Chicago.

El gobierno mexicano rechazó la petición estadounidense alegando que antes debía pagar por sus crímenes en el país y que esta vez no había riesgo de fuga, mientras Peña Nieto dijo hace un año que sería "verdaderamente imperdonable" que Guzmán se les volviera a escapar.

La huida de Guzmán supone un duro golpe para el gobierno de Peña Nieto, que había hecho de la eficacia y coordinación interna sus banderas para enfrentar al crimen organizado.