La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

América

Exponen desconcertante realidad periodística

El informe de Nicaragua suscitó llamamientos para que entidades como la ONU y la OEA y Gobiernos de otro países intensifiquen la presión sobre el presidente Daniel Ortega

María Elvira Domínguez (izq), presidenta saliente de la SIP, habla en la Asamblea General de ese organismo.EFE

Medios cerrados, confiscados y quemados, periodistas golpeados, encarcelados, perseguidos, amenazados, desempleados o exiliados y un bloqueo aduanero de los insumos para publicar medios de prensa son parte del informe 2019 sobre la libertad de prensa en Nicaragua presentado ayer sábado en la SIP.

El informe fue acompañado de un video realizado por el diario La Prensa de Managua acerca de hechos como la quema de la emisora Radio Darío de León por una turba sandinista, la muerte del periodista Ángel Gahona mientras transmitía en directo desde una manifestación o la toma policial del canal 100% Noticias.

La presentación del informe se hizo durante una sesión de la Comisión de la Libertad de Prensa e Información de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), que celebra desde el viernes pasado su 75 Asamblea General en Miami.

Hugo Holmann, del diario La Prensa, en representación de Jaime Charro, vicepresidente para Nicaragua de la SIP, fue el encargado de leer el informe, que suscitó entre los asistentes llamamientos para que entidades como la ONU y la OEA y Gobiernos de otro países intensifiquen la presión sobre el presidente Daniel Ortega.

El informe se hizo eco de un estudio de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro que contabiliza 1,080 casos de violación de la libertad de prensa en Nicaragua desde abril de 2018, cuando estallaron las protestas contra el Gobierno de Ortega.

También recoge el resultado de una misión de la SIP que visitó Nicaragua en julio pasado y, entre otras acciones, presionó para la liberación de los periodistas Miguel Mora y Lucía Pineda, de 100% Noticias, canal que ha sido confiscado el viernes en razón de un proceso penal por transmitir programas con información sesgada.

Miguel Mora asiste a esta Asamblea General de la SIP, donde el viernes prometió que su medio seguirá informando porque no se puede “dejar solo al pueblo” frente a la “dictadura” de Ortega.

Uno de los aspectos tratados en el informe fue el bloque aduanero que desde hace más de un año ha dejado sin insumos a la prensa escrita, a pesar de que ha obtenido fallos judiciales favorables a sus recursos.

Como dijo Holmann, “bastaría con una llamada de Ortega o de (Rosario) Murillo” para que los diarios pudieran disponer de los insumos.

El bloqueo ha dejado bajo mínimos y en peligro de desaparecer a medios como La Prensa y Hoy, que solo publican ocho páginas al día, y llevado a El Nuevo Día y Metro a suspender la publicación. Según el informe, las emisoras de radio y televisión están todas controladas por Ortega, que no obstante ha llegado a decir que “en Nicaragua existe la más absoluta libertad de expresión”.