Temas Especiales

27 de Nov de 2020

América

Sin rastro del niño arrastrado por el mar tras 8 días de búsqueda

El intenso oleaje y el mar de fondo, así como las fuertes rachas de viento impidieron la utilización de la embarcación de salvamento

Sin rastro del niño arrastrado por el mar tras 8 días de búsqueda
Imagen de una playa en Perú.

El operativo de búsqueda del niño de veinte meses peruano que el pasado lunes, 8 de febrero, fue arrastrado por el mar en una playa española, finalizó hoy sin éxito su octava jornada, en el que las malas condiciones meteorológicas impidieron la salida de medios aéreos y marítimos.

El rastreo en la jornada de hoy se realizó exclusivamente por tierra con un operativo compuesto por una treintena de personas entre bomberos, agentes de Guardia Civil y personal voluntario de Cruz Roja y Protección Civil, que rastrearon una amplia zona del litoral occidental de Asturias, región del norte de España en la que desapareció el niño.

El intenso oleaje y el mar de fondo, así como las fuertes rachas de viento impidieron la utilización de la embarcación de Salvamento Marítimo, que tampoco pudo salir en todo el fin de semana, y de los helicópteros.

La búsqueda continuará mañana con una zona de litoral que está alejada varios kilómetros desde donde la ola arrastró al niño, de padre español y madre peruana, que hacía pocas semanas llegó a la región española de Asturias desde Perú, donde había nacido, para conocer a sus abuelos paternos e iniciar una nueva vida.

Las condiciones para la búsqueda podrían mejorar mañana ya que la alerta por fenómenos costeros finaliza esta medianoche, según informa la Agencia Estatal de Meteorología española.

La desaparición del niño se produjo el pasado lunes en una playa de la región, a pocos kilómetros de la residencia familiar, donde el pequeño había acudido con su padre y su abuelo a contemplar el temporal, al igual que otros vecinos de la zona, justo cuando la marea estaba más alta y había alerta naranja por olas de hasta ocho metros.

Un golpe de mar les sorprendió cuando trataban de pasar por una zona en la que la playa se estrecha a causa de un entrante de rocas, a pesar de las advertencias de algunos vecinos que también se encontraban en la playa contemplando el mar.

La ola tiró al suelo al padre y al abuelo, que llevaba en brazos al pequeño, y les arrastró mar adentro, momento en el que perdieron al niño mientras que los adultos lograron salir del agua.