Panamá,25º

10 de Dec de 2019

América

OCHA alerta confinamiento de 4,000 indígenas en Colombia por combates armados

Los choques armados han causado el confinamiento de 1.000 familias de los municipios de Murindó, Frontino, Urrao y Dabeiba

Por denuncias de la Organización Indígena de Antioquia (OIA), dijo la OCHA, se tuvo conocimiento de que 500 niños no han podido asistir a la escuela por "impedimento para el ingreso de alimentos a los restaurantes escolares"..

La Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) alertó este sábado del confinamiento de unos 4.000 indígenas del departamento colombiano de Antioquia (noroeste) por enfrentamientos entre grupos armados.

La organización señaló en un comunicado que los choques armados han causado el confinamiento de 1.000 familias de los municipios de Murindó, Frontino, Urrao y Dabeiba.

"La población afectada hace parte de tres resguardos indígenas ubicados en estos municipios, pero solo se cuenta con información parcial para los municipios de Dabeiba y Murindó", detalló el organismo en un comunicado.

El accionar armado también causó el desplazamiento de 60 indígenas de Chageradó, ubicada en Murindó, los cuales están siendo atendidos por la administración municipal.

"Hay preocupación por parte de las autoridades municipales por el riesgo de desplazamiento y confinamiento para varios resguardos, en especial Murri Pantanos (Frontino), de continuar las hostilidades en estos municipios", señala la información.

El organismos añade que los "enfrentamientos entre grupos armados" ocurrieron entre el 26 y el 31 de agosto por "la disputa territorial y la instalación de minas antipersonal".

El confinamiento se configuró por la persistencia de las restricciones en la movilidad que impide a las comunidades realizar sus actividades de generación de ingresos y subsistencia, al igual que la imposibilidad de tener acceso a atención médica.

Por denuncias de la Organización Indígena de Antioquia (OIA), dijo la OCHA, se tuvo conocimiento de que 500 niños no han podido asistir a la escuela por "impedimento para el ingreso de alimentos a los restaurantes escolares".

Debido a la situación, el pasado 2 de septiembre la OIA hizo un llamado a la Defensoría del Pueblo, a la Procuraduría colombiana y a la Gobernación de Antioquia, para que adelanten acciones conjuntas que puedan mitigar inmediatamente los riesgos a los que están expuestas las comunidades afectadas.

De igual manera, la organización indígena invitó a la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) a "brindar acompañamiento inmediato a la población, así como a otros organismos internacionales de protección de los derechos humanos".