La Estrella de Panamá
Panamá,25º

13 de Oct de 2019

América

Política migratoria de Trump enfrenta creciente oposición

No sólo son los demócratas, el rechazo también crece entre los republicanos y la primera dama de Estados Unidos. Cerca de dos mil niños fueron separados de sus padres entre el 19 de abril y el 31 de mayo

Donald Trump culpa a los demócratas de la separación de familias.

La política migratoria de separación de familias emprendida por el presidente de Estados Unidos (EE.UU.), Donald Trump, ya no solo se enfrenta a la indignación de los demócratas, pues también ha dividido a los republicanos e incluso tiene en su contra a la primera dama estadounidense, Melania Trump.

‘¿Por qué los demócratas no nos dan los votos para arreglar las peores leyes de inmigración del mundo? ¿Dónde está la protesta por los homicidios y los crímenes causados por las pandillas y matones, incluida la MS-13, que ingresan ilegalmente a nuestro país?', preguntaba el presidente ayer a través de Twitter .

También ayer, durante un acto en la Casa Blanca, el mandatario estadounidense afirmaba que EE.UU. ‘no será un campo de inmigrantes y no será un campo de acogida de refugiados'.

Pero a pesar de esta retórica los demócratas mantienen la presión sobre la política migratoria de Trump y ahora se han sumado algunos republicanos como la senadora Susan Collins, los cuales han expresado su preocupación por las separaciones forzadas de familias que cruzan la frontera estadounidense provenientes del lado mexicano.

Las señales de apoyo dentro de las filas del Partido Republicano llegan luego de que el reverendo Franklin Graham y aliado de Trump calificara la política de ‘vergonzosa'.

Otros grupos religiosos, incluidos algunos conservadores, han presionado para detener esta práctica y algunos republicanos han escuchado este sermón.

El rechazo también se ha manifestado en la Casa Blanca. Por ejemplo, la consejera presidencial Kellyanne Conway dijo que a nadie le gusta ‘ver bebés arrancados de los brazos de sus madres', aunque esta rechazó que el mandatario estadounidense estuviese empleando estas medidas para presionar a los demócratas a negociar el presupuesto para construir su muro fronterizo.

Incluso ha provocado que la primera dama, Melania Trump, quien se mantenía al margen de la vida política estadounidense, se mostrara opuesta a la política migratoria de la actual administración.

POLÍTICA

‘Tolerancia cero' es el nombre que recibe la política migratoria de Estados Unidos

El Departamento de Seguridad Nacional informó recientemente que entre el 19 de abril y el 31 de mayo, casi dos mil niños fueron separados forzadamente de sus padres en la frontera común entre EE.UU. y México. La ONU ha criticado estas medidas.

La portavoz de Melania, Stephanie Grisham, señaló que la primera dama apoya la idea de que ‘tenemos que ser un país que siga todas las leyes', pero ‘que gobierna con el corazón'.

Además, la portavoz agregó que Melania ‘odia' ver a los niños separados de sus familias, pero se muestra dispuesta a que se negocie ‘una reforma migratoria exitosa' entre ambos lados de la frontera.

El Departamento de Seguridad Nacional informó recientemente que entre el 19 de abril y el 31 de mayo, casi dos mil niños fueron separados forzadamente de sus padres en la frontera común entre EE.UU. y México.

Esta política migratoria, conocida como ‘tolerancia cero', es el programa puesto en marcha por el Fiscal General Jeff Sessions.

RECHAZO EN LA ONU

El rechazo contra la política migratoria de la era Trump también es internacional, pues el secretario general de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, defendió que los niños ‘no deben ser traumatizados separándolos de sus padres'.

‘La unidad familiar debe ser preservada', dijo Guterres a través de su portavoz, Stéphane Dujarric.

El mensaje se suma al llamamiento hecho por el alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad al Hussein, quien instó a Washington a ‘cesar inmediatamente' la separación forzosa de niños migrantes.

‘Como cuestión de principio, el secretario general cree que los refugiados y migrantes deben ser tratados siempre con respeto y dignidad, de acuerdo con la legislación internacional existente', dijo Dujarric en.

El portavoz de Guterres, que recalcó que el mensaje es general y no busca señalar a ningún país, reconoció en todo caso que la organización ha estado siguiendo la situación en la frontera entre EE.UU. y México.

Además, el alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos agregó que, ‘pensar que un Estado pretenda disuadir a padres (de entrar ilegalmente en el país) al infligir tal abuso en niños es inadmisible'.

Frente a las críticas, la secretaria de Seguridad Nacional de EE.UU., Kirstjen Nielsen, afirmó que su gobierno no pedirá ‘disculpas' por la separación de menores e insitió que ‘las acciones ilegales tienen consecuencias', reporta Efe .