Panamá,25º

17 de Nov de 2019

América

Destino político de Lula polariza Brasil

La sesión comenzó bajo estrictas medidas de seguridad, frente a la posibilidad de que tanto partidarios como adversarios de Lula se manifiesten en las calles de Brasilia

Los simpatizantes de Lula anunciaron que se mantendrán en las calles protestando.

La decisión el Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil, mantuvo en velo al país sudamericano ante la posibilidad del envió a prisión del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Siendo casi la media noche en Brasilia el votos de los jueves del STF se mantenía cinco a cuatro pidiendo el rechazo al hábeas corpus presentado por Lula.

Lula da Silva, favorito en la mayoría de las encuestas para ganar la presidencia de Brasil, fue condenado por corrupción pasiva en primera instancia a nueve años de prisión, ampliados a doce en la segunda instancia, lo que compromete su posibilidad de correar por la máxima magistratura del Estado.

Según reportes de Efe , el magistrado Edson Fachin, el primero de los once jueces en tomar la palabra e instructor del caso Petrobras en la Corte Suprema de Brasil, afirmó que el encarcelamiento del expresidente, no supondría ‘ninguna ilegalidad'.

En la causa penal a que se refiere el habeas corpus , una de las siete en que responde ante los tribunales, Lula fue hallado culpable de haberse ‘beneficiado' de las la redes de corrupción de Petrobras mediante la cesión de un apartamento en un balneario paulista, algo negado por el expresidente que ha denunciado que los tribunales han sido incapaces de presentar pruebas que lo vinculen con hechos de corrupción.

La sesión comenzó bajo estrictas medidas de seguridad, frente a la posibilidad de que tanto partidarios como adversarios de Lula se manifiesten en las calles de Brasilia, que en esta jornada tienen un refuerzo de 4,000 policías.

Para evitar posibles enfrentamientos, las autoridades separaron a ambos bandos con vallas metálicas y cerraron el tránsito en la Explanada de los Ministerios una avenida que concentra todos los edificios del poder público, y en uno de cuyos extremos están el Palacio presidencial, el Parlamento y la sede del Supremo.

Para el cierre de esta edición, los jueces del máximo órgano de justicia aún no habían tomado una decisión definitiva sobre el caso.