La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

América

Cuba ante nuevas amenazas de EE.UU.

El posible retorno a la lista de países patrocinadores del terrorismo y la aplicación del título III de la ley Helms-Burton, podría poner en dificultades a la economía cubana, aunque los intereses europeos podrían frenarlo

El posible retorno a la lista de Estados Patrocinadores del Terrorismo de Estados Unidos (EE.UU.) y la posible aplicación del título III de la ley Helms-Burton, ha encendido las alarmas en Cuba, una economía afectada por el bloqueo estadounidense y por la actual crisis que atraviesa Venezuela.

‘Cuba parece estar dispuesta y obsesionada por escribirse su propio guión para que se le reintegre a esa lista',

MAURICIO CLAVER-CARONE

COORDINADOR DE LAS POLÍTICAS DE LA CASA BLANCA EN TORNO A AMÉRICA LATINA

El pasado mes de enero, Mauricio Claver-Carone, coordinador de las políticas de la Casa Blanca en torno a América Latina, ha afirmado que EE.UU. evalúa volver a incluir a Cuba en la lista de países que patrocinan el terrorismo, de la cual la isla salió en 2015 durante el acercamiento que mantuvo con el Gobierno de Barack Obama, según reporta la cadena RT .

‘Cuba parece estar dispuesta y obsesionada por escribirse su propio guión para que se le reintegre a esa lista', aseveró el funcionario estadounidense durante una entrevista con la agencia Efe .

De volver a dicha lista, el país caribeño se enfrentaría a un nuevo paquete de sanciones económicas que pondrían en jaque sus aspiraciones para atraer inversión extranjera a la isla.

De acuerdo con Claver-Carone, la razón de este giro geopolítico se debe no solo a las acciones de La Habana en suelo venezolano, ‘sino también por su apoyo a grupos terroristas como el ELN, y por los ataques a nuestros diplomáticos y a los diplomáticos canadienses'.

Lo último se refiere al supuesto ataque con armas sónicas, que habrían afectado a miembros de la embajada estadounidense en La Habana. Sin embargo, un estudio del Cold Spring Harbor Laboratory, a cargo de Alexander L. Stubbs y Fernando Montealegre, reveló que los sonidos obtenidos por la agencia AP son equiparables a la canción de llamada de un grillo de cola larga, informa The Guardian .

Mas pese a este análisis, Washington parece estar convencido de que el origen del sonido sería el resultado de armas sónicas.

Sea este el caso o no, al retorno de la lista negra se le suma otra amenaza: la activación del título III de la ley Helms-Burton. La activación de esta medida permitiría a los cubano-estadounidenses reclamar ante cortes de EE.UU. propiedades que les fueron expropiadas tras la Revolución cubana y así demandar a compañías que se estén beneficiando de ellas.

Para Cuba esta es una ley que viola las normas y principios del Derecho Internacional pues es ‘lesiva a la soberanía de otros Estados', según estima el diario oficialista cubano, Granma .

La explicación que ofrece La Habana es que al entorpecer la economía y comercio de la isla, estaría afectando a terceros países y su capacidad de atraer inversión directa de capital extranjero hacia Cuba.

El pasado mes de noviembre, el jefe del Gobierno español, Pedro Sánchez, visitó la isla con el interés de atraer inversión extranjera y apoyar el crecimiento económico de Cuba.

Y es que España es el tercer socio comercial de Cuba detrás de China y Venezuela, con un intercambio de $1,300 millones en 2017.

A ello se suma el acercamiento que han mantenido La Habana y la Unión Europea, encaminados también a la atracción de inversión extranjera en la isla.

Esta polémica medida se ha mantenido congelada desde 1996, y cuando se aprobó hace 22 años el bloque europeo y otros países interesados en invertir en la isla demandaron a Washington ante la Organización Mundial del Comercio (OMC), la cual concluyó con el compromiso de EE.UU. de mantener el título suspendido, acto que realiza cada seis meses.

Sin embargo, el anuncio del Gobierno de Donald Trump, de suspender el polémico título por solo 45 días, ha sonado las alarmas en la isla y supone una seria amenaza contra esta.

Aunque el canciller cubano, Bruno Rodríguez, aseguró que su país está preparado para dicho golpe, los expertos sobre el tema no son tan optimistas.

Si bien en la última década la isla ha diversificado sus socios comerciales y apostado por el turismo, la economía creció solo 1.2% el pasado año.

Además, el economista cubano Pavel Videl, profesor de la Pontificia Universidad Javeriana (Colombia), indicó a Efe que la crisis venezolana, ha puesto ‘en alto riesgo' la capacidad de la isla ‘para atraer capitales y sostener los ingresos externos'.

INTERESES

Si bien en la última década la isla ha diversificado sus socios comerciales y apostado por el turismo, la economía creció solo 1.2% el pasado año

España es el tercer socio comercial de Cuba detrás de China y Venezuela, con un intercambio de $1,300 millones en 2017.

La crisis que atraviesa actualmente Venezuela podría poner en jaque los ingresos provenientes del programa de servicio de médicos cubanos en Venezuela.

El canciller cubano, Bruno Rodríguez, aseguró que su país está preparado para acciones de EE.UU..

No es exclusivamente el petróleo venezolano lo único que le interesa a Cuba, también está en juego los ingresos provenientes del programa de servicio de médicos cubanos en Venezuela.

Pero la actual crisis económica que atraviesa Caracas pone en entredicho su capacidad para pagar la deuda que mantiene con Cuba, una deuda que no solo crece con la isla, también con otros socios cercanos como Rusia.

De modo que se podría interpretar que La Habana y Moscú parecen los protagonistas de Weekend at Bernie's , cargando encima con Caracas.

La única esperanza del país caribeño es que se repita el escenario de 1996, cuando la presión de terceros países frenó la aplicación del polémico título III.

En este sentido, William LeoGrande, de la American University de Washington, señala que si EE.UU. decide aplicar el título, los ‘europeos podrían volver a presentar' una demanda ante la OMC.

Y quizás la predicción del canciller cubano sea cierta, pues si bien Trump ha endurecido la política estadounidense sobre la isla, los 20 convenios firmados durante el mandato de Obama aún se mantienen.