La Estrella de Panamá
Panamá,25º

23 de Oct de 2019

América

Lula resiste en sindicato metalúrgico , Policía no define cómo intervendrá

El expresidente brasileño se mantuvo atrincherado en el sindicato metalúrgico de Sao Bernardo do Campo, mientras que la Policía dijo que podría intervenir hoy

Lula se mantiene atrincherado en el sindicato metalúrgico rodeado de simpatizantes.

Cumplido la tarde de este viernes el plazo emitido por el juez Sergio Moro para entregarse ante la Policía, el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva se mantuvo dentro del sindicato metalúrgico de la ciudad de Sao Bernardo do Campo, vecina a Sao Paulo, rodeado de miles de simpatizantes del Partido de los Trabajadores (PT) y otras organizaciones de izquierda.

Según reportes de Efe , Lula permanecerá en el sindicato, lugar donde inició su carrera política en los años 70 como dirigente obrero, para asistir hoy a una misa en memoria de su fallecida esposa en febrero del 2017 y quien este sábado habría cumplido 67 años.

‘Mañana (hoy) estaremos aquí para asistir a la misa en memoria de Marisa Leticia y creo que es importante que sigamos aquí, solidarios con Lula, porque creo que él va a dormir aquí. Esa es la información que obtuve', dijo a periodistas ayer el exsenador Eduardo Suplicy, del PT.

Entre tanto, la Policía Federal de Brasil confirmó ayer que no ejecutará el mandato de prisión que pesa contra Lula hasta la mañana del sábado, según fuentes de la institución citadas por Efe .

El PT había anunciado intervenciones públicas del expresidente, pero Lula no abandonó el edificio.

El expresidente, que denuncia sufrir una ‘persecución política' y que fue condenado en segunda instancia a 12 años de prisión por presunta corrupción, presentó a última hora un recurso ante la Corte Suprema. Su defensa emprendió una batalla legal contrarreloj para presentar hábeas corpus, no obstante, ninguno de los recursos fue aceptado.

Tras los resultados, los abogados del dos veces presidente de Brasil llegaron a solicitar una medida cautelar ante el Comité de Derechos Humanos de la ONU, que informó que evaluará el caso.

Cinco segundos antes de que expirara el plazo, miles de voces entonaron la cuenta atrás mientras Lula continuaba en el sindicato, donde pasó la noche arropado por la cúpula del PT y de familiares y amigos.

Aunque durante toda la jornada se multiplicaron las especulaciones, miembros del PT apuntaron que Lula se niega a ser trasladado a Curitiba, donde el juez Moro ha dispuesto que comience a cumplir su condena, y habría exigido entregarse en Sao Paulo o en Sao Bernardo do Campo.

Hace semanas que se venía preparando la celda y, con una celeridad poco frecuente en la Justicia brasileña, Moro tardó apenas 20 minutos el jueves en dictar el auto de prisión contra Lula.