Temas Especiales

28 de Oct de 2020

América

Santos se acerca al ‘uribismo' para encaminar la paz

El presidente Santos aceptó la designación de 3 voceros del Centro Democrático", partido liderado por el expresidente y senador Álvaro Uribe, líder de la campaña del "no", para sentarse a dialogar

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, abrió este lunes una vía de diálogo con la oposición uribista para encaminar la paz con las FARC tras la inesperada derrota del "sí" en el plebiscito de este domingo sobre el acuerdo firmado con esa guerrilla.

En una declaración que hizo en la Casa de Nariño, Santos dijo que recibió "con entusiasmo la designación de tres voceros del Centro Democrático", partido liderado por el expresidente y senador Álvaro Uribe, líder de la campaña del "no" en el plebiscito, "para sentarse a dialogar y llevar a feliz término el proceso de paz".

Esos tres miembros serán Óscar Iván Zuluaga, que fue rival de Santos en las elecciones presidenciales de 2014, su compañero de fórmula para la Vicepresidencia, Carlos Holmes Trujillo, y el senador Iván Duque, una de las nuevas figuras del uribismo.

Para dialogar con ellos el jefe de Estado designó al jefe del equipo negociador del Gobierno, Humberto de la Calle; a la canciller, María Ángela Holguín, y al ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas.

LA SORPRESA DEL PLEBISCITO

VOTO DIVIDIDO

La opción del "no", encabezada por el expresidente Álvaro Uribe, obtuvo ayer 6,431.376 votos (50.21 %).

La opción del ‘sí' respaldada por el Gobierno recibió 6,377,482 sufragios (49.78 %).

De este modo, Santos anunció de paso la ratificación de De la Calle, quien esta mañana puso su cargo a disposición del presidente para no ser "obstáculo para lo que sigue", según dijo en referencia a los cambios que el resultado del plebiscito forzará en la relación con las FARC.

En su declaración, el jefe de Estado reiteró su llamado a la unidad y pidió "dejar atrás las rencillas, los odios y la polarización". Asimismo, indicó que "con la voluntad de paz de todas las partes" se podrá "llegar pronto a soluciones satisfactorias para todos".

En caso de que sea así, "el país saldría ganando y el proceso terminaría fortalecido", en opinión de Santos.

En un debate en el Senado, Uribe dijo que su partido tiene "toda la voluntad del diálogo" y preguntó a las organizaciones políticas que sostienen a Santos si el Gobierno está dispuesto a escucharles "para introducir algunos cambios" en el acuerdo.

"Nosotros hicimos un esfuerzo de diálogo muy grande. La verdad, con el doctor De la Calle, con el uno, con el otro, nunca se nos escuchó", aseguró Uribe.

El expresidente apostilló que el Centro Democrático tiene "toda la voluntad" de dialogar, que todos quieren "la paz y que no haya violencia", lo que pidió que se consolide "en este momento".

El domingo, nada más concluir el recuento del plebiscito, Uribe, ya convertido en el principal vencedor de la noche, hizo un llamado a "un gran pacto nacional", pero pidió que se respeten "los valores" necesarios para la paz.

Otras voces de su partido incluso se mostraron más conciliadoras pero todas coincidieron en que su voto por el "no" era también un voto por la paz e insistieron en la necesidad de hacer cambios al proceso de paz.

El Centro Democrático y un sector del Partido Conservador liderado por el también expresidente Andrés Pastrana son las únicas fuerzas políticas que se han mostrado contrarias al acuerdo de paz y promovieron el "no" en el plebiscito.

Por ello la presencia del uribismo y su negociación se antojan fundamentales para sacar a Colombia de la incertidumbre en que le dejaron los resultados de la consulta popular.

Por la mañana, Santos se reunió con los demás representantes políticos en una reunión a la que acudieron varios miembros del gabinete y líderes del oficialista Partido de la U, del Liberal, el Conservador, Cambio Radical, Alianza Verde y los izquierdistas Polo Democrático Alternativo y la Unión Patriótica (UP).

Todos ellos le dieron su respaldo para que siga adelante e intente buscar una solución al enredo en que se encuentra la paz tras el rechazo ciudadano.

"Los partidos afectos al 'sí' estamos reunidos y aclaramos lo siguiente: respaldamos al presidente Juan Manuel Santos en su propósito de alcanzar la paz", dijo en una declaración a medios el presidente del Congreso, Mauricio Lizcano, que también acudió al encuentro.

La incertidumbre acerca del futuro se acrecentó cuando el líder de las FARC, Rodrigo Londoño, alias "Timochenko", publicó un vídeo en el que aseguró que el plebiscito "no tiene efecto jurídico alguno" aunque sí cuenta con "efecto político" .

ONU, OEA, UE, decepcionadas por el sorpresivo ‘no'

La comunidad internacional expresó este lunes su decepción por el sorpresivo triunfo del "no" en el plebiscito en Colombia sobre los acuerdos de paz con las FARC, pero manifestó su esperanza de que se mantenga el diálogo.

La ONU, la OEA, la Unión Europea, la Unasur y decenas de Gobiernos, que hace exactamente una semana celebraban la firma de la paz en un acto en el que la guerrilla pidió perdón a "todas las víctimas del conflicto", mostraron su sorpresa por el resultado.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, confesó que esperaba "un resultado diferente" y envió a La Habana, sede por cuatro años de los diálogos de paz, a su representante especial, Jean Arnault, para impulsar a las partes a "continuar con las consultas".

El canciller chileno, Heraldo Muñoz, destacó lo "sorpresivo del resultado" y aseguró que su país, que junto a Venezuela ha sido acompañante del proceso, "está disponible" para ayudar en la nueva etapa en Colombia.

La ministra venezolana de Exteriores, Delcy Rodríguez, afirmó que el "insólito" triunfo del "no" es la expresión de "una minoría" influenciada por una "guerra psicológica" y resaltó que en los lugares más afectados por la guerra ganó el "sí".

El ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, dijo que respeta el resultado, pero reconoció: "No es la decisión que nos hubiese gustado".

Acuerdo con las FARCS

El titular de Asuntos Exteriores de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, calificó de "desagradable sorpresa" el triunfo del "no", instó a "aferrarse a su voluntad de paz" y pidió a los líderes políticos que no destruyan la esperanza de las víctimas.

Noruega, que ejerce con Cuba de garante en el proceso, reiteró su apoyo a seguir negociando pese a esta "decepción", lo que atribuyó a la "polarización" en Colombia.

El mandatario peruano, Pedro Pablo Kuczynski, mencionó que una de las preocupaciones es "cómo gente que ha estado metida en el narcotráfico y el terrorismo va a reintegrarse a la sociedad". Será "bien difícil" una renegociación, agregó.

El Parlamento Europeo pidió que siga "el diálogo" y que continúe vigente la suspensión de las FARC de la lista de grupos terroristas de la Unión Europea anunciada el 26 de septiembre, día en que Santos y el líder de las FARC, alias "Timochenko", firmaron el acuerdo. Luis Almagro, secretario de la Organización de Estados Americanos (OEA), instó a crear un diálogo que "llegue a todos los colombianos". EE.UU. anticipó que deberán tomarse "decisiones difíciles" en Colombia y respaldó la propuesta de "Santos de unir esfuerzos" para un "amplio diálogo" en el país. Mientras, la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) renovó su compromiso con la búsqueda de la paz y la preservación de los acuerdos alcanzados en Cuba.

La COPPPAL, que agrupa a 65 partidos progresistas de América Latina, sostuvo que "el mundo lamenta el rechazo al acuerdo de paz en un plebiscito en el que la manipulación se impuso la insensatez". En Panamá, la vicepresidenta y canciller Isabel De Saint Malo reiteró la intención de su país de "seguir apoyando ese anhelo" de paz.