La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

América

Bolsonaro reúne a los ministros con que "cambiará la dirección" de Brasil

El futuro ministro de la Presidencia, Onyx Lorenzoni, había dicho que en la reunión Bolsonaro recibiría propuestas de los titulares de los 22 ministerios

Esta reunión estuvo marcada por el secretismo.

El presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, se reunió hoy por primera vez con los 22 futuros miembros del gabinete con el que pretende "cambiar la dirección" del país, para un encuentro que acabó sin declaraciones ni anuncios públicos.

"En Brasilia, donde pasaremos el día con futuros ministros, recibiendo informaciones y estableciendo las metas iniciales para que comencemos actuando en forma efectiva el día primero de enero de 2019", escribió en sus redes sociales el líder de la emergente ultraderecha brasileña, antes de comenzar la reunión.

"No hay dudas de que cambiaremos la dirección en que gobiernos anteriores pusieron a Brasil", añadió en su mensaje, publicado antes de dirigirse a la Granja del Torto, una residencia de campo de la Presidencia brasileña que utiliza el equipo de transición y en la que citó a quienes ha elegido como miembros de su gabinete.

Por las redes sociales también se pronunció el vicepresidente electo, general de la reserva Hamilton Mourao, una vez que concluyó el encuentro, pero sin dar pistas sobre lo sucedido.

"Inmensamente provechosa la reunión de hoy, cuando fueron presentadas las primeras acciones de cada ministerio del nuevo gobierno", escribió.

El futuro ministro de la Presidencia, Onyx Lorenzoni, había dicho que en la reunión Bolsonaro recibiría propuestas de los titulares de los 22 ministerios que tendrá su Gobierno, a fin de comenzar a definir "líneas de acción" en todas las áreas.

Esas propuestas, según Lorenzoni, serían luego analizadas por el propio Bolsonaro para "decidir qué medidas deben ser implementadas" con mayor celeridad a partir del 1 de enero, cuando recibirá el poder del actual mandatario, Michel Temer.

Sin embargo, esa primera reunión del presidente electo con sus futuros ministros estuvo marcada por el secretismo.

Los periodistas no tuvieron acceso al recinto en que se celebró el encuentro, del que sólo pudieron tomar imágenes los fotógrafos oficiales del equipo de transición.

Según fuentes allegadas a ese equipo, cada uno de los ministros intervino durante unos diez minutos y presentó las informaciones recibidas del actual Gobierno en relación a su respectiva área.

Los participantes en la reunión abandonaron la Granja del Torto sin hacer declaraciones y Bolsonaro no anunció, como suele hacer, si planeaba hacer algún pronunciamiento a través de las redes sociales, que ya desde la campaña electoral constituyen su principal medio de comunicación con los brasileños.

Otro de los asuntos que serían discutidos en la reunión, según las mismas fuentes, sería el posible recorte del gasto público que Bolsonaro pretende aplicar ya desde el año próximo.

La reducción del tamaño del Estado es una de las propuestas que el presidente electo ha presentado para lograr una mayor austeridad, pero hasta ahora no ha explicado la forma en que pretende lograr esa meta.

Sólo ha reducido el número de ministerios de los actuales 29 a 22, aunque sin precisar lo que supondría en términos de ahorro, y también ha anunciado la intención de avanzar en un vasto plan de privatizaciones, que todavía no ha sido definido.

Según fuentes de su entorno, Bolsonaro pretende permanecer en su residencia privada de Río de Janeiro hasta el próximo día 29, cuando se trasladará definitivamente a Brasilia, donde tomará posesión del del cargo el día 1 de enero.

Los organizadores de la ceremonia han dicho que esperan a entre 250.000 y 500.000 seguidores de Bolsonaro en la Explanada de los Ministerios, una céntrica avenida de la capital que concentrará los actos, para los que habrá un operativo reforzado de seguridad.

El refuerzo policial será especial, debido al atentado que el presidente electo sufrió en medio de la campaña electoral, cuando fue acuchillado por un hombre que le causó unas graves heridas, que le obligaron a permanecer 23 días hospitalizado y pasar por dos operaciones en el abdomen.