La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

América

Lula ve con tristeza eventual salida del principal partido aliado

"Para algunos es mejor fortalecer al Gobierno. Esa es la obligación del (gobernante) Partido de los Trabajadores

Lula da Silva la presidenta Dilma Rousseff Dilma Rousseff.

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva expresó hoy su "tristeza" por una eventual ruptura del oficialista Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), la mayor formación política del país, con el Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff.

"Veo con cierta tristeza que el PMDB abandone o se aparte del Gobierno pero sus ministros no saldrán del Gobierno y Dilma tampoco quiere que ellos salgan", declaró Lula en una rueda de prensa concedida para la prensa internacional en Sao Paulo.

El PMDB, que constituye la columna vertebral de la coalición que apoya a Rousseff, cuenta con siete carteras en el gabinete de la mandataria, así como altos cargos estratégicos en empresas estatales.

Sin embargo, el partido, liderado por el vicepresidente brasileño, Michel Temer, y al que también pertenecen los titulares de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, y del Senado, Renán Calheiros, decidirá este martes si continua o no en el Ejecutivo de Rousseff.

"Va a pasar lo mismo que en 2003: el Gobierno construirá una base parlamentaria con el PMDB y tendremos una especie de coalición sin que la dirección (del partido) esté de acuerdo.

No sé si eso es posible pero creo que sí", agregó Lula. A pesar de respetar la decisión y autonomía interna del PMDB, Lula señaló que la formación debe dejar "explícitos" los motivos de su salida del Gobierno en caso de que ella se produzca, tal como pronostican los analistas.

"¿Es por la política económica? Entonces tienen que decir eso. Si es por cosas específicas, hay partes en las que podemos llegar a un acuerdo.

Sé que a nadie le gusta apoyar a un Gobierno cuando no está bien en la opinión pública", manifestó Lula, que fue designado por Rousseff como ministro de la relevante cartera de la Presidencia.

No obstante, su nombramiento como ministro está en manos de la Corte Suprema después de que una serie de sentencias cautelares suspendieran su posesión en el cargo, motivadas por las investigaciones por corrupción en la petrolera estatal Petrobras que vinculan a Lula al caso.

"Para algunos es mejor fortalecer al Gobierno. Esa es la obligación del (gobernante) Partido de los Trabajadores.

El PMDB no es un partido único y tiene varios pensamientos. Voy a conversar con muchas personas, inclusive con Temer para saber cuál es la razón" (de un posible el desembarco del Ejecutivo), subrayó Lul