Temas Especiales

26 de Jun de 2022

América

Multitudinaria marcha en el primer día de Donald Trump

La ‘Marcha de las Mujeres', con personas llegadas de todas partes del país, desbordó su ruta prevista entre el Capitolio y la Casa Blanca

Atrás ya los discursos, desfiles, protestas y bailes de la investidura del presidente de Estados Unidos, ayer inicó la ‘era de Donald Trump', marcada de inmediato por una agenda nacionalista y conservadora radicalmente contraria a la de su antecesor, el demócrata Barack Obama.

Aparte de su discurso de investidura, en el que Trump estableció el ideario de su Presidencia, un reflejo significativo de ese giro fue el cambio de la página web de la Casa Blanca, de la que al momento desaparecieron objetivos destacados de Obama como el combate al cambio climático o la liberalización del comercio mundial.

DESCONTENTO EN LAS CALLES

Trump asumió la presidencia de EE.UU. este viernes

Miles de personas entre famosos de Hollywod se unieron a la ‘Marcha de las Mujeres'.

Los manifestantes exigen al nuevo presidente respetar los derechos de todas las personas.

Y también lo fueron las primeras medidas que tomó el nuevo mandatario nada más terminar los desfiles en su honor. Como prometió en campaña, la diana del primer dardo de Trump en forma de orden ejecutiva fue la reforma sanitaria de su antecesor, popularizada por sus detractores con el nombre de Obamacare, que otorgó seguro sanitario a más de 20 millones de personas.

El magnate neoyorquino y ahora presidente instruyó a las agencias del Gobierno a "aliviar las cargas del Obamacare", lo que supone dar carta blanca a las diferentes agencias a desoír las directivas de la reforma sanitaria mientras el Congreso deroga y sustituye el plan de salud que debía constituir uno de sus principales legados de Obama.

Curiosamente, la nueva versión de la página de internet de la Casa Blanca de Trump no hacía referencia alguna a la reforma sanitaria y a las reiteradas promesas de campaña de acabar con ella, aunque luego ha suavizado ese compromiso con la sustitución de ese sistema por otro "más efectivo", cuyos detalles se desconocen.

Lo que sí establecía como prioridad eran la deportación de los indocumentados con antecedentes penales o el muro en la frontera con México para detener la entrada de drogas y la inmigración clandestina, dos de sus promesas electorales más controvertidas.

Asimismo, fija el objetivo de fortalecer las Fuerzas Armadas, de ‘aumentar el número y la efectividad de los agentes de policía' y de proteger el derecho de los estadounidenses a portar armas.

Todo ello dentro de un ideario encabezado por los lemas de su campaña electoral, ahora convertidos en programa de gobierno: ‘Hacer a EE.UU. grande de nuevo' y ‘poner a Estados Unidos primero, tanto en política exterior como comercial o energética. Ese ideario quedó establecido por Trump en su discurso de toma de posesión en las escalinatas del Congreso, en el que pareció dirigirse sólo a sus seguidores, ajenos a la élite de Washington. ‘Durante demasiado tiempo, un pequeño grupo en la capital de nuestra nación ha cosechado los frutos del Gobierno, mientras que la gente ha cargado con el coste. Washington ha progresado, pero la gente no ha compartido la riqueza', afirmó.

‘Hoy no estamos sólo transfiriendo el poder de una Administración a otra, o de un partido a otro, sino que estamos transfiriendo el poder de Washington DC y devolviéndolo a ustedes, el pueblo', dijo Trump rodeado de figuras de esa élite de la capital que critica. Tampoco hizo ningún llamamiento a una reconciliación necesaria debido a la polarización de la sociedad estadounidense tras las elecciones en las que se impuso.

Visita oficial

Trump recibirá a Theresa May y a Peña Nieto

El nuevo presidente de EE.UU., Donald Trump, recibirá en la Casa Blanca a la primera ministra británica, Theresa May, el próximo viernes y al mandatario mexicano, Enrique Peña Nieto, el 31 de enero, anunció su portavoz, Sean Spicer.

Así, la visita de May será la primera de un líder extranjero a la Casa Blanca de Trump, quien se convirtió en el presidente número 45 de EE.UU. este 20 de enero.

Tras la investidura de Trump, la primera ministra británica recalcó en un comunicado su deseo de estrechar los lazos entre Washington y Londres.

Fuentes del Gobierno británico habían desmentido las "especulaciones" en los medios sobre la posibilidad de que May viajara a Estados Unidos la próxima semana y aseguraban que no se habían finalizado los preparativos a una visita oficial.

Por otro lado, Spicer adelantó en una breve comparecencia en la sala de prensa de la Casa Blanca que Peña Nieto, a quien calificó erróneamente de ‘primer ministro', visitará la Casa Blanca para reunirse con Trump el 31 de enero.

La Presidencia de México informó en un comunicado de que Enrique Peña Nieto habló por teléfono con Trump, a quien felicitó por su toma de posesión y expresó la voluntad de ‘trabajar en una agenda que beneficie a ambos países'.